Ri­fa de un avión sin avión: ¿ge­nia­li­dad o to­ma­du­ra de pelo?

La ma­ne­ra en que se ins­tru­men­tó el asun­to del sor­teo re­sul­tó desas­tro­sa por la im­pro­vi­sa­ción y la pre­ci­pi­ta­ción

Vanguardia - - DOMINGO OPINION - JOR­GE ZE­PE­DA PAT­TER­SON @jor­ge­ze­pe­dap www.jor­ge­ze­pe­da.net

De que es su­rrea­lis­ta, lo es. Ló­pez Obra­dor in­for­mó el pa­sa­do vier­nes que en la ri­fa del avión pre­si­den­cial el pre­mio no será un avión, a pe­sar de que el bo­le­to que se ha­bía pre­sen­ta­do días an­tes re­za­ba “pre­mio mayor, avión pre­si­den­cial” y la ima­gen de la ae­ro­na­ve de Pe­ña Nie­to ape­nas ca­bía en el cachito de lo­te­ría di­se­ña­do. Los 100 ga­na­do­res ob­ten­drán 20 mi­llo­nes de pe­sos ca­da uno, que sal­drán del fon­do que exis­te en el Ins­ti­tu­to pa­ra De­vol­ver al Pue­blo lo Ro­ba­do (In­dep). ¿El di­ne­ro re­cau­da­do ser­vi­rá pa­ra pa­gar el avión? Se pre­gun­ta­rá us­ted. No, será uti­li­za­do pa­ra equi­par a hos­pi­ta­les y clí­ni­cas del In­sa­bi. ¿Y en­ton­ces que tie­ne que ver todo es­to con el avión? Na­da, des­pués del sor­teo el avión se­gui­rá a la ven­ta, es­pe­ran­do la lle­ga­da de al­gún com­pra­dor.

¿Y pa­ra qué se­guir­le lla­man­do “ri­fa del avión”? En teo­ría, de lo re­cau­da­do se to­ma­rán 200 mi­llo­nes de pe­sos por año que exi­ge el man­te­ni­mien­to del avión, aun­que tam­bién se di­jo que las ren­tas ya com­pro­me­ti­das son de 200 mi­llo­nes con lo cual se pa­ga­ría el man­te­ni­mien­to.

En la prác­ti­ca no hay ra­zón pa­ra ha­cer un sor­teo con el pre­tex­to del avión, sal­vo in­ten­tar res­ca­tar al Pre­si­den­te del ato­lla­de­ro en que se ha­bía me­ti­do al ha­blar de un sor­teo del in­có­mo­do avión que no se ha­bía po­di­do ven­der co­mo se pro­me­tió en cam­pa­ña. La ima­gen del bo­le­to pre­sen­ta­do el vier­nes ya ha­bía cam­bia­do, pe­ro la foto se­guía sien­do la mis­ma, sal­vo que aho­ra afir­ma­ba “equi­va­len­te al va­lor del avión pre­si­den­cial”. El re­me­dio ha sa­li­do peor que la en­fer­me­dad. Es loa­ble el pro­pó­si­to pre­si­den­cial: des­ha­cer­se de una ae­ro­na­ve ab­sur­da y fa­raó­ni­ca, sím­bo­lo de la co­rrup­ción y el dis­pen­dio. Pe­ro la ma­ne­ra en que se ins­tru­men­tó el asun­to del sor­teo re­sul­tó desas­tro­sa por la im­pro­vi­sa­ción y la pre­ci­pi­ta­ción. Pa­re­ce­ría que los de­seos del Pre­si­den­te co­rrie­ron más de­pri­sa que el mar­gen de lo po­si­ble o la ca­pa­ci­dad de sus co­la­bo­ra­do­res.

Bueno, al menos la ri­fa ha­brá si­do un buen pre­tex­to pa­ra do­tar de equi­pos mé­di­cos a los hos­pi­ta­les pú­bli­cos, di­rá us­ted. Tam­po­co, el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co del sor­teo será irre­le­van­te por don­de se le mi­re. Un sim­ple ejer­ci­cio de su­mas y res­tas lo de­mues­tra. De he­cho, de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria lo hi­zo el pro­pio Jor­ge Mendoza, di­rec­tor de Ba­no­bras, cuan­do los re­por­te­ros le pi­die­ron de­ta­lles: si lle­ga­se a te­ner éxi­to to­tal la ven­ta de 6 mi­llo­nes de bo­le­tos se re­cau­da­rían 3 mil mi­llo­nes de pe­sos, a los que ha­bría que des­con­tar 130 mi­llo­nes de gas­tos, otros gas­tos no pre­ci­sa­dos (su­pon­go que se re­fe­ría a co­mi­sio­nes de ven­de­do­res de lo­te­ría) y el pa­go de im­pues­tos pa­ra que los ga­na­do­res se lle­ven los 20 mi­llo­nes de pe­sos li­bres, al­go que AMLO ha­bía ofre­ci­do. Mendoza di­jo que exis­ten tres ti­pos de im­pues­tos, en­tre ellos el ISR que los or­ga­ni­za­do­res ten­drían que en­te­rar (al pa­re­cer 1 por cien­to) y el 6 por cien­to de un im­pues­to en la Ciu­dad de Mé­xi­co, lo cual sig­ni­fi­ca­ría en to­tal otros 140 mi­llo­nes. Pe­ro a eso ha­bría que aña­dir 30 por cien­to con­tra las uti­li­da­des del sor­teo, que Mendoza se­ña­ló, pe­ro no cal­cu­ló: as­cen­de­rían en li­bros a cerca de 2 mil 500 mi­llo­nes, es de­cir po­co más de 700 mi­llo­nes de pe­sos de im­pues­tos. Pe­ro eso no lo di­jo. De sus pa­la­bras se des­pren­de que la re­cau­da­ción li­bre de gas­tos ape­nas lle­ga­ría a los 2 mil mi­llo­nes de pe­sos (a menos que ne­go­cien el te­ma de im­pues­tos, co­sa que in­ten­ta­rían, afir­mó), pe­ro él se las arre­gló pa­ra de­cir que se en­tre­ga­rían 2 mil 400 mi­llo­nes a hos­pi­ta­les y que­da­rían 200 mi­llo­nes pa­ra al­gu­na contingenc­ia. Del avión pre­si­den­cial, nin­gu­na pa­la­bra.

