Pro­me­sas, ju­ra­men­tos y per­ju­rios

¿Pa­ra qué ha­cer el pa­ri­pé, pa­ra qué ha­cer el idio­ta y po­ner­se una cor­ba­ta, si todo es­tá va­cío de con­te­ni­do y no cuen­ta?

Vanguardia - - PÁGINA SIETE - JA­VIER MA­RÍAS EL PAIS, SL. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos

A raíz de la ri­dí­cu­la to­ma de po­se­sión de nues­tros dipu­tados tras las pe­núl­ti­mas elec­cio­nes, es­cri­bí una co­lum­na ti­tu­la­da “Con­gre­so o guar­de­ría”, creo. El pue­ril es­pec­tácu­lo vol­vió a dar­se tras las úl­ti­mas, qui­zá au­men­ta­do y con la mis­ma pa­si­vi­dad cóm­pli­ce de la Pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ba­tet, de la que so­lía te­ner bue­na idea (me te­mo que ór­de­nes son ór­de­nes, y eso ri­ge por igual en to­dos nues­tros pu­ni­ti­vos par­ti­dos). Ha­ce me­ses se­ña­lé que al­gu­nos ju­ra­men­tos o pro­me­sas re­ba­sa­ban la idio­tez pa­ra en­trar de lleno en la con­tra­dic­ción, por lo que a mi pa­re­cer de­be­rían ha­ber si­do in­va­li­da­dos. Una co­sa es pro­me­ter o ju­rar “por im­pe­ra­ti­vo le­gal”, la co­le­ti­lla que abrió la ca­ja de los ca­pri­chos y las cur­si­la­das, y otra “por el 1 de oc­tu­bre y has­ta la crea­ción de la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na”, su­ce­sos que con­tra­vie­nen las le­yes y que jus­ta­men­te in­ten­tan o han in­ten­ta­do aca­bar con la Cons­ti­tu­ción, el Es­ta­do de las Au­to­no­mías y la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria vi­gen­tes. No es po­si­ble ju­rar o pro­me­ter fi­de­li­dad a al­go y a su con­tra­rio, y en­ci­ma en la mis­ma fra­se. En am­bas to­mas de po­se­sión se die­ron por bue­nas todas las ex­tra­va­gan­cias e in­con­gruen­cias: “Bah, pe­li­llos a la mar”, se­ría la ex­pre­sión co­lo­quial con la que se des­pa­chó el asun­to. O bien con es­ta otra, tan ran­cia­men­te es­pa­ño­la: “To­tal, qué más da”.

A con­ti­nua­ción de la con­sen­ti­da far­sa en el Con­gre­so, vino otra “ju­ra”, la de los miem­bros del nue­vo Con­se­jo de Mi­nis­tros. De és­tos, hu­bo dos que se re­fi­rie­ron al “Con­se­jo de Mi­nis­tras ”, or­ga­nis­mo que no exis­te, por lo que, se­gún ju­ris­tas de pres­ti­gio, la pro­me­sa po­dría ser nu­la. Pe­ro, por su­pues­to, na­die va a im­pug­nar­la en un país en el que las pa­la­bras se han va­cia­do de sig­ni­fi­ca­do o se han re­tor­ci­do, y en el que da lo mis­mo cuá­les se em­pleen, cuá­les se cum­plan y a cuá­les se fal­te. Aho­ra bien, a los po­quí­si­mos días de es­ta va­cua ce­re­mo­nia mi­nis­te­rial, al fla­man­te ti­tu­lar de Con­su­mo, Al­ber­to Gar­zón, se le pre­gun­tó en una entrevista (ci­to de me­mo­ria): “Pro­me­tió leal­tad al Rey, o a la Co­ro­na, o de­fen­der­los. Us­ted siem­pre ha lla­ma­do al Rey ‘Ciu­da­dano Fe­li­pe de Bor­bón’. ¿De­ja­rá, pues, de ha­cer­lo?” A lo que el ciu­da­dano Gar­zón, ya Mi­nis­tro del Reino, con­tes­tó con va­ni­dad y desaho­go, en par­te pa­ra con­ten­tar a su pa­rro­quia: “No, se­gui­ré re­fi­rién­do­me a él así, y es­for­zán­do­me por erra­di­car la Mo­nar­quía, por mé­to­dos le­ga­les”. Gar­zón es muy li­bre de an­te­po­ner sus con­vic­cio­nes y el ha­la­go a sus fie­les a to­da otra con­si­de­ra­ción, pe­ro en­ton­ces de­be­ría ha­ber re­cha­za­do el car­go, ha­ber­se ne­ga­do a pro­me­ter na­da y ha­ber­se que­da­do en su es­ca­ño de dipu­tado. Por­que lo que es­ta­ba re­co­no­cien­do con ab­so­lu­to des­ca­ro es que unas fe­chas an­tes ha­bía co­me­ti­do per­ju­rio en la so­lem­ne ce­re­mo­nia de la que sa­lió con car­te­ra (que yo se­pa, no hay vo­ca­blo equi­va­len­te a “per­ju­rio” cuan­do se pro­me­te de men­ti­ra; la em­pleo pa­ra en­ten­der­nos). Lo que vino a ad­mi­tir fue: “Bueno, es que ha­bía que ate­ner­se a la fór­mu­la, pe­ro fui fa­laz, por­que pa­ra mí el Rey no es tal ni Je­fe del Es­ta­do, sino un ciu­da­dano a se­cas, y ade­más me pro­pon­go aca­bar de una vez con la ins­ti­tu­ción que re­pre­sen­ta. Así que, de leal­tad o de­fen­sa, na­da de na­da”.

