Co­mi­sión pa­ra el blin­da­je elec­to­ral

Vanguardia - - PÁGINA SIETE - JUAN AN­TO­NIO GAR­CÍA VI­LLA @ja­gar­cia­vi­lla

Aun­que no pa­rez­ca, al menos has­ta aho­ra, es­tá en cur­so en Coahui­la un pro­ce­so elec­to­ral. És­te dio ini­cio el pa­sa­do 1 de enero y cul­mi­na­rá con las elec­cio­nes del do­min­go 7 de ju­nio, que se­rán sólo pa­ra re­no­var el Con­gre­so lo­cal. Se ele­gi­rán 25 dipu­tados: 16 uni­no­mi­na­les y nue­ve de re­pre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal.

En una de sus se­sio­nes del pa­sa­do mes de enero, la Dipu­tación Per­ma­nen­te, ór­gano le­gis­la­ti­vo que fun­cio­na du­ran­te los re­ce­sos del Con­gre­so, los dipu­tados del PRI pro­pu­sie­ron –y fue apro­ba­da– la crea­ción de una “Co­mi­sión In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal pa­ra el blin­da­je del pro­ce­so elec­to­ral 2020”.

Di­cha Co­mi­sión, en­tre otros, tie­ne co­mo principal “ob­je­ti­vo vi­gi­lar que los re­cur­sos pú­bli­cos des­ti­na­dos a pro­gra­mas so­cia­les no sean uti­li­za­dos en be­ne­fi­cio de nin­gún can­di­da­to”.

La­men­ta­ble­men­te, en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les me­xi­ca­nas se ha es­ta­ble­ci­do y aun arrai­ga­do la de­lez­na­ble prác­ti­ca del clien­te­lis­mo po­lí­ti­co, im­plan­ta­da y alen­ta­da desde siem­pre por el priis­mo. Con­sis­te és­ta en con­di­cio­nar los pro­gra­mas so­cia­les a cam­bio del vo­to de los be­ne­fi­cia­rios de di­chos pro­gra­mas. En oca­sio­nes ni si­quie­ra se tra­ta de pro­gra­mas for­ma­les de go­bierno, sino del sim­ple re­par­to de dá­di­vas por per­so­ne­ros par­ti­dis­tas, no por fun­cio­na­rios pú­bli­cos, pe­ro evi­den­te­men­te dá­di­vas que se pa­gan con re­cur­sos pú­bli­cos.

La Ley Ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes y Pro­ce­di­mien­tos Elec­to­ra­les, apli­ca­ble en la es­fe­ra es­ta­tal, con­si­de­ra co­mo in­frac­ción su­je­ta a san­ción, se­gún se lee en el ar­tícu­lo 449 in­ci­so “e”, “la uti­li­za­ción de pro­gra­mas so­cia­les y de sus re­cur­sos, del ám­bi­to fe­de­ral, es­ta­tal, mu­ni­ci­pal o del Dis­tri­to Fe­de­ral (sic), con la fi­na­li­dad de in­du­cir o coac­cio­nar a los ciu­da­da­nos pa­ra vo­tar a fa­vor o en con­tra (sic) de cual­quier partido po­lí­ti­co o can­di­da­to”.

La Co­mi­sión pa­ra el blin­da­je elec­to­ral que­dó ins­ta­la­da el pa­sa­do 29 de enero. La in­te­gran 10 miem­bros. Cinco del Po­der Eje­cu­ti­vo y cinco del Le­gis­la­ti­vo. Por el Eje­cu­ti­vo for­man par­te de ella los se­cre­ta­rios de Fis­ca­li­za­ción y Ren­di­ción de Cuentas, de Fi­nan­zas, de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, de Desa­rro­llo Ru­ral, y de In­clu­sión y Desa­rro­llo So­cial. Ex­tra­ña­men­te no que­dó in­clui­do el se­cre­ta­rio de Go­bierno. Yo soy uno de los cinco dipu­tados que par­ti­ci­pan en esa Co­mi­sión por el Po­der Le­gis­la­ti­vo.

