2020 / 10

Vanguardia - - OPINIÓN -

El mun­do ha cam­bia­do más en los úl­ti­mos tres o cua­tro lus­tros, que en de­ce­nas de años an­tes. Eso lla­ma­do re­des, ci­ber­tec­no­lo­gía, in­ter­net, in­ter­cam­bio de da­tos y todo lo que de ello se des­pren­de, vino a trans­for­mar no só­lo há­bi­tos, cos­tum­bres o ru­ti­nas, no; vino a trans­for­mar y mo­di­fi­car la vi­da mis­ma. So­mos otros, sin du­da. Pe­ro creo que us­ted lo sabe, es­ti­ma­do lec­tor: so­mos los mis­mos al fi­nal de cuen­tas. So­mos bípe­dos sin plu­mas, pa­ra de­cir­lo con el fi­ló­so­fo an­ti­guo. Y nos si­guen in­tere­san­do los mis­mos te­mas de siem­pre: los ne­go­cios, el di­ne­ro, la em­pre­sa, la eco­lo­gía, la po­lí­ti­ca, nues­tro mun­do; pe­ro tam­bién, nues­tra vi­da con­yu­gal, eso lla­ma­do amor, nues­tra pa­re­ja, Dios, la re­li­gión, la cul­tu­ra en sus múl­ti­ples ma­ni­fes­ta­cio­nes co­mo la pin­tu­ra, la li­te­ra­tu­ra, la mú­si­ca… y a mí, todo lo an­te­rior me preo­cu­pa, bajo mi óp­ti­ca per­so­nal: desde un pun­to de vis­ta hu­mano.

Es de­cir, el pun­to de vis­ta o aris­ta, don­de hier­ve la con­di­ción de la per­so­na, ha­cien­do ca­so a su cul­tu­ra, la so­cie­dad, su incursión en la po­lí­ti­ca y so­bre todo, aque­llo que nos da la con­di­ción de fron­te­ra, es­to lla­ma­do con­cep­to de ser del nor­te. Ese con­cep­to hui­di­zo de ser nor­te­ño y fron­te­ri­zo. Con agu­de­za y acier­to, el me­xi­cano uni­ver­sal, el es­cri­tor Car­los Fuen­tes es­cri­bió en su mo­men­to que, más que una lí­nea di­vi­so­ria con Es­ta­dos Uni­dos, la fron­te­ra me­xi­ca­na es una ci­ca­triz. Cues­tión de en­fo­ques: el Río Bra­vo pa­ra no­so­tros, el Río Gran­de pa­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos; el nor­te pu­jan­te pa­ra no­so­tros es el sur de ellos ad­ver­ti­do co­mo pe­li­gro­so y har­to in­se­gu­ro. Nues­tro nor­te pu­jan­te y con em­pleos, pa­ra ellos es la puer­ta de en­tra­da de mi­les y mi­les de ile­ga­les. Una in­va­sión ya a estas fe­chas.

Hoy, mer­ced al cli­ma de vio­len­cia que se vi­ve lo mis­mo en Nue­vo La­re­do, en Ciu­dad Acu­ña o bien, en una ciu­dad no fron­te­ri­za, pe­ro que es fun­da­men­tal pa­ra la geo­gra­fía de am­bos paí­ses, Mon­te­rrey, el lla­ma­do “Mu­ro de la ig­no­mi­nia” ya es­tá ca­mi­nan­do, cons­tru­yén­do­se en par­tes, en gran­des por­cio­nes de terreno grin­go. Do­nald Trump vie­ne ga­nan­do hoy la ti­ra­da de nai­pes y “ven­ci­das” (pul­so, di­cen los es­pa­ño­les) con Mé­xi­co. En es­tos diez pri­me­ros tex­tos del año me de­can­té por po­ner­le us­ted y a su jui­cio un so­me­ro aná­li­sis an­ci­la­do lo an­te­rior en dos nai­pes: la cues­tión de la mi­gra­ción ma­si­va y sus múl­ti­ples cos­tos (económicos, po­lí­ti­cos, de in­se­gu­ri­dad, de vio­len­cia ex­tre­ma, de ser­vi­cios, de de­por­ta­ción, puf) y un par de tex­tos o tres, re­cuer­do, so­bre la vio­len­cia en Mé­xi­co y en la re­gión la cual no ce­sa. In­te­rrum­po es­ta sa­ga de co­lum­nas ti­tu­la­das “2020/10” has­ta el mo­men­to a la cual le abo­na­re­mos nue­vas letras en dos se­ma­nas más o menos. Cla­ro que con­ti­nua­re­mos con te­mas tan es­ca­bro­sos y di­fí­ci­les pa­ra to­dos. Re­cuer­de us­ted que só­lo le es­ta­re­mos agre­gan­do el nú­me­ro con­se­cu­ti­vo y res­pec­ti­vo a los tí­tu­los de es­ta sa­ga ya leí­da y apre­cia­da por us­ted, lo cual agra­dez­co.

