¿Re­cor­dar es vol­ver a vi­vir?

Vanguardia - - OPINIÓN - Mar­cos Durán @mar­cos­du­ranf

¿A dón­de se van los re­cuer­dos per­di­dos? La cien­cia ha sos­te­ni­do que los re­cuer­dos no des­apa­re­cen, sino que con el tiem­po se vuel­ven dé­bi­les y son de­ja­dos de la­do por nue­vos re­cuer­dos. In­fi­ni­dad de es­tu­dios han de­mos­tra­do que el ce­re­bro, a tra­vés de los re­cuer­dos, no siem­pre mues­tra un fiel re­fle­jo de lo que en reali­dad nos ocu­rrió en el pa­sa­do. Ac­tual­men­te un gru­po de cien­tí­fi­cos de las uni­ver­si­da­des de Bir­ming­ham y Cam­brid­ge tie­nen una res­pues­ta pa­ra es­to. Lo hi­cie­ron por me­dio de una in­ves­ti­ga­ción en don­de se lo­gró ais­lar ese me­ca­nis­mo au­to­má­ti­co del ol­vi­do en nues­tro ce­re­bro, que fa­ci­li­ta lo que nos con­vie­ne re­cor­dar o no, de­mos­tran­do que la evo­ca­ción re­pe­ti­da de un re­cuer­do nos ha­ce ol­vi­dar otros de­ta­lles.

En tér­mi­nos sim­ples sig­ni­fi­ca que mien­tras más in­ten­ta­mos re­cor­dar, más di­fí­cil re­sul­ta ha­cer­lo. Ol­vi­da­mos lo que que­re­mos re­cor­dar y re­cor­da­mos lo que que­re­mos ol­vi­dar. El re­cuer­do de al­go con­cre­to pro­vo­ca el ol­vi­do de un re­cuer­do si­mi­lar, pe­ro per­tur­ba­dor, ya que el ce­re­bro reprime ac­ti­va­men­te los re­cuer­dos que com­pi­ten, afir­man in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Bir­ming­ham en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do ha­ce unos días en la re­vis­ta Na­tu­re Neu­ros­cien­ce. Se­gún el estudio, los re­cuer­dos son un ca­mino de do­ble sen­ti­do y exis­ten me­ca­nis­mos de in­hi­bi­ción que los reprimen y que pro­vo­can in­te­rrup­cio­nes cuan­do al­guien quie­re re­cor­dar al­go con­cre­to y que po­co a po­co esa re­pre­sión pro­vo­ca que se bo­rre. Pe­ro tam­bién hay fuer­tes in­di­cios que ase­gu­ran lo que pa­re­ce un con­tra­sen­ti­do: re­cor­dar pue­de pro­vo­car ol­vi­do.

Es­to im­pul­só al equi­po de in­ves­ti­ga­do­res a es­ca­near el ce­re­bro de los par­ti­ci­pan­tes en el estudio con una téc­ni­ca que per­mi­te re­pre­sen­tar grá­fi­ca­men­te zo­nas ac­ti­vas del ce­re­bro, con lo que prác­ti­ca­men­te pue­de ob­ser­var­se có­mo fun­cio­na. Es­tos te­nían que fi­jar pa­la­bras cla­ve uni­das a dos imá­ge­nes dis­tin­tas, por ejemplo, la pa­la­bra are­na en re­la­ción con una ima­gen de Marilyn Mon­roe y con otra de un som­bre­ro. En un pri­mer ex­pe­ri­men­to, los par­ti­ci­pan­tes de­bían re­cor­dar la pri­me­ra ima­gen que ha­bían apren­di­do en re­la­ción con la pa­la­bra, mien­tras que la se­gun­da ima­gen se con­si­de­ra­ba co­mo fac­tor per­tur­ba­dor.

Des­pués de­bían se­ña­lar si ha­bían re­cor­da­do una ca­ra o un ob­je­to. Los in­ves­ti­ga­do­res bus­ca­ban de­ter­mi­nar si los par­ti­ci­pan­tes ha­bían re­cor­da­do la ima­gen co­rrec­ta, lo que su­ce­dió en el 74 por cien­to de las prue­bas. En los ca­sos en los que co­me­tie­ron un error, re­cor­da­ron más a me­nu­do la se­gun­da ima­gen que una ter­ce­ra. Pe­ro con el trans­cur­so de los in­ten­tos eso ocu­rría ca­da vez me­nos, lo que in­di­ca que hay un me­ca­nis­mo de in­hi­bi­ción que re­pri­mía el re­cuer­do per­tur­ba­dor.

Fi­nal­men­te, los in­ves­ti­ga­do­res mos­tra­ron que hay una re­la­ción en­tre la ac­ti­vi­dad en la cor­te­za pre­fron­tal del ce­re­bro y la su­pre­sión de re­cuer­dos: cuan­to ma­yor es esa ac­ti­vi­dad, más fuer­te es el ol­vi­do. La in­ves­ti­ga­ción mues­tra que la gen­te con­tri­bu­ye a lo que re­cuer­da de su vi­da y la idea de que el ac­to de re­cor­dar in­flu­ye en el ol­vi­do es sor­pren­den­te. Nor­mal­men­te se con­si­de­ra ne­ga­ti­vo el ol­vi­do, pe­ro tam­bién pue­de ser de mu­cha ayu­da cuan­do al­guien in­ten­ta ol­vi­dar un re­cuer­do ne­ga­ti­vo. Ha­ce un po­co más de 100 años, el ar­queó­lo­go de la men­te, Sig­mund Freud, con­fir­mó es­ta teo­ría cuan­do di­jo que “re­cor­dar es el me­jor mo­do de ol­vi­dar”.

La in­ves­ti­ga­ción vuel­ve evi­den­te que la men­te es ca­paz de de­for­mar y mol­dear con­ti­nua­men­te los re­cuer­dos. Lo ha­ce­mos por­que al­gu­nos due­len y desea­mos creer que lo ocu­rri­do ja­mas su­ce­dió.

Pe­ro en to­do es­to exis­te al­go in­dus­cu­ti­ble, que sig­ni­fi­ca que pa­ra bien o pa­ra mal nues­tros re­cuer­dos y la per­cep­ción del pa­sa­do han crea­do nues­tra per­so­na­li­dad ac­tual.

El pa­sa­do, es eso a lo que ha­cía re­fe­ren­cia el Pre­mio No­bel de li­te­ra­tu­ra, el es­cri­tor inglés Ha­rold Pin­ter co­mo: “Lo que re­cuer­das, lo que ima­gi­nas re­cor­dar, lo que te con­ven­ces en re­cor­dar, o lo que pre­ten­des re­cor­dar”.

El pa­sa­do es la fuer­za que im­pul­sa a mu­chos a se­guir ade­lan­te; mien­tras que pa­ra otros la me­mo­ria só­lo fun­cio­na ha­cia atrás, por lo que se­ría pro­ba­ble que sin un pa­sa­do do­lo­ro­so, los se­res hu­ma­nos ac­tua­ría­mos me­jor con nues­tros se­me­jan­tes. Ha lle­ga­do el mo­men­to en­ton­ces de mo­di­fi­car la fra­se y que aho­ra pu­die­ra es­cri­bir­se así: re­cor­dar no siem­pre es vol­ver a vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.