Desfalco en la Sec­ción 5, ¿ape­nas la pun­ta del ice­berg?

Vanguardia - - OPINIÓN -

La con­fir­ma­ción so­bre la exis­ten­cia de una or­den de aprehen­sión en con­tra del lí­der de la Sec­ción 5 del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (SNTE), Jo­sé Luis Pon­ce Gri­mal­do, ha pues­to so­bre la mesa –una vez más– el te­ma re­la­ti­vo a las múl­ti­ples ile­ga­li­da­des que han ca­rac­te­ri­za­do la ope­ra­ción co­ti­dia­na de di­cho gre­mio.

No se tra­ta de nin­gu­na no­ti­cia nue­va, hay que de­cir­lo, en­te­rar­nos de que la di­ri­gen­cia sin­di­cal del ma­gis­te­rio – cual­quie­ra que sea la Sec­ción de la cual ha­ble­mos– ha in­cu­rri­do en prác­ti­cas que im­pli­can usar los re­cur­sos que tie­nen a su dis­po­si­ción de for­ma irre­gu­lar.

De he­cho, lo no­ve­do­so en es­te ca­so es que las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les, es­pe­cí­fi­ca­men­te la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, ha­yan de­ci­di­do no so­la­men­te in­te­grar la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción res­pec­ti­va sino ju­di­cia­li­zar el ca­so e ir tras los pre­sun­tos res­pon­sa­bles de es­te ca­so, quie­nes ha­brían sus­traí­do de­ce­nas de mi­llo­nes de pe­sos del fon­do de ahorro de la ci­ta­da sec­ción sin­di­cal.

Fren­te a ta­les he­chos, el coor­di­na­dor de la Co­mi­sión de Au­di­to­ría y Cuen­ta Pú­bli­ca del Con­gre­so del Es­ta­do, Juan An­to­nio Gar­cía Vi­lla no ha tar­da­do en al­zar la voz y se­ña­lar lo que todo mun­do co­men­ta en voz al­ta: lo del Fon­do de Ahorro de la Sec­ción 5 es ape­nas uno de los múl­ti­ples ca­sos de ma­ne­jo irre­gu­lar en el SNTE.

“No­so­tros lo se­ña­la­mos desde el año pa­sa­do y an­te­pa­sa­do, no so­la­men­te de esa Sec­ción (la 5), sino de otras de­pen­den­cias que tie­nen que ver con el ma­gis­te­rio, por­que ocu­rre que las sec­cio­nes sin­di­ca­les son las que ma­ne­jan los fon­dos de pen­sio­nes, por ejem­plo”, ha di­cho el le­gis­la­dor lo­cal.

En efecto, no ha­ce fal­ta sino ha­cer un pe­que­ño es­fuer­zo de me­mo­ria pa­ra re­cor­dar las mu­chas oca­sio­nes en las cua­les los me­dios de co­mu­ni­ca­ción he­mos re­se­ña­do las de­nun­cias y se­ña­la­mien­tos de in­te­gran­tes del ma­gis­te­rio, así co­mo de di­ver­sas au­to­ri­da­des, en re­la­ción con el ma­ne­jo ile­gal de los re­cur­sos que se les ha per­mi­ti­do ad­mi­nis­trar a los lí­de­res del SNTE.

Por ello, más allá de se­guir con aten­ción el desa­rro­llo de es­te epi­so­dio, ha­bría que pre­gun­tar­se si es­ta­mos an­te el ini­cio de un pro­ce­so de “lim­pia” que con­duz­ca a la co­rrec­ción de las mu­chas ile­ga­li­da­des en las cua­les ha in­cu­rri­do el ma­gis­te­rio es­ta­tal.

Se­ría muy la­men­ta­ble que, una vez de­ci­di­dos a per­se­guir a quie­nes se en­cuen­tran de­trás de es­te ca­so, las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles de ha­cer cum­plir la ley per­mi­tie­ran que sean los cri­te­rios po­lí­ti­cos y no los le­ga­les los que de­fi­nan su desen­la­ce.

La ten­ta­ción sin du­da apa­re­ce­rá por­que lo que si­gue en la in­ves­ti­ga­ción es evi­den­ciar la ca­de­na de com­pli­ci­da­des ne­ce­sa­ria pa­ra que el frau­de, que ha si­do de­nun­cia­do, pu­die­ra per­pe­trar­se. Y es que evi­den­cian­do di­cha ca­de­na pue­den que­dar al des­cu­bier­to otros ca­sos de co­rrup­ción que han si­do ven­ti­la­dos pú­bli­ca­men­te.

Re­sul­ta in­ge­nuo creer que Jo­sé Luis Pon­ce Gri­mal­do ac­tuó so­lo en es­ta tra­ma y que sólo él se be­ne­fi­ció de los re­cur­sos ile­gal­men­te ob­te­ni­dos. Y sólo si se per­si­gue y cas­ti­ga a to­dos los in­vo­lu­cra­dos po­drá pen­sar­se que epi­so­dios co­mo és­te sean de­ja­dos de­fi­ni­ti­va­men­te en el pa­sa­do.

Lo que si­gue en la in­ves­ti­ga­ción es evi­den­ciar la ca­de­na de com­pli­ci­da­des ne­ce­sa­ria pa­ra que el frau­de, que ha si­do de­nun­cia­do, pu­die­ra per­pe­trar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.