Ce­bo­lli­tas bo­ta­ne­ras

Per­dió los su­yos en com­ba­te el sol­da­do Ahuir, y el mé­di­co del hos­pi­tal de san­gre le pu­so en su lu­gar, a ma­ne­ra de pró­te­sis o im­plan­te, lo úni­co que tu­vo a mano

Vanguardia - - DOMINGO OPINION - CATÓN

Tes­tícu­los se nom­bran, pe­ro pue­den ser lla­ma­dos tam­bién tes­tes, dí­di­mos o com­pa­ño­nes. Per­dió los su­yos en com­ba­te el sol­da­do Ahuir, y el mé­di­co del hos­pi­tal de san­gre le pu­so en su lu­gar, a ma­ne­ra de pró­te­sis o im­plan­te, lo úni­co que tu­vo a mano: un par de ce­bo­lli­tas bo­ta­ne­ras, co­no­ci­das igual­men­te co­mo de Cam­bray. Pa­sa­do el tiem­po Ahuir vi­si­tó al fa­cul­ta­ti­vo y le pi­dió que le di­je­ra por fa­vor qué es lo que le ha­bía pues­to en vez de lo per­di­do. El doctor le di­jo la ver­dad: “Te pu­se un par de ce­bo­lli­tas bo­ta­ne­ras, co­no­ci­das igual­men­te co­mo de Cam­bray”. Pro­fi­rió el ex­mí­li­te una fra­se sa­ca­da de las co­me­dias es­pa­ño­las: “¡Aho­ra lo com­pren­do todo!”. Pre­gun­tó el ga­leno: “¿Qué es lo que com­pren­des?”. Res­pon­dió Ahuir. “Por qué mi mu­jer llo­ra ca­da vez que le pi­do se­xo oral”… Co­no­ce­mos muy bien a don Chin­gue­tas: es un ma­ri­do cas­qui­vano. Cier­to día do­ña Ma­ca­lo­ta, su es­po­sa, le mos­tró con or­gu­llo a su ve­ci­na un anillo de bri­llan­tes que don Chin­gue­tas le aca­ba­ba de ob­se­quiar. Le di­jo: “Me lo re­ga­ló por ha­cer el amor”. “¿Por ha­cer el amor con­ti­go?” –le pre­gun­tó la ve­ci­na con ad­mi­ra­ción y en­vi­dia, pues en to­dos los años que lle­va­ba de ha­cer el amor con su ma­ri­do és­te no le ha­bía re­ga­la­do ni una des­gra­cia­da cha­ra­mus­ca–. “No –acla­ró do­ña Ma­ca­lo­ta–. Me lo re­ga­ló por­que lo pes­qué ha­cien­do el amor con su se­cre­ta­ria”. (No­ta: no hay ma­ri­do más com­pla­cien­te que uno con se­gun­do fren­te)… Lord Fee­ble­dick re­gre­só a su fin­ca ru­ral des­pués de la ca­ce­ría de la zo­rra. Ve­nía mohíno y des­tem­pla­do: su pe­rro Jer­ko, en vez de ir tras la zo­rra, co­rrió tras una pe­rri­lla cam­pe­si­na en ce­lo, co­sa que le­van­tó la ri­sa de los par­ti­ci­pan­tes en la ca­ce­ría. El en­fa­da­do lord se di­ri­gió a su es­tu­dio a fin de di­luir su enojo en un whisky con agua, pe­ro al pa­sar por la al­co­ba con­yu­gal oyó cier­tos so­ni­dos di­fí­ci­les de ex­pre­sar grá­fi­ca­men­te, pe­ro que más o menos se es­cu­cha­ban así: “Arrgh, orrgh, ffzzz, aaay, urrffff”. Abrió la puer­ta, y lo que vio lo hi­zo ol­vi­dar el ri­dícu­lo del pe­rro. He aquí que su es­po­sa, lady Loo­se­bloo­mers, es­ta­ba en la ca­ma con Wellh Ung, el pe­li­rro­jo mancebo en­car­ga­do de la cría de los fai­sa­nes, ha­cien­do lo que en ale­mán se nom­bra “fic­ken”, o sea co­pu­lar, vo­ca­blo del que qui­zá pro­vie­ne el “fuck” tan usa­do por los ame­ri­ca­nos. Lleno de ira­cun­dia lord Fee­ble­dick le en­ros­tró a su mu­jer pa­la­bras que de se­gu­ro la rei­na Vic­to­ria ha­bría des­apro­ba­do. En­tre otras co­sas le di­jo har­lot, cy­prian, bawd, street­wal­ker y tart. Se pu­so en pie lady Loo­se­bloo­mers so­bre el le­cho, en­re­da­da en la sá­ba­na, con lo cual co­bró un as­pec­to es­ta­tua­rio co­mo el de Mar­ga­ret Dumont cuan­do su­fría las arre­me­ti­das ver­ba­les de Grou­cho Marx. “No me re­ba­ja­ré –le di­jo muy dig­na a Fee­ble­dick– dis­cu­tien­do con­ti­go de­lan­te de la ser­vi­dum­bre”. Eso hay que de­cir en abono de lady Loo­se­bloo­mers: a pe­sar de las pré­di­cas di­sol­ven­tes de Mis­ter Shaw nun­ca ol­vi­da que to­da­vía hay cla­ses so­cia­les… El lí­der sin­di­cal les di­jo a sus re­pre­sen­ta­dos: “A par­tir de hoy vamos a tra­ba­jar so­la­men­te un día a la se­ma­na: los miér­co­les”. De la asam­blea se le­van­tó una ai­ra­da pro­tes­ta: “¿To­dos los miér­co­les?”… Do­ña Pa­si­ta se preo­cu­pó al oír que los re­cién ca­sa­dos que ocu­pa­ban el de­par­ta­men­to de al la­do dis­cu­tían ai­ra­da­men­te. Ella gri­ta­ba: “¡Con eme!”. Gri­ta­ba él: “Con ge”. A ca­da mo­men­to los gri­tos se oían más fuer­tes. Ella: “¡Te di­go que con eme!”. Y él: “¡No! ¡Con ge!”. In­quie­ta, la bue­na se­ño­ra lla­mó a la puer­ta de los tór­to­los. Abrie­ron ellos y les pre­gun­tó do­ña Pa­si­ta: “¿Qué su­ce­de, mu­cha­chos? ¿Por qué pe­lean así?”. El re­cién ca­sa­do se ade­lan­tó a con­tes­tar: “Aca­bo de re­gre­sar de un via­je que du­ró 10 días y ella pri­me­ro quiere co­mer”… FIN.

ESMIRNA BA­RRE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.