El sín­dro­me de An­drés Ma­nuel

Vanguardia - - OPINIÓN - Rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com.mx twit­ter: @ri­va­pa

Da­vid Owen fue el ministro de Asun­tos Ex­te­rio­res más jo­ven del Reino Uni­do, nom­bra­do Lord por la rei­na Isa­bel II y en la úl­ti­ma dé­ca­da, fa­mo­so por ha­ber in­ves­ti­ga­do jun­to con Jo­nat­han Da­vid­son, de la Uni­ver­si­dad de Du­ke, los per­fi­les si­co­ló­gi­cos de 100 pri­me­ros mi­nis­tros ingleses y pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos. En 2007 pu­bli­ca­ron “El Sín­dro­me de Hu­bris” y en­con­tra­ron que 14 —sie­te de ca­da país— mos­tra­ban sín­to­mas del sín­dro­me, pe­ro so­la­men­te cinco, Margaret That­cher, Tony Blair, Da­vid Lloyd Geor­ge, Ne­vi­lle Cham­ber­lain y Geor­ge W. Bush, di­je­ron, pa­de­cían es­ta en­fer­me­dad aso­cia­da al po­der. Al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas que los unen son si­mi­la­res a las que mues­tra el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor

En una con­fe­ren­cia ma­gis­tral que ofre­ció Owen en el Co­le­gio Real de Mé­di­cos en 2008, di­jo que era más pro­ba­ble que el sín­dro­me se ma­ni­fes­ta­ra du­ran­te una lar­ga du­ra­ción del po­der y por la for­ma co­mo cre­cía mien­tras se ejer­cía. La en­fer­me­dad de los po­de­ro­sos, acla­ró, no de­bía ser aso­cia­da con un da­ño cerebral o una en­fer­me­dad men­tal. “Usual­men­te los sín­to­mas se abaten cuan­do la per­so­na ya no ejer­ce el po­der”, pre­ci­só. “Es menos pro­ba­ble que se desa­rro­lle en una per­so­na que se man­tie­ne mo­des­ta, abier­ta a la crí­ti­ca, y tie­ne un cier­to gra­do de ci­nis­mo o un buen desa­rro­lla­do sen­ti­do del hu­mor”.

Owen iden­ti­fi­có un con­jun­to de ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­nen el sín­dro­me. En­tre ellas:

—Des­pro­por­cio­na­da preo­cu­pa­ción con su ima­gen y pre­sen­ta­ción.

—Una for­ma me­siá­ni­ca de ha­blar acerca de la for­ma co­mo es­tán ha­cien­do las co­sas y una ten­den­cia a exal­tar­las en el dis­cur­so, iden­ti­fi­cán­do­se a sí mis­mos con la na­ción, al gra­do de con­si­de­rar su pers­pec­ti­va y los in­tere­ses de los dos, idén­ti­cos.

—Pro­pen­sión nar­ci­sis­ta pa­ra ver el mun­do pri­ma­ria­men­te co­mo una are­na en la cual pue­den ejercer el po­der y bus­car la glo­ria, en lu­gar de ver­la co­mo un lu­gar con pro­ble­mas que ne­ce­si­tan ser abor­da­dos de una for­ma prag­má­ti­ca y que no re­fe­ri­dos a ellos.

—Pre­dis­po­si­ción a lle­var a ca­bo ac­cio­nes que pro­ba­ble­men­te los de­jen bien pa­ra­dos, to­ma­das en par­te pa­ra for­ta­le­cer su ima­gen.

—Con­fian­za ex­ce­si­va en su pro­pio jui­cio y des­dén por el con­se­jo o la crí­ti­ca de otros. —Pér­di­da de con­tac­to con la reali­dad. —Ten­den­cia a per­mi­tir que su “am­plia vi­sión”, es­pe­cial­men­te su con­vic­ción so­bre la rec­ti­tud mo­ral del cur­so de ac­ción pro­pues­to, sos­la­yan­do la ne­ce­si­dad de con­si­de­rar otros as­pec­tos, co­mo el sen­ti­do prác­ti­co, los cos­tos y la po­si­bi­li­dad de re­sul­ta­dos ines­pe­ra­dos.