2 mil 400 mi­llo­nes pa­ra equi­po mé­di­co no es­tá mal, in­clu­so si re­sul­ta mu­cho menos, ¿no? En efecto, pe­ro pa­ra eso no te­nía­mos que ha­cer una ri­fa. 2 mil mi­llo­nes es­tán sa­lien­do del Ins­ti­tu­to pa­ra De­vol­ver­le al Pue­blo lo Ro­ba­do; nos ha­bría­mos aho­rra­dos todo el tin­gla­do si en lu­gar de pa­gar a los pre­mia­dos ese di­ne­ro se hu­bie­ra des­ti­na­do a la com­pra de ma­te­rial mé­di­co. ¿Y los 400 adi­cio­na­les? Pri­me­ro, es­tá por ver­se si van a sa­lir de los sal­dos de la ri­fa y, se­gun­do, in­clu­so si se consigue el mi­la­gro, ha­bría que pre­gun­tar­se si todo es­to jus­ti­fi­có el cos­to po­lí­ti­co y el es­fuer­zo.

Se es­ta­ble­ció esa ci­fra (2 mil 400 mi­llo­nes, de los cua­les en reali­dad 2 mil es­tán sa­lien­do del In­dep) no por­que ha­ya po­si­bi­li­da­des de lle­gar a ella con la ri­fa sino por­que ese es el va­lor de mer­ca­do del avión pre­si­den­cial; eso per­mi­te sos­te­ner el es­pe­jis­mo de que el sor­teo equi­va­le a tro­car una ae­ro­na­ve sa­ta­ni­za­da por equi­pos mé­di­cos tan ne­ce­si­ta­dos. Pe­ro en reali­dad se es­tán sa­can­do los re­cur­sos de otro la­do.

Jus­ta­men­te es tan en­de­ble la ope­ra­ción eco­nó­mi­ca que se tu­vo que re­cu­rrir a otros fon­dos pa­ra lle­gar a una bol­sa de 5 mil mi­llo­nes (2 mil del In­dep y 3 mil del sor­teo, en teo­ría) y po­der ase­gu­rar la com­pra de 2 mil 400 en bie­nes des­ti­na­dos a la sa­lud pú­bli­ca. Al­go que se pu­do ha­ber he­cho por otras vías mu­cho más efi­cien­tes. El Pre­si­den­te ha di­cho que se ne­ce­si­tan 13 mil mi­llo­nes pa­ra equi­par ins­ta­la­cio­nes mé­di­cas. Los 400 mi­llo­nes que se van a ob­te­ner si todo es­to tie­ne éxi­to (in­sis­to, los otros 2 mil pro­ce­den del In­dep), al­go du­do­so si con­si­de­ra­mos las cuentas alegres que se es­tán rea­li­zan­do, ha­brán si­do una go­ta com­pa­ra­dos con la in­ver­sión de tiem­po y re­cur­sos.

Lo cual nos lle­va a la pre­gun­ta ini­cial. ¿Nos me­ti­mos en es­te be­ren­je­nal por la co­bar­día o in­efi­cien­cia de al­gún co­la­bo­ra­dor, in­ca­paz de sen­tar­se con el Pre­si­den­te y ha­cer­le ver la im­po­si­bi­li­dad de la ri­fa de un avión an­tes de que él mis­mo se en­re­da­ra con sus pa­la­bras y sus bue­nas in­ten­cio­nes? ¿O se tra­ta de una es­tra­ta­ge­ma brillante pa­ra que la con­ver­sa­ción pú­bli­ca se ob­se­sio­ne con el te­ma mien­tras su go­bierno afron­ta pro­ble­mas más ur­gen­tes?

Al Pre­si­den­te le ur­ge ga­nar tiem­po pa­ra que sus po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y ac­ti­va­ción de la eco­no­mía co­mien­cen a dar re­sul­ta­do an­tes de que se frus­tren las expectativ­as. Mien­tras nos pre­gun­te­mos qué ha­ría­mos con 20 mi­llo­nes y los me­mes se ocu­pen del avión, la 4T consolida su Guar­dia Na­cio­nal, avan­za el pro­yec­to In­te­ro­ceá­ni­co en el Ist­mo y cons­tru­ye el Tren Ma­ya, ae­ro­puer­to y re­fi­na­ría, en­tre otros. ¿Ge­nia­li­dad o to­ma­du­ra de pelo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.