La ri­fa fan­tas­ma

¿Es le­gal or­ga­ni­zar el sor­teo mi­llo­na­rio de un pre­mio que no se en­tre­ga­rá al ga­na­dor? ¿Pa­ra qué sir­ven las le­yes y los re­gla­men­tos en Mé­xi­co, si las au­to­ri­da­des mo­di­fi­can lo ne­ce­sa­rio pa­ra aco­mo­dar todo a su ne­ce­si­dad?

Vanguardia - - DOMINGO OPINION -

El­go­bier­no­de­la­cuar­ta­trans­for­ma­ción, o “4T”, que enar­bo­la co­mo su principal dis­tin­ti­vo de lu­cha po­lí­ti­ca el com­ba­te a la co­rrup­ción, pue­de pre­su­mir del cum­pli­mien­to de esa pro­me­sa por­que tuer­ce las le­yes a su gus­to.

El avión pre­si­den­cial -que no vue­la- es la más re­cien­te mues­tra de ese mo­do de ac­tuar que, a que­rer y no, obli­ga a pre­gun­tar a la ad­mi­nis­tra­ción­del­pre­si­den­tean­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor si su ac­tua­ción es le­gal.

Y es que pa­re­ce­ría que la lí­nea en­tre lo que se ape­ga al cum­pli­mien­to de la ley, y lo que no lo ha­ce, es tan te­nue que no de­ja cla­ro si de­be pre­miar­se el tra­ba­jo del Go­bierno Fe­de­ral o, por el con­tra­rio, de­be­ría cas­ti­gar­se.

Desde lue­go, la su­pues­ta ri­fa del avión pre­si­den­cial es la his­to­ria más re­cien­te de ya va­rias que han sur­gi­do en lo que va del se­xe­nio, y en las que, si no se cum­ple la ley, sim­ple­men­te se aco­mo­da a la vo­lun­tad de AMLO.

Sím­bo­lo del po­der y, su­pues­ta­men­te, de la irres­pon­sa­bi­li­dad de los an­te­ce­so­res de Ló­pez Obra­dor, el Boing 787-8 que se com­pró en 218 mi­llo­nes de dó­la­res an­tes del 2012, no pu­do ven­der­se en el año en que se ofer­tó.

Por eso, en el pri­mer círcu­lo del lo­pe­zo­bra­do­ris­mo sur­gió una idea que es tan ele­men­tal que de­bió pa­re­cer­le ge­nial a los miem­bros del equi­po de Go­bierno: Si no se pue­de ven­der, que se ri­fe.

Pe­ro en es­ta ocasión el chis­te no se cuen­ta so­lo. Por ley, la Lo­te­ría Na­cio­nal no po­dría sor­tear la ae­ro­na­ve por­que su ac­tua­ción se cir­cuns­cri­be a ri­fas de efec­ti­vo.

Pues eso no le qui­tó el sue­ño al Pre­si­den­te Ló­pez que fu­sio­nó a la Lo­te­ría con Pro­nós­ti­cos De­por­ti­vos. Fi­jó pa­ra el 15 de sep­tiem­bre pró­xi­mo la fe­cha del sor­teo pa­ra el que se emi­ti­rán seis mi­llo­nes de ca­chi­tos de 500 pe­sos.

Has­ta ahí pue­de pa­sar, pe­ro al afir­mar que el con­cur­so es pa­ra re­ga­lar el avión pre­si­den­cial se fal­ta a la ver­dad pues el ga­na­dor no se lle­va­rá la ae­ro­na­ve, sino 100 pre­mios de 20 mi­llo­nes de pe­sos.

Ahí sur­ge otra du­da: ¿es le­gal or­ga­ni­zar el sor­teo mi­llo­na­rio de un pre­mio que no se en­tre­ga­rá al ga­na­dor? De so­bra es­tá de­cir que la ocu­rren­cia ha da­do ma­te­rial de so­bra pa­ra me­mes en la red y las so­bre­me­sas en el País.

Mien­tras tan­to, en el mun­do real, los le­gis­la­do­res de Mo­re­na alis­tan re­for­mas al Có­di­go Pe­nal; se dis­cu­ten as­pec­tos im­por­tan­tes de la le­gis­la­ción la­bo­ral y las pen­sio­nes de mi­llo­nes de me­xi­ca­nos.

En ma­te­ria de sa­lud, es­ta­dos y Fe­de­ra­ción no aca­ban de de­fi­nir sus ru­tas de tra­ba­jo y mien­tras pa­cien­tes de todo el País su­fren ca­ren­cia de ma­te­ria­les y me­di­ca­men­tos, al­gu­nos pa­ra tra­ta­mien­tos con­tra el cán­cer.

Al nom­brar a Pa­co Ignacio II co­mo di­rec­tor del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca (FCE), cuan­do la ley lo im­pe­día, AMLO y sus hues­tes en el Con­gre­so de la Unión mo­di­fi­ca­ron la re­gla­men­ta­ción y asun­to arre­gla­do.

El ae­ro­puer­to de San­ta Lu­cía, la re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas, el Tren Ma­ya, las obras que se­rán el le­ga­do de su se­xe­nio, fue­ron ava­la­das cum­plien­do re­qui­si­tos de protección al me­dio am­bien­te sin con­si­de­rar crí­ti­cas.

Ha­brá que ver qué dis­trac­to­res y ocu­rren­cias más, na­cen en las con­fe­ren­cias de pren­sa mañaneras lue­go que se ri­fe el avión fan­tas­ma. A Ló­pez Obra­dor aún le que­da un lus­tro con do­mi­ci­lio en Pa­la­cio Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.