El fu­tu­ro de la AIDH

Vanguardia - - PÁGINA SIETE - IRENE SPIGNO

Ha­ce unos días, con la pre­sen­cia del rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Coahui­la, el Ing. Sal­va­dor Hernández Vélez, inau­gu­ra­mos los fes­te­jos del quin­to aniver­sa­rio de la Aca­de­mia In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos.

Du­ran­te es­te año, la Aca­de­mia IDH es­ta­rá tra­ba­jan­do en di­fe­ren­tes ini­cia­ti­vas de ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca co­mo el Ob­ser­va­to­rio In­ter­na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos y la Se­gun­da Com­pe­ten­cia In­te­ra­me­ri­ca­na de De­ba­te so­bre De­re­chos Hu­ma­nos. Así mis­mo, se desa­rro­lla­rán va­rias ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das a la so­cie­dad ci­vil en ge­ne­ral, así co­mo a per­so­nas que desde lo aca­dé­mi­co, ar­tís­ti­co, cul­tu­ral, so­cial y/o po­lí­ti­co se han des­ta­ca­do por su tra­ba­jo en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, me­dian­te la en­tre­ga del Pre­mio In­te­ra­me­ri­cano de De­re­chos Hu­ma­nos y del pre­mio “Ar­te DDHH”, en­tre otros.

Que­ri­do lec­tor, en estas pá­gi­nas no voy a mi­rar atrás, y no se­ré yo la que con­ta­rá la his­to­ria de es­tos pri­me­ros cinco años. El pa­sa­do será cap­tu­ra­do en las ho­jas del li­bro “Me­mo­rias de la Aca­de­mia IDH 2015-2020” que será pu­bli­ca­do a fi­na­les de año y pre­sen­ta­do en la ce­re­mo­nia de cie­rre de los fes­te­jos.

Yo quie­ro mi­rar ha­cia de­lan­te y quie­ro con­tar­les cuál es mi vi­sión y cuál será el ca­mino que em­pren­de­rá la Aca­de­mia IDH en los pró­xi­mos cinco años.

En pri­mer lu­gar, nues­tros es­fuer­zos se­rán di­ri­gi­dos a la for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos de los jó­ve­nes coahui­len­ses y me­xi­ca­nos, me­dian­te el for­ta­le­ci­mien­to de nues­tro Cen­tro de Edu­ca­ción pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos (CEDU) y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de nues­tra ins­ti­tu­ción. Los jó­ve­nes son la gran apues­ta pa­ra el fu­tu­ro de nues­tro es­ta­do y nues­tro País, pa­ra que con su tra­ba­jo y ex­per­ti­se pue­dan con­tri­buir al desa­rro­llo de aque­lla so­cie­dad más igua­li­ta­ria y fra­ter­na que tan­to ne­ce­si­ta­mos.

En se­gun­do lu­gar, nues­tro com­pro­mi­so es ha­cia el for­ta­le­ci­mien­to del acom­pa­ña­mien­to a las víc­ti­mas y a los gru­pos más vul­ne­ra­bles: estas tie­nen el com­pro­mi­so de la Aca­de­mia de que to­dos nues­tros es­fuer­zos aca­dé­mi­cos es­tán di­ri­gi­dos a que las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes pro­te­jan y ga­ran­ti­cen sus de­re­chos. Sólo les pi­do que nos per­mi­tan se­guir acom­pa­ñán­do­las en su lu­cha, por­que ellas son las que nos dan la fuer­za y ra­zón de ser a nues­tro queha­cer aca­dé­mi­co.

En ter­cer lu­gar, nos con­cen­tra­re­mos pa­ra ob­te­ner más tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción de al­ta ca­li­dad aca­dé­mi­ca, gra­cias a la co­la­bo­ra­ción con ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les co­mo la Co­mi­sión y Corte In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, y di­ver­sas uni­ver­si­da­des lo­ca­les, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

Fi­nal­men­te, en los pró­xi­mos años, la Aca­de­mia IDH ya ten­drá su edi­fi­cio pro­pio que se cons­trui­rá con el apo­yo de nues­tro Rec­tor y del go­ber­na­dor Mi­guel Án­gel Ri­quel­me So­lís. Aquí con­ta­re­mos con la Bi­blio­te­ca IDH, cu­ya aspiración es con­ver­tir­se en el acer­vo bi­blio­grá­fi­co más es­pe­cia­li­za­do en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos de la re­gión. Asi­mis­mo, con­ta­re­mos con el Mu­seo IDH, don­de gra­cias a la obra de di­fe­ren­tes ar­tis­tas re­co­ge­re­mos di­ver­sas obras re­le­van­tes en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos pa­ra que se sen­si­bi­li­ce la so­cie­dad ha­cia una te­má­ti­ca que nos con­cier­ne a to­dos y todas.

Todo es­to no ha­bría si­do po­si­ble sin la co­la­bo­ra­ción y el apo­yo de mu­chos [email protected] y [email protected] En pri­mer lu­gar, el Rec­tor y todo su equi­po de tra­ba­jo así co­mo di­fe­ren­tes es­cue­las y fa­cul­ta­des de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Coahui­la, con las que com­par­ti­mos el com­pro­mi­so y el ob­je­ti­vo pa­ra for­ta­le­cer la edu­ca­ción su­pe­rior en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos.

Tam­bién quie­ro agra­de­cer el go­bierno lo­cal y fe­de­ral, su co­la­bo­ra­ción y alian­za han si­do siem­pre fun­da­men­ta­les pa­ra co­la­bo­rar en la agen­da de la Aca­de­mia IDH en la erra­di­ca­ción de las vio­la­cio­nes es­truc­tú­ra­les a los de­re­chos hu­ma­nos en nues­tro País y pa­ra la cons­truc­ción de una so­cie­dad li­bre, igua­li­ta­ria y fra­ter­na. Tam­bién quie­ro agra­de­cer al fun­da­dor de la Aca­de­mia IDH, el ma­gis­tra­do Luis Efrén Ríos Ve­ga, por ha­ber com­par­ti­do su sue­ño morado con no­so­tros.

Fi­nal­men­te quie­ro ex­pre­sar mi más sin­ce­ro agra­de­ci­mien­to a todo el equi­po morado. Mu­chas gra­cias por su tra­ba­jo, mu­chas ve­ces fue­ra de su ho­ra­rio; por su leal­tad, com­pro­mi­so y gran sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad.

Y co­mo di­jo Isaac New­ton: “Si he vis­to más le­jos es por­que es­toy sen­ta­do so­bre los hom­bros de gi­gan­tes”. Y us­te­des, equi­po morado, son esos gi­gan­tes…

¡Lar­ga vi­da a la Aca­de­mia IDH!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.