Lo fa­ke, lo real y la in­do­len­cia

Vanguardia - - OPINIÓN - @ma­nu­se­rra­to

Una pa­ra­do­ja de nues­tros tiem­pos es que el ex­ce­so de ofer­ta in­for­ma­ti­va ge­ne­ra des­in­for­ma­ción. Mu­chos de los men­sa­jes que se emi­ten a tra­vés de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les ca­re­cen de con­tex­to, es­tán ses­ga­dos, se ter­gi­ver­san y ali­men­tan la pro­pa­ga­ción de fa­ke news. Cuan­do es­tos men­sa­jes ha­cen re­fe­ren­cia a si­tua­cio­nes de vio­len­cia, ame­na­zas o de­li­tos, se desata una psi­co­sis co­lec­ti­va que, au­na­da a la in­ca­pa­ci­dad de las au­to­ri­da­des de lle­nar los va­cíos de in­for­ma­ción, in­ten­si­fi­ca la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

Es­te fin de se­ma­na, a tra­vés de re­des so­cia­les y gru­pos de What­sapp, cir­cu­la­ron au­dios de ciu­da­da­nos aler­tan­do so­bre pre­sun­tos asal­tos a la en­tra­da de frac­cio­na­mien­tos, es­cue­las y zo­nas pú­bli­cas. Tam­bién cir­cu­la­ron vi­deos en los que se apre­cia­ba cómo per­so­nas eran asal­ta­das o des­po­ja­das de vehícu­los en es­ta­cio­na­mien­tos de cen­tros co­mer­cia­les o de gru­pos ar­ma­dos pre­sun­ta­men­te co­me­tien­do secuestros. Es­ta si­tua­ción no es nue­va, la di­fu­sión en tono alar­mis­ta de es­te ti­po de con­te­ni­do, a ve­ces sin nin­gún con­tex­to es­pe­cí­fi­co, es al­go que mu­chos in­ter­nau­tas he­mos ob­ser­va­do a lo lar­go del tiem­po. Y aun­que la ve­ra­ci­dad del ma­te­rial se con­fir­me, el “dón­de” y el “cuán­do” ocu­rrie­ron los he­chos que se ex­po­nen, no siem­pre co­rres­pon­den a la reali­dad. Sin em­bar­go, la so­la ob­ser­va­ción de un ma­te­rial sen­si­ble, aun si sa­be­mos que su con­tex­to fue fal­sea­do, basta pa­ra de­jar una sen­sa­ción de an­gus­tia y vul­ne­ra­bi­li­dad, so­bre todo cuan­do se sabe que, in­de­pen­dien­te­men­te de es­tos ma­te­ria­les, los de­li­tos sí ocu­rren. E in­sis­to, si en­ci­ma se aña­de el ingredient­e de una au­to­ri­dad her­mé­ti­ca, que no reac­cio­na opor­tu­na­men­te a las alertas y mi­ni­mi­za la preo­cu­pa­ción so­cial, en­ton­ces la con­fian­za ciu­da­da­na se de­gra­da.

A fi­na­les de 2019, las au­to­ri­da­des de Coahui­la re­co­no­cían un in­cre­men­to del 20 por cien­to en el nú­me­ro de ho­mi­ci­dios con res­pec­to a 2018, pe­ro a la vez pre­su­mían una ba­ja del 25 por cien­to en el ín­di­ce es­ta­tal de ro­bo en todas sus mo­da­li­da­des. En la re­gión de La La­gu­na, el de­cre­men­to fue mu­cho mayor: 55 por cien­to menos ro­bos. Sin em­bar­go, nin­gu­na es­ta­dís­ti­ca, por más po­si­ti­va que re­sul­te, di­fu­mi­na­rá el fan­tas­ma de la in­se­gu­ri­dad en una po­bla­ción que ve cómo his­to­rias de de­li­tos si­guen sien­do re­cu­rren­tes en sus círcu­los cer­ca­nos; un sólo he­cho vio­len­to pe­sa más en la con­cien­cia de un ciu­da­dano a la ho­ra de cons­truir per­cep­ción que cual­quier grá­fi­ca ofi­cial. En el ca­so de To­rreón, de los vi­deos y men­sa­jes que cir­cu­la­ron, na­die ha sa­bi­do ar­ti­cu­lar una na­rra­ti­va con­cre­ta.

El re­gi­dor Eduar­do Gon­zá­lez Ma­de­ro, pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del Ayun­ta­mien­to, ba­sa­do en una me­to­do­lo­gía que no ex­pli­có, cal­cu­ló que de to­dos los au­dios y vi­deos que se pro­pa­gan en re­des so­cia­les aler­tan­do so­bre si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas, sólo un 15 por cien­to son ve­rí­di­cos. In­clu­so se­ña­ló que uno de los vi­deos, don­de se ob­ser­va un gru­po de hom­bres ar­ma­dos abor­dan­do a otra per­so­na en el es­ta­cio­na­mien­to de una plaza co­mer­cial, no se tra­tó de un se­cues­tro ni de un ro­bo de vehícu­lo, sino de un ope­ra­ti­vo de de­ten­ción por par­te de ele­men­tos de la Fis­ca­lía de Coahui­la. Su ase­ve­ra­ción no se acla­ró por par­te de la cor­po­ra­ción es­ta­tal, pe­ro sí se re­ba­tió su cálcu­lo: el pre­si­den­te del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, Ser­gio Gar­cía Ló­pez, es­ti­mó que el por­cen­ta­je de ma­te­rial ve­rí­di­co no es del 15 por cien­to, sino por lo menos del 50 por cien­to y ex­hor­tó a las au­to­ri­da­des a ser más claras a la ho­ra de ex­pli­car la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca que pre­va­le­ce.

Es ver­dad que hay as­pec­tos de la ope­ra­ti­vi­dad po­li­cia­ca o del ac­tuar de las cor­po­ra­cio­nes de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia que no se de­ben so­cia­li­zar, so­bre todo cuan­do hay car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción abier­tas, pe­ro las au­to­ri­da­des sí tie­nen la obli­ga­ción de cla­ri­fi­car la si­tua­ción que pre­va­le­ce en un as­pec­to tan sen­si­ble co­mo la se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Las en­cues­tas na­cio­na­les de se­gu­ri­dad pú­bli­ca ur­ba­na, que pe­rió­di­ca­men­te pu­bli­ca el Ine­gi, han mos­tra­do que un 65.9 por cien­to de los ciu­da­da­nos se in­for­man so­bre he­chos vio­len­tos a tra­vés de Fa­ce­book, Twit­ter y What­sapp. Si bien hay mu­cha in­for­ma­ción fal­sa o des­con­tex­tua­li­za­da que se com­par­te de for­ma irres­pon­sa­ble, las au­to­ri­da­des tam­bién tie­nen el re­to de re­du­cir el ries­go de psi­co­sis al lle­nar opor­tu­na­men­te los hue­cos. Pe­ro a ve­ces su her­me­tis­mo, su in­do­len­cia, su nu­la ca­pa­ci­dad de au­to­crí­ti­ca o de plano su in­ca­pa­ci­dad, ma­xi­mi­zan los pro­ble­mas.

MA­NUEL SERRATO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.