Arran­can los de­mó­cra­tas en EU

Vanguardia - - OPINIÓN - @chuy­ra­mi­rezr

El pró­xi­mo 3 de no­viem­bre, Es­ta­dos Uni­dos ten­drá su elec­ción pre­si­den­cial y Do­nald Trump pa­re­ce in­ven­ci­ble. Aca­ba de sor­tear el jui­cio en el Se­na­do y a esa vic­to­ria se su­ma una eco­no­mía pu­jan­te. Sus ad­ver­sa­rios lo mi­ran con ra­bia, di­vi­di­dos y sin ati­nar un so­lo gol­pe. Por el con­tra­rio, sa­le más for­ta­le­ci­do des­pués de ca­da ata­que. Has­ta hoy no se ha ma­te­ria­li­za­do nin­guno de los va­ti­ci­nios apo­ca­líp­ti­cos anun­cia­dos pa­ra su go­bierno.

Así arran­ca el pro­ce­so pa­ra ele­gir al can­di­da­to de­mó­cra­ta que ha­brá de com­pe­tir con Trump, el pues­to de hom­bre más po­de­ro­so del mun­do. Em­pe­za­ron la ca­rre­ra más de 25 ti­ra­do­res, aho­ra que­dan 11 y pa­ra el 16 de ju­lio que­da­rá sólo uno. So­bra de­cir que to­da eli­mi­na­to­ria, de­bi­li­ta y di­vi­de.

¿Qué se­me­jan­zas tie­ne nues­tra ex­pe­rien­cia en Mé­xi­co? An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor apli­ca a sus ad­ver­sa­rios un cóc­tel de men­sa­jes abs­trac­tos y en oca­sio­nes sin sen­ti­do, com­bi­na­dos con otros que dis­traen. Con su pa­cien­cia tropical, con­tro­la el de­ba­te mien­tras sus ad­ver­sa­rios no ati­nan res­pues­ta al­gu­na que cai­ga bien en el áni­mo ciu­da­dano.

Trump es di­fe­ren­te, pe­ro consigue el mis­mo re­sul­ta­do. Trump es un ma­tón de ban­que­ta, un bully, el tí­pi­co ni­ño que abu­sa de los más dé­bi­les de su sa­lón de cla­ses. Apli­ca la bur­la, el des­con­tón, los apo­dos ma­lin­ten­cio­na­dos, el au­to­elo­gio y la va­na­glo­ria. Pa­re­ce que al elec­tor es­ta­dou­ni­den­se tam­bién le gus­ta es­tar con el ga­na­dor, con el más fuer­te.

La pre­gun­ta apli­ca tan­to pa­ra Mé­xi­co co­mo pa­ra Es­ta­dos Uni­dos: ¿Ha­brá qué pue­da arre­ba­tar­les el con­trol del mi­cró­fono? ¿Será po­si­ble que nos des­em­bru­je­mos? Va­le de­cir que en Es­ta­dos Uni­dos la ma­yo­ría de los me­dios son abier­ta­men­te An­ti Trump. No lo es­con­den. Basta sin­to­ni­zar CNN, NBC, Uni­vi­sion, CBS y ABC pa­ra en­con­trar, to­dos los días, horas y horas de ata­ques que pa­re­cen no ate­rri­zar en el sen­ti­mien­to del pú­bli­co.

La ba­ra­ja de con­ten­dien­tes por la can­di­da­tu­ra de­mó­cra­ta va desde Ber­nie San­ders has­ta el ex­vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den

o el mul­ti­mi­llo­na­rio Michael Bloom­berg,

pre­fe­ri­dos de la no­men­cla­tu­ra. En­tre esos ex­tre­mos es­tán la se­na­do­ra de iz­quier­da Eli­za­beth Wa­rren, más mo­de­ra­da que San­ders y a quien la no­men­cla­tu­ra pre­fe­ri­ría si Bi­den o Bloom­berg se caen. Sor­pren­dió tam­bién But­ti­gieg, el apa­ren­te “ga­na­dor” de la pri­ma­ria de Io­wa, la pri­me­ra. Su triun­fo en vo­tos fue muy es­tre­cho fren­te a San­ders, aun­que que­da­rán em­pa­ta­dos en nú­me­ro de de­le­ga­dos. Pe­ter But­ti­gieg

es al­cal­de del pe­que­ño pue­blo de South Bend, In­dia­na, re­co­no­ci­do por ser la se­de de la Uni­ver­si­dad de No­tre Da­me. Sin du­da, des­ta­ca por te­ner una bue­na ca­rre­ra mi­li­tar que le gana el res­pe­to y aplau­so de un pú­bli­co que mu­cho apre­cia a sus fuer­zas ar­ma­das y, por su his­tó­ri­ca par­ti­ci­pa­ción, se­ría el pri­mer con­ten­dien­te ho­mo­se­xual ca­sa­do con su pa­re­ja. Pa­ra un sec­tor importante del partido de­mó­cra­ta es­to es tan importante co­mo ha­ber pos­tu­la­do a la pri­me­ra mu­jer, ha­ber lle­va­do a la ofi­ci­na Oval al pri­mer afro­ame­ri­cano y más importante que im­pul­sar al pri­mer his­pano.

Lo que es­tá cla­ro es que el can­di­da­to a ven­cer en el ban­do de­mó­cra­ta si­gue sien­do el se­na­dor Ber­nie San­ders. Es un po­lí­ti­co de ca­rre­ra de 78 años y un in­far­to. Se con­vir­tió en un ído­lo de la ju­ven­tud pro­gre­sis­ta es­ta­dou­ni­den­se. De no ser el ele­gi­do, una par­te de sus se­gui­do­res pu­die­ra ter­mi­nar apo­yan­do a Trump, co­mo ya lo hi­cie­ron ha­ce cua­tro años. Así pa­re­ce su­ce­der con los ex­tre­mos, si no com­pi­ten se atraen. De ahí que re­sul­ta­ría más có­mo­do pa­ra la no­men­cla­tu­ra de­mó­cra­ta apo­yar a un ra­di­cal de iz­quier­da “a la grin­ga” que a Trump. Será cues­tión de ver por quién sien­te más ani­mad­ver­sión.

JE­SÚS RA­MÍ­REZ RANGEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.