Voz del pue­blo ¿voz de Dios?

Vanguardia - - OPINIÓN - ‘CATÓN’ CRO­NIS­TA DE LA CIU­DAD

Cul­ti­vé amis­tad con el li­cen­cia­do Car­los Madrazo. No en su épo­ca de pre­si­den­te del PRI, Dios guar­de la ho­ra, sino cuan­do lo ex­pul­sa­ron “del seno del partido” por ha­ber in­ten­ta­do mo­ver­lo al­gu­nos mi­lí­me­tros ha­cia la de­mo­cra­cia. Te­nía­mos re­la­cio­nes mu­tuas: el inol­vi­da­ble mé­di­co sal­ti­llen­se don Eduar­do Dá­vi­la Gar­za; Ro­ber­to Chávez, ta­mau­li­pe­co; otro doctor igual­men­te que­ri­do, el mon­clo­ven­se Bar­to­lo­mé Bos­que Ba­lles­te­ros. Ellos se en­car­ga­ron de acer­car­me a él. Na­ció de esa ma­ne­ra una amis­tad que du­ró has­ta la trá­gi­ca –y sos­pe­cho­sa- muer­te de don Car­los.

En el tiem­po en que pre­ten­dió fun­dar un nue­vo partido po­lí­ti­co le or­ga­ni­cé una con­fe­ren­cia en Sal­ti­llo, lo cual pro­vo­có la ira de los mez­qui­nos y los in­mo­ra­les. Tu­ve el gus­to de ver que el so­lo anun­cio de que Madrazo ha­bla­ría hi­zo que se lle­na­ra has­ta los to­pes el vas­to gim­na­sio de la So­cie­dad Ma­nuel Acu­ña. Ví­vi­do re­cuer­do: cuan­do Madrazo en­tró en el re­cin­to los asis­ten­tes que lo aba­rro­ta­ban se pu­sie­ron en pie y le tri­bu­ta­ron una ova­ción in­ter­mi­na­ble. Con­mo­vi­do, me tomó del bra­zo y me di­jo por lo bajo:

-Ar­man­do: no me es­pe­ra­ba es­to. -Li­cen­cia­do -le res­pon­dí-: es­tá us­ted en Sal­ti­llo. Tu­vi­mos mu­chos en­cuen­tros. Gus­ta­ba él de vi­si­tar Mon­te­rrey, ciu­dad don­de te­nía ami­gos muy que­ri­dos. Con ellos íba­mos al res­to­rán que es­tá en las al­tu­ras de Chi­pin­que, si­tio dis­cre­to y apar­ta­do, y ahí él ha­bla­ba y no­so­tros oía­mos. ¡Por­que va­ya si ha­bla­ba el se­ñor

Car­los Madrazo! La más fuer­te tor­men­ta tropical era un li­ge­ro chi­pi­chi­pi com­pa­ra­do con su mo­do de ha­blar. Mil, un mi­llón de ideas le bu­llían en el ce­re­bro, y ape­nas acer­ta­ba a dar sa­li­da a al­gu­nas en aque­llos pro­lon­ga­dos mo­nó­lo­gos que eran co­mo ge­nial dis­cur­so, co­mo cá­te­dra im­pro­vi­sa­da, co­mo pro­vo­ca­do­ra con­fe­ren­cia.

Una vez, sólo una vez por­que las osa­días de la ig­no­ran­cia no de­ben re­pe­tir­se, me atre­ví a di­sen­tir de él en una de aqué­llas que a du­ras pe­nas se pue­den lla­mar con­ver­sa­cio­nes. Ha­bla­ba Madrazo de la vo­lun­tad del pue­blo, a la que da­ba igual im­por­tan­cia que hoy le da Ló­pez Obra­dor. En un mo­men­to da­do di­jo con exal­ta­ción una fra­se que ig­no­ro si es de él o la tomó de al­guno.

-Se­ño­res -de­cla­ró-. Si a me­dio­día el pue­blo di­ce que es de no­che, hay que en­cen­der los fa­ro­les.

En ese pun­to me atre­ví a de­cir­le que en labios de un de­ma­go­go esa fra­se po­día so­nar bien, pe­ro no di­cha por un ver­da­de­ro po­lí­ti­co co­mo él. Me re­cor­dó Madrazo aque­llo de “Vox po­pu­li, vox Dei”. La in­ci­pien­te dis­cu­sión, que ni si­quie­ra al­can­zó a to­mar ca­mino, se es­fu­mó cuan­do en uno de los tan­tí­si­mos ve­ri­cue­tos del dis­cur­so apa­re­ció el nom­bre de Jo­sé Juan Ta­bla­da. En­ton­ces Madrazo nos re­ci­tó be­lla­men­te los poe­mas “Quin­ta Ave­ni­da”, “Ónix” y otros del ce­le­bra­do va­te.

Con per­dón del es­pí­ri­tu de don Car­los yo creo aún que si a me­dio­día el pue­blo –aun­que sea bueno y sa­bio­di­ce que es de no­che es por­que su­fre de ce­gue­ra o es men­te­ca­to. Se de­be en­ton­ces abrir­le los ojos, sa­car­lo del error en vez de acom­pa­ñar­lo en él. O de acom­pa­ñar en él a su Pre­si­den­te. Di­go.

AR­MAN­DO FUEN­TES AGUIRRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.