—Con­se­cuen­te­men­te, un cier­to ti­po de in­com­pe­ten­cia pa­ra lle­var a ca­bo una po­lí­ti­ca, que po­dría ser lla­ma­da “in­com­pe­ten­cia hu­brís­ti­ca”, cuan­do las co­sas van mal por la ex­ce­si­va con­fian­za de un lí­der en sí mis­mo, que ha­ce que no se preo­cu­pen con los de­ta­lles de una po­lí­ti­ca.

La des­crip­ción del Sín­dro­me Hu­bris pue­de ob­ser­var­se en las ac­cio­nes de Ló­pez Obra­dor, quien re­sal­ta su au­to­ri­dad mo­ral por en­ci­ma de to­dos, exal­ta lo que ha­ce —“so­mos di­fe­ren­tes”—, confía ex­ce­si­va­men­te en su pro­pio jui­cio —¿se acuer­da cuan­do apos­ta­ba reite­ra­da­men­te a que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se­ría su­pe­rior al 2%?—, rechaza con­se­jos y críticas de pro­pios y ex­tra­ños, no ana­li­za con­se­cuen­cias de sus ac­cio­nes —la can­ce­la­ción de la obra del ae­ro­puer­to de Tex­co­co, la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na dog­má­ti­ca, el fre­nón a la in­ver­sión pri­va­da en el sec­tor ener­gé­ti­co—, la in­sis­ten­cia de uti­li­zar sus “otros datos” cuan­do la evi­den­cia se­ña­la lo con­tra­rio, o fra­ses que su­gie­ren des­me­su­ra: “Yo ya no me per­te­nez­co; yo soy de us­te­des”.

Owen apun­tó que el sín­dro­me se da en lí­de­res de­mó­cra­tas y au­to­ri­ta­rios. La in­ves­ti­ga­ción que reali­zó con Da­vid­son se en­fo­có a aque­llos que lle­ga­ron al po­der por la vía del vo­to, pe­ro en su con­fe­ren­cia en Londres, Owen in­clu­yó en­tre quie­nes pa­de­cie­ron del sín­dro­me del po­der a Jo­seph Sta­lin, Mao Ze­dong, Pol Pot, Idi Amin y Ro­bert Mu­ga­be.

Uno de los fac­to­res que pro­vo­can el sín­dro­me, ex­pli­có, tie­ne que ver con los con­tro­les mí­ni­mos so­bre un lí­der que ejer­ce una fuer­te au­to­ri­dad per­so­nal. La so­ber­bia y la arro­gan­cia los acom­pa­ñan, que en el ca­so de lí­de­res elec­tos de­mo­crá­ti­ca­men­te, los co­lo­can en si­tua­cio­nes más vul­ne­ra­bles que los au­tó­cra­tas, por­que de­pen­den del vo­to, co­mo se­ría el ca­so de Ló­pez Obra­dor.

Pe­ro a di­fe­ren­cia de los 100 di­ri­gen­tes que ana­li­za­ron Owen y Da­vid­son, los con­tra­pe­sos de Ló­pez Obra­dor son inexis­ten­tes. Tie­ne bajo su con­trol a la Cá­ma­ra de Dipu­tados, el Se­na­do y la pre­si­den­cia de la Su­pre­ma Corte de Jus­ti­cia. La opo­si­ción es­tá bo­rra­da y cuan­do se mue­ven, apa­re­ce una fil­tra­ción en la pren­sa so­bre pre­sun­tos ac­tos de co­rrup­ción. Los em­pre­sa­rios no se pe­lean con él an­te la som­bra ame­na­zan­te del SAT y la Uni­dad de In­te­li­gen­cia Fi­nan­cie­ra.

En su con­fe­ren­cia ma­gis­tral, Owen ci­tó a Ber­trand Rus­sell, quien en su His­to­ria de la Fi­lo­so­fía Oc­ci­den­tal, pu­bli­ca­da en 1961, es­cri­bió: “El con­cep­to de ‘ver­dad’, co­mo al­go de­pen­dien­te de las he­chos en gran me­di­da fue­ra del con­trol hu­mano, ha si­do una de las for­mas en que la fi­lo­so­fía ha in­cul­ca­do has­ta aho­ra el ele­men­to ne­ce­sa­rio de hu­mil­dad. Cuan­do se eli­mi­na es­te con­trol so­bre el or­gu­llo, se da un pa­so más en el ca­mino ha­cia un cier­to ti­po de lo­cu­ra: la in­to­xi­ca­ción del po­der”.

RAY­MUN­DO RI­VA PA­LA­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.