Pe­sa­dum­bre

Vanguardia - - OPINIÓN - Catón

“Mi hi­ja sa­lió de la Pre­pa Abier­ta”. Eso di­jo con or­gu­llo la ve­ci­na de do­ña Pa­si­ta. Re­pli­có ella: “Pos la mía sa­lió ce­rra­da, y a mu­cha hon­ra”… El ca­bo Quin­che era el mí­li­te más te­mi­do de la tro­pa. (Su nom­bre obe­de­cía al he­cho de que na­ció en un pue­blo si­tua­do más al sur del Ca­bo Ca­to­che). Se unió al ejér­ci­to re­bel­de pa­ra es­ca­par de su mu­jer. Di­jo: “Es me­nos pe­li­gro­so en­fren­tar a to­da la Fe­de­ra­ción que a ella”. Cier­to día los re­vo­lu­cio­na­rios asal­ta­ron el con­ven­to de las Ma­dres de la Re­ver­be­ra­ción. El ge­ne­ral Sto­re, je­fe de los ata­can­tes, le di­jo a sor Bet­te, la su­pe­rio­ra de la or­den: “Ten­go ga­nas de ver a una mon­ja bo­rra­cha. Si no se be­be us­ted me­dia bo­te­lla de es­te mez­cal de ran­cho la de­ja­ré li­bra­da a los más ba­jos ins­tin­tos del ca­bo Quin­che, que de por sí es cha­pa­rro”. Sor Bet­te re­cor­dó la doc­tri­na je­suí­ti­ca del mal me­nor, y apu­ró el re­cio mez­cal. Cuan­do aca­bó la li­ba­ción se lim­pió la bo­ca con la man­ga del há­bi­to y di­jo con desafian­te voz: “¡Aho­ra sí! ¡Échen­me al pin­che ca­bo!”… El guía les in­for­mó a los tu­ris­tas: “En el pre­ci­so lu­gar don­de nos en­con­tra­mos el rey Fre­de­gun­do or­de­nó la cons­truc­ción de un cas­ti­llo de mil to­rres, 2 mil mu­ra­llas, 3 mil puen­tes le­va­di­zos, 4 mil al­me­nas y 5 mil ba­luar­tes”. Pre­gun­tó uno, desconcert­ado: “¿Y dón­de es­tá el cas­ti­llo?”. Res­pon­dió el guía: “Na­die le hi­zo ca­so al rey Fre­de­gun­do”… Es­con­di­dos en­tre los ar­bus­tos los sal­va­jes cazadores de ca­be­zas vie­ron pa­sar a Miss Ass­tits, la cé­le­bre ex­plo­ra­do­ra blan­ca. Era mu­jer de aven­ta­ja­da es­ta­tu­ra, due­ña de exu­be­ran­tes y un­do­sas pro­mi­nen­cias, tan­to tra­se­ras co­mo de­lan­te­ras. Le su­gi­rió uno de los abo­rí­ge­nes al otro: “Oye, Ji­ba­rio: ¿qué te pa­re­ce si en vez de ca­zar ca­be­zas nos de­di­ca­mos hoy a ca­zar otras co­sas?”… Y cuan­do des­per­tó, el avión to­da­vía es­ta­ba ahí. Es­to del jet pre­si­den­cial se ha con­ver­ti­do, si no en una pe­sa­di­lla, sí en una pe­sa­dum­bre pa­ra López Obra­dor. Pe­sa­dum­bre pa­ra él; ri­sión pa­ra los de­más. Se ve que el Pre­si­den­te no sa­be ya qué ha­cer con el mén­di­go ae­ro­plano. Es­toy se­gu­ro de que si AMLO pu­die­ra le di­ría al mal­ha­da­do avión las mis­mas pa­la­bras que el Pro­me­teo Si­fi­lí­ti­co le es­pe­tó al ave fa­tal en el so­no­ro poe­ma de Le­duc. Pe­ro ahí es­tá el cos­to­sí­si­mo ar­ma­tos­te, co­mo un ele­fan­te que si­gue a su due­ño a to­das par­tes sin que és­te pue­da des­ha­cer­se de él. A lo me­jor eso es pre­ci­sa­men­te lo que quie­re el ta­bas­que­ño: que ha­ble­mos del avión en vez de pro­tes­tar por la cri­mi­na­li­dad ram­pan­te, la quie­bra de la eco­no­mía, las in­su­fi­cien­cias en la aten­ción a la sa­lud, las ame­na­zas con­tra las li­ber­ta­des bá­si­cas, la in­efi­ca­cia del go­bierno, el re­tro­ce­so ge­ne­ral de la na­ción. Si tal es la idea ese pro­pó­si­to se es­tá cum­plien­do ple­na­men­te… No hay ma­dre más su­fri­da que la ga­lli­na. Ca­da hi­jo le cues­ta un hue­vo… “¡Es­toy per­dien­do la vis­ta!” –le di­jo con an­gus­tia la mu­jer al of­tal­mó­lo­go–. “No se alar­me, se­ño­ra” –la tran­qui­li­zó el fa­cul­ta­ti­vo–. Le pu­so tres de­dos an­te los ojos y le pre­gun­tó: “Dí­ga­me: ¿cuán­tos de­dos ten­go ahí?”. “¡San­to Cie­lo! –ex­cla­mó acon­go­ja­da la mu­jer–. ¡Tam­bién es­toy per­dien­do la sen­si­bi­li­dad!”. (No le en­ten­dí)… Don Va­le­tu di Na­rio, ri­co se­ñor que an­da­ba en la ochen­te­na, con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Gol­di­gia, lin­da mu­cha­cha en flor de edad. Un ami­go del pro­vec­to ga­lán le pre­gun­tó al mis­mo tiem­po con ad­mi­ra­ción y en­vi­dia: “¿Có­mo lo­gras­te que una chi­ca de 25 años acep­ta­ra ca­sar­se con­ti­go, que tie­nes 80?”. Con­tes­tó muy ufano don Va­le­tu: “Le di­je que ten­go 92”… El des­obli­ga­do ma­ri­do le co­men­tó a su mu­jer: “Es­toy vien­do en el pe­rió­di­co el anun­cio de un cir­co. Pre­sen­ta en­tre sus nú­me­ros a una tra­pe­cis­ta que sos­tie­ne en el ai­re a su ma­ri­do con los dien­tes”. “¡Bah! –re­pli­có des­de­ño­sa la se­ño­ra–. Yo te sos­ten­go a ti con otra co­sa y ni me anun­cio”… FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.