NEO­LI­BE­RA­LIS­MO EN LA CUAR­TA TRANS­FOR­MA­CIÓN

Vanguardia - - EMPRESAS Y NEGOCIOS - JO­SÉ MA­RÍA GON­ZÁ­LEZ LARA

De to­da la opo­si­ción a la Cuar­ta Trans­for­ma­ción (po­lí­ti­ca, so­cial, cul­tu­ral, in­te­lec­tual y aca­dé­mi­ca), la que menos tie­ne jus­ti­fi­ca­ción de ser­lo es la opo­si­ción eco­nó­mi­ca. Por­que en cuan­to a eco­no­mía se re­fie­re las de­ci­sio­nes no han va­ria­do res­pec­to a tres dé­ca­das an­te­rio­res de neo­li­be­ra­lis­mo.

Pa­ra de­mos­trar que só­lo basta con el buen uso y apli­ca­ción de los re­cur­sos pú­bli­cos, el gas­to pú­bli­co se ha an­cla­do en fun­ción de la in­fla­ción y se en­cuen­tra en dé­fi­cit ce­ro, cu­yo mon­to ne­to en es­te año es de 6 bi­llo­nes 107 mil 732.4 mil mi­llo­nes de pe­sos (mmdp).

Se re­ne­go­cia la des­co­mu­nal deu­da fe­de­ral he­re­da­da (44.7% del pro­duc­to in­terno bru­to, más de 10.5 bi­llo­nes de pe­sos) y su car­ga si­gue sien­do muy ele­va­da en el pre­su­pues­to de egre­sos de es­te año (más de 1 bi­llón 400 mmdp), pe­ro en su re­es­truc­tu­ra­ción no se plan­tea com­pro­me­ter res­pon­sa­ble­men­te más re­cur­sos, pa­ra im­pul­sar la eco­no­mía con el efecto mul­ti­pli­ca­dor de los egre­sos pú­bli­cos es­tra­té­gi­cos.

Con el ar­gu­men­to de que fue una re­gión “ol­vi­da­da”, el gas­to en in­fra­es­truc­tu­ra se cen­tra en el su­r­es­te del país con más de 4 bi­llo­nes de pe­sos en cinco años, mien­tras no es cla­ro di­cho ru­bro pa­ra las re­gio­nes nor­te, oc­ci­den­te y cen­tro, a no ser que la ini­cia­ti­va pri­va­da arriesgue su ca­pi­tal en pro­yec­tos efec­ti­vos, es de­cir a li­bre mer­ca­do.

En ma­te­ria im­po­si­ti­va el go­bierno fe­de­ral afir­ma que las ac­tua­les le­yes y re­glas bas­tan pa­ra ele­var los in­gre­sos fis­ca­les en 20% del PIB (ac­tual­men­te en 16%), que no es ne­ce­sa­ria la re­for­ma fis­cal, pe­ro has­ta aho­ra la es­truc­tu­ra ju­rí­di­ca fis­cal fa­vo­re­ce la elu­sión fis­cal.

Pre­vien­do las even­tua­les de­ci­sio­nes po­pu­lis­tas y clien­te­la­res de un nue­vo go­bierno de po­si­ción ideo­ló­gi­ca cen­tro-iz­quier­da, en di­ciem­bre de 2018, au­tó­no­ma­men­te, la Jun­ta de Go­bierno del Ban­co de Mé­xi­co, in­cre­men­tó de 8 a 8.25% la ta­sa de in­te­rés y en 2019 la re­du­je­ron has­ta 7.50%, pe­ro, aún con in­fla­ción anual de 2.9%, és­ta con­ti­núa sien­do res­tric­ti­va, con­tri­bu­yen­do a in­hi­bir la di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca de con­su­mo e in­ver­sión en el país.

Y si de ta­sas ac­ti­vas ha­bla­mos, no hay in­fluen­cia po­lí­ti­ca o eco­nó­mi­ca que pre­sio­ne a la ban­ca co­mer­cial a re­du­cir las ta­sas de in­te­rés cre­di­ti­cias, con 20% pro­me­dio a em­pre­sas, 12% pro­me­dio en hi­po­te­cas y 40% pro­me­dio en tar­je­tas de cré­di­to, es de­cir que los ban­cos con­ti­núan to­le­ra­dos y tam­bién a li­bre mer­ca­do.

En es­tric­to sen­ti­do, los eco­no­mis­tas neo­clá­si­cos opo­si­to­res al go­bierno fe­de­ral no tie­nen ar­gu­men­tos pa­ra cri­ti­car, pues­to que es­te ré­gi­men de “cen­tro-iz­quier­da” ha apli­ca­do es­tra­te­gias que, en dé­ca­das pa­sa­das del País, ya hu­bie­ran desea­do los neo­li­be­ra­les más or­to­do­xos.

Desde una pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca di­fe­ren­te, an­te un en­torno de des­ace­le­ra­ción mun­dial, pro­ble­mas aran­ce­la­rios Chi­na-es­ta­dos Uni­dos y el impacto eco­nó­mi­co de la pan­de­mia co­ro­na­vi­rus, lo que de­be apli­car­se es una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ex­pan­si­va: re­du­cir ta­sa de in­te­rés y pre­sio­nar a la re­duc­ción de las ta­sas ac­ti­vas ban­ca­rias; apli­car efec­ti­va­men­te el gas­to pú­bli­co en in­fra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va en la mayor par­te del país, in­clu­si­ve con pru­den­te dé­fi­cit fis­cal, con incremento de deu­da pú­bli­ca si es­to es ne­ce­sa­rio; ac­tua­li­zar le­yes fis­ca­les tan­to pa­ra ele­var la re­cau­da­ción, co­mo pa­ra im­pul­sar las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas ge­ne­ra­les y re­gio­na­les.

Aun así, en 2019 se tu­vie­ron lo­gros en al­gu­nas va­ria­bles: se in­cre­men­tó 8.2% la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta; se ele­vó 2% el con­su­mo al por me­nor; la in­fla­ción se re­du­jo a 2.9%; su­pe­rá­vit co­mer­cial (im­por­ta­cio­nes-ex­por­ta­cio­nes) de 5.2%; se con­tu­vo la caí­da de pro­duc­ción pe­tro­le­ra y de dié­sel y ga­so­li­nas; se con­tu­vo y re­du­jo la deu­da fe­de­ral en 1%; en­tre otras.

Se en­tien­de que el go­bierno fe­de­ral pre­ten­de no alar­mar ne­ga­ti­va­men­te a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, pa­ra no afec­tar ne­ga­ti­va­men­te el ti­po de cam­bio ni el ni­vel de pre­cios. Sin em­bar­go, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co no de­be es­pe­rar más, so­bre todo si se pre­ten­de la re­dis­tri­bu­ción de ri­que­za en la so­cie­dad me­xi­ca­na, que aún es inequi­ta­ti­va y con de­sigual­dad de opor­tu­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.