An­te el des­abas­to, el go­bierno se abre a me­di­ci­nas pi­ra­ta

Vanguardia - - OPINIÓN - @Car­los­lo­ret

El pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pro­me­tió que los ser­vi­cios de sa­lud de Mé­xi­co se­rían co­mo los de los paí­ses nórdicos. Sin em­bar­go, an­te el des­abas­to de me­di­ci­nas, su go­bierno es­tá si­guien­do el ejem­plo de los paí­ses africanos más po­bres: ya abrió la im­por­ta­ción de me­di­ca­men­tos de Chi­na e In­dia, que no tie­nen es­tán­da­res al­tos de ve­ri­fi­ca­ción, es de­cir, no es­tá com­pro­ba­do que esas me­di­ci­nas cu­ran lo que di­cen que cu­ran.

El Go­bierno Fe­de­ral es­tá pe­lea­do con las em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas pri­va­das. Las acu­sa de ser co­rrup­tas, ele­var los pre­cios de los me­di­ca­men­tos y has­ta de ge­ne­rar la crisis de des­abas­to de me­di­ci­nas en el País co­mo mé­to­do de chan­ta­je y pre­sión. Pa­ra ama­gar a las far­ma­céu­ti­cas y tra­tar de me­jo­rar el abas­to, el go­bierno pu­bli­có re­cien­te­men­te una au­to­ri­za­ción que per­mi­te la im­por­ta­ción de me­di­ca­men­tos que es­tán pre­ca­li­fi­ca­dos, es de­cir, que to­da­vía no se ha com­pro­ba­do al 100 por cien­to que fun­cio­nan pa­ra lo que di­cen que fun­cio­nan. Ge­né­ri­cos pi­ra­ta, si se me per­mi­te el tér­mino.

Al­gu­nos de esos me­di­ca­men­tos vie­nen de Chi­na, otros de la In­dia, país que es co­no­ci­do mun­dial­men­te por te­ner un doble es­tán­dar: cir­cu­lan den­tro de su te­rri­to­rio me­di­ci­nas de pri­me­ra, pe­ro si le pi­den ma­qui­lar me­di­ci­nas de se­gun­da o ter­ce­ra, las ha­ce.

El go­bierno ar­gu­men­ta­rá que es­ta aper­tu­ra a la im­por­ta­ción im­pli­ca com­prar me­di­ci­nas ava­la­das por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, pe­ro ese es un truco: la OMS no ava­la la efec­ti­vi­dad de las me­di­ci­nas, sino que eva­lúa a las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias de los paí­ses pa­ra cer­cio­rar­se de que ten­gan el equi­po y los co­no­ci­mien­tos que les per­mi­tan eva­luar la efec­ti­vi­dad de las me­di­ci­nas. O sea, una co­sa es que ten­gas todo pa­ra fa­bri­car una bue­na medicina y otra que en reali­dad la ha­gas.

¿Por qué ha­ce es­to la OMS? Por­que le in­tere­sa que las na­cio­nes más po­bres del mun­do ten­gan ac­ce­so a me­di­ca­men­tos. Por­que en paí­ses en si­tua­cio­nes ex­tre­mas de ham­bre, po­bre­za, gue­rra, es mejor te­ner me­di­ci­nas que me­dio cu­ran a no te­ner me­di­ci­nas.

To­da­vía hoy Mé­xi­co tie­ne altas cer­ti­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de apro­ba­ción de me­di­ci­nas, es de­cir, que los or­ga­nis­mos de mayor pres­ti­gio en el mun­do ava­lan que cuan­do las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas de­ter­mi­nan que una medicina sir­ve pa­ra tal co­sa, en efecto sir­ve pa­ra eso. Al ba­jar sus es­tán­da­res, Mé­xi­co se acerca al Áfri­ca sub­saha­ria­na y se des­a­li­nea de na­cio­nes co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Bra­sil, Co­lom­bia y Ar­gen­ti­na.

Me pa­re­ce de aplau­so que el pre­si­den­te AMLO ha­ya lle­ga­do al po­der con la mi­sión de erra­di­car la co­rrup­ción y, en ese sen­ti­do, lim­piar las com­pras de go­bierno. Se en­tien­de que sos­pe­che de co­rrup­ción en los contratos con las far­ma­céu­ti­cas: tra­tán­do­se de la ad­mi­nis­tra­ción En­ri­que Pe­ña Nie­to, lo ra­ro es que no hu­bie­ra ha­bi­do co­rrup­ción. Pe­ro el mal di­se­ño de po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra lo­grar esos ob­je­ti­vos ha desata­do el des­abas­to y ha ori­lla­do al go­bierno a ter­mi­nar com­pran­do me­di­ci­nas… a las mis­mas em­pre­sas pri­va­das que ta­cha­ba de co­rrup­tas y ha­bía ve­ta­do.

CAR­LOS LO­RET DE MO­LA A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.