Co­mo la hu­mi­llan­te prác­ti­ca del clien­te­lis­mo elec­to­ral, aten­ta­to­ria de la dig­ni­dad y de los de­re­chos hu­ma­nos, cuan­do se de­tec­ta no es fácil de pro­bar por­que en es­tos ca­sos ni los vi­deos ha­cen prueba ple­na, menos aún los au­dios o las fo­to­gra­fías, no que­da más re­me­dio que re­que­rir los ser­vi­cios de los no­ta­rios pú­bli­cos. Así lo plan­teé en la se­sión de ins­ta­la­ción de la Co­mi­sión y an­te la Dipu­tación Per­ma­nen­te a tra­vés de una pro­pues­ta de pun­to de acuer­do.

El Có­di­go Elec­to­ral pa­ra el Es­ta­do de Coahui­la es­ta­ble­ce en su ar­tícu­lo 242 que los no­ta­rios pú­bli­cos es­tán obli­ga­dos a man­te­ner abier­tas sus ofi­ci­nas el día de las elec­cio­nes, en que “de­be­rán aten­der las so­li­ci­tu­des que les ha­gan los fun­cio­na­rios de ca­si­lla, los ciu­da­da­nos y los re­pre­sen­tan­tes de par­ti­dos po­lí­ti­cos y de can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes, pa­ra dar fe de he­chos o cer­ti­fi­car do­cu­men­tos con­cer­nien­tes a la elec­ción”, ser­vi­cios que, por cier­to dis­po­ne el mis­mo pre­cep­to, se­rán pro­por­cio­na­dos de ma­ne­ra gra­tui­ta por los no­ta­rios. Pe­ro na­da di­ce el Có­di­go res­pec­to del res­to del pro­ce­so elec­to­ral.

Sal­vo el día de la jor­na­da elec­to­ral, el res­to del pro­ce­so se su­po­ne que se ri­ge por las dis­po­si­cio­nes de la Ley del No­ta­ria­do pa­ra el es­ta­do de Coahui­la. La cual tie­ne nu­me­ro­sas li­mi­ta­cio­nes: ofi­ci­nas abier­tas sólo ocho horas dia­rias y sólo en días há­bi­les (art. 68), co­bran ho­no­ra­rios (art. 161) que se in­cre­men­ta­rán cuan­do sus ser­vi­cios los pres­ten fue­ra de sus ofi­ci­nas y se­gún dis­tan­cia (arts. 171 y 182), amén de que los aran­ce­les pre­vis­tos por la ley han de ser au­men­ta­dos se­gún años trans­cu­rri­dos (art. 187), etc.

En ra­zón de lo an­te­rior, me per­mi­tí pro­po­ner que la Se­cre­ta­ría de Go­bierno, de la que de­pen­de la Di­rec­ción de No­ta­rías, con­vo­que al gre­mio de no­ta­rios pú­bli­cos del es­ta­do a par­ti­ci­par en la pres­ta­ción de ser­vi­cios de fe pú­bli­ca, en un pro­gra­ma que por dis­tri­to elec­to­ral se for­mu­le en coor­di­na­ción con las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les y la par­ti­ci­pa­ción a la Co­mi­sión In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal de blin­da­je du­ran­te el ac­tual pro­ce­so elec­to­ral, en tér­mi­nos si­mi­la­res al ar­tícu­lo 242 del Có­di­go Elec­to­ral Es­ta­tal, a fin de aten­der los re­que­ri­mien­tos que se pre­sen­ten pa­ra dar fe de he­chos con­sis­ten­tes en la uti­li­za­ción de re­cur­sos pú­bli­cos en be­ne­fi­cio de al­gún partido o can­di­da­to.

Es cier­to que el plan­tea­mien­to im­pli­ca la rea­li­za­ción de una ta­rea pa­ra los no­ta­rios pú­bli­cos, oja­lá com­pren­dan que se tra­ta de una la­bor cí­vi­ca y de ser­vi­cio so­cial pa­ra des­te­rrar vie­jas y no­ci­vas prác­ti­cas po­lí­ti­cas. Oja­lá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.