ES­QUI­NA-BA­JAN

Es­cri­be con le­tra re­don­da el maes­tro Sal­man Rush­die: “… (En) la fron­te­ra del fu­tu­ro: el Te­lón de Ace­ro fue pro­yec­ta­do pa­ra man­te­ner a la gen­te den­tro. Aho­ra no­so­tros, que vi­vi­mos en los rin­co­nes más ri­cos y desea­bles del mun­do, cons­trui­mos mu­ros pa­ra man­te­ner a la gen­te fue­ra”. Lo an­te­rior lo dic­tó el bri­tá­ni­co en una se­rie de con­fe­ren­cias en Ya­le, en 2002, lue­go pu­bli­ca­ría al­gu­nos ar­tícu­los con es­te te­ma en va­rias re­vis­tas y dia­rios al­re­de­dor del mun­do. Pos­te­rior­men­te y es don­de yo lo leo, re­co­pi­ló todo es­te ma­te­rial en su li­bro “Pá­sa­te de la Ra­ya”, editorial Pla­za & Ja­nés. Un ta­bi­que, una apla­na­do­ra de ideas e in­te­li­gen­cia de más de 500 pá­gi­nas. ¿Es­ta­mos glo­ba­li­za­dos y todo el mun­do es­tá cerca de no­so­tros a un click de dis­tan­cia? Sí, pe­ro es con­trol. Sim­ple con­trol. El pro­ble­ma no es la glo­ba­li­za­ción, sino la ri­que­za. La jus­ta dis­tri­bu­ción de la ri­que­za glo­bal.

Los que es­tán den­tro de su te­rri­to­rio (Es­ta­dos Uni­dos, Ita­lia, Ale­ma­nia), den­tro de su is­la (Reino Uni­do, Aus­tra­lia), ba­jan el te­lón, cie­rran la puer­ta y los puer­tos y se li­be­ran de vi­si­tas in­de­sea­das… co­mo no­so­tros, los bár­ba­ros, los po­bres, los mi­se­ra­bles. ¿De­be ha­cer lo mis­mo Mé­xi­co con sus ve­ci­nos mi­se­ra­bles y vio­len­tos del sur? Van los da­tos du­ros: en enero, só­lo en enero pa­sa­do, pi­die­ron a Mé­xi­co asi­lo o protección in­ter­na­cio­nal 5 mil 936 mi­gran­tes. 50.8 por cien­to más que en el mis­mo mes de 2019. El 65 por cien­to de la con­di­ción de re­fu­gia­dos se es­tán dan­do en Chiapas. Es de­cir, gran por­cen­ta­je son ve­ci­nos cen­troa­me­ri­ca­nos. Los paí­ses de don­de vie­nen más re­fu­gia­dos (o que bus­can ese es­ta­tus pa­ra per­ma­ne­cer en el País mien­tras lo­gran su co­me­ti­do de lle­gar a EU) son Hon­du­ras, Cu­ba, Ve­ne­zue­la, El Sal­va­dor, Hai­tí. El año pa­sa­do se ter­mi­nó con 70 mil 302 so­li­ci­tu­des de asi­lo o ayu­da. En pro­me­dio, más de 5 mil men­sua­les. 2.37 por cien­to más que en 2018.

Y si hay re­fu­gia­dos, de­por­ta­dos o asi­la­dos hay gas­tos. Har­tos gas­tos. De todo ti­po. En ma­te­ria de sa­lud, ma­nu­ten­ción, pa­pe­leo, to­ma de da­tos, de con­trol po­lí­ti­co, no po­cas ve­ces en ma­te­ria de vio­len­cia (el ín­di­ce mues­tra que don­de hay más mi­gran­tes va­ra­dos, se re­cru­de­ce la vio­len­cia en di­chos lu­ga­res y ciu­da­des), ca­sas de asis­ten­cia… Puf. Coahui­la (go­bier­na Mi­guel Án­gel Ri­quel­me), Sal­ti­llo (go­bier­na Ma­no­lo Ji­mé­nez), Ramos Ariz­pe (go­bier­na Chema Morales), Pie­dras Ne­gras, Ciu­dad Acu­ña… son en­ti­da­des que su­fren las con­se­cuen­cias de es­ta ola de mi­gran­tes. Y creo que us­ted lo sabe, pa­ra con­trol de ello, se ne­ce­si­ta di­ne­ro pa­ra la ope­ra­ti­vi­dad. Y tam­bién us­ted lo sabe, Coahui­la es una de las en­ti­da­des de Mé­xi­co a la cual An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor le re­du­jo… el pre­su­pues­to. El año pa­sa­do no se trans­fi­rie­ron a nues­tro te­rru­ño más de 40 mil mi­llo­nes que eran nues­tros. Así de sen­ci­llo (3 de fe­bre­ro, da­tos de la SHCP). El ti­rano de AMLO no nos quie­re y nos tra­ta de jo­der.

LETRAS MI­NÚS­CU­LAS

En una o dos se­ma­nas, re­gre­sa­re­mos a es­ta sa­ga con diez nue­vos tex­tos más. Así sea.

JESÚS R. CE­DI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.