Hay paí­ses, co­mo los Es­ta­dos Uni­dos, en los que per­ju­rar es gra­ví­si­mo y aca­rrea cár­cel. Has­ta el pun­to de que, ha­ce tiem­po, a quien lle­ga­ra allí se le pre­gun­ta­ba al­go ab­sur­do: “¿Tie­ne us­ted in­ten­ción de aten­tar con­tra la vi­da del Pre­si­den­te?”. Todo el mun­do, ob­via­men­te, res­pon­día que no. La ra­zón de la ocio­sa pre­gun­ta era que, a quien tra­ta­ra de ma­tar a Ni­xon, Car­ter o Rea­gan, se le aña­di­ría a pos­te­rio­ri el de­li­to no ba­la­dí de per­ju­rio. Allí, a mu­cha gen­te le han caí­do pe­nas, o to­tal des­cré­di­to, por men­tir bajo ju­ra­men­to an­te un co­mi­té se­na­to­rial o en un jui­cio. En Es­pa­ña no sólo no pa­sa na­da, sino que a quien pre­ten­die­ra que eso tu­vie­ra con­se­cuen­cias se lo til­da­ría de an­ti­cua­do, ti­quis­mi­quis o fas­cis­ta, tér­mino ya ca­ren­te de sen­ti­do a fuer­za de abu­so. En­tien­do que nues­tra so­cie­dad no atien­de a pro­to­co­los ni eti­que­tas ni ce­re­mo­nias. Que quie­nes par­ti­ci­pan en estas úl­ti­mas las ven sólo co­mo un in­cor­dio, una pan­to­mi­ma, y se las pa­san por el fo­rro. Han ca­du­ca­do los tiem­pos en que la gen­te se to­ma­ba en serio la pro­me­sa he­cha, la pa­la­bra da­da, que to­da­vía los ni­ños de mi in­fan­cia lla­ma­ban “pa­la­bra de ho­nor” (qué anacró­ni­co, ¿no?, si en el ho­nor no cree na­die). So­mos una so­cie­dad “de­sen­fa­da­da” y ade­más lo te­ne­mos a ga­la (bueno, en todo lo de­más muy en­fa­da­da). Pe­ro de ahí a que un Mi­nis­tro ad­mi­ta pú­bli­ca­men­te que le ha men­ti­do a la ca­ra a Fe­li­pe de Bor­bón ha­ce es­ca­sos días, y que ha pro­me­ti­do desem­pe­ñar su car­go sin sus­cri­bir gran par­te de lo enun­cia­do en la me­ra “fór­mu­la”, hay un tre­cho. El tre­cho re­ve­la que no se pue­de con­fiar en él en ab­so­lu­to; que lo que pro­me­te ca­re­ce de va­lor; que su su­pues­ta leal­tad a la Cons­ti­tu­ción y al Rey es fal­sa de arri­ba aba­jo. Sí, aquí na­da im­por­ta. Pe­ro des­pués de se­me­jan­tes to­mas de po­se­sión, de dipu­tados co­mo de mi­nis­tros, lo cohe­ren­te es que se su­pri­man todas y sus co­rres­pon­dien­tes ce­re­mo­nias, y que na­die ju­re ni pro­me­ta na­da. ¿Pa­ra qué ha­cer el pa­ri­pé, pa­ra qué ha­cer el idio­ta y po­ner­se una cor­ba­ta, si todo es­tá va­cío de con­te­ni­do y no cuen­ta, y si el le­ma de nues­tra desapren­si­va cla­se po­lí­ti­ca vie­ne a ser: “Sí, di­je es­to y lo otro, pe­ro lo di­je de men­ti­ri­ji­llas y en reali­dad no va­lía”?

ESMIRNA BA­RRE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.