Con­cien­cia y ser so­cial

Vanguardia - - PÁGINA SIETE - AR­NOL­DO KRAUS

Lo fácil no siem­pre es ade­cua­do: la fal­ta de afren­tas y con­flic­tos mo­di­fi­ca la pul­sión de crear, amén de sos­la­yar “la vi­da del mun­do”, so­bre todo sus tra­ge­dias (pri­mer pa­rén­te­sis: la po­bla­ción se di­vi­de en dos: ri­cos y po­bres; pa­ra los se­gun­dos na­da es fácil, ni si­quie­ra mo­rir. Fe­ne­cer a des­tiem­po o por en­fer­me­da­des cu­ra­bles ca­rac­te­ri­za nues­tra épo­ca).

Ini­cio de nue­vo: lo fácil, pa­seos, li­bros y eco­no­mía fa­mi­liar sa­lu­da­ble, dis­mi­nu­ye el tra­ba­jo de bus­car y la po­si­bi­li­dad de sor­pren­der­se (se­gun­do pa­rén­te­sis: es­for­zar­se abre nue­vos caminos y depara sor­pre­sas an­te ha­llaz­gos ines­pe­ra­dos; con los po­bres, la vi­da que­da em­pe­ña­da an­tes de na­cer. Sus es­fuer­zos con­sis­ten en en­con­trar la for­ma de so­bre­vi­vir hoy, ma­ña­na y al­gu­nos días más. Sus con­di­cio­nes de vi­da de­vie­nen dolor).

Lo fácil se ali­men­ta de otros fá­ci­les. Quie­nes tie­nen la suer­te de for­mar par­te de la éli­te eco­nó­mi­ca mul­ti­pli­can su pa­tri­mo­nio sin ce­sar: con­for­me trans­cu­rren los años, el cre­ci­mien­to de esa ur­dim­bre es geo­mé­tri­co: 2, 4, 8, 16, 32, 64…, no arit­mé­ti­co: 1, 2, 3, 4, 5, 6… (ter­cer pa­rén­te­sis: cuan­do se com­pa­ra la pro­gre­sión geo­mé­tri­ca y la arit­mé­ti­ca la di­fe­ren­cia es abis­mal. Las de­sigual­da­des se mul­ti­pli­can sin co­to. Pre­gun­to: ¿las dis­pa­ri­da­des geo­mé­tri­cas pro­fun­di­zan las genéticas? In­ten­to res­pon­der: la re­pro­duc­ción del uni­ver­so fácil, el de las cla­ses pu­dien­tes, con­tra el com­pli­ca­do o im­po­si­ble, el de las so­cie­da­des po­bres, de­ter­mi­na el es­ta­tus quo de las cla­ses so­cia­les y la po­si­bi­li­dad o no de te­ner fu­tu­ro. Ge­nes y “bue­na vi­da” se im­bri­can).

Las si­tua­cio­nes que per­mi­ten vi­vir con fa­ci­li­dad po­cas ve­ces crean con­cien­cia so­cial, con­di­ción ur­gen­te y vi­tal. Am­bi­cio­nar más y com­pa­rar­se con quie­nes más tie­nen es la nor­ma. Marx di­jo: “No es la con­cien­cia del hom­bre la que de­ter­mi­na su ser, sino, por el con­tra­rio, el ser so­cial es lo que de­ter­mi­na su con­cien­cia”. Mag­ní­fi­ca, ge­nial, real y vi­gen­te idea. Lo fácil, lo da­do, lo he­re­da­do, cons­tru­ye se­res arro­pa­dos por “…su ser”, i.e., por lo re­ci­bi­do (cuar­to pa­rén­te­sis: las per­so­nas cu­yo úte­ro ape­nas per­vi­ve y cu­ya con­cien­cia es

si­nó­ni­mo de ne­ce­si­da­des co­ti­dia­nas y obli­ga­cio­nes per­pe­tuas, fin­can su ser so­cial en re­la­cio­nes si­mi­la­res a las de su en­torno, don­de la apa­bu­llan­te reali­dad, he­re­da­da y vi­va, im­po­si­bi­li­ta sa­lir ade­lan­te. En ese en­tra­ma­do, el ser so­cial de los des­he­re­da­dos de sus tie­rras y de la Tie­rra di­fi­cul­ta ge­ne­rar una con­cien­cia so­cial “sana”. Di­cha reali­dad no sig­ni­fi­ca fal­ta de so­li­da­ri­dad: las cla­ses po­bres, mien­tras no sean de­ma­sia­da el ham­bre o las pe­nu­rias, sue­len em­pa­ti­zar).

La re­pro­duc­ción de la he­ren­cia eco­nó­mi­ca no es he­roi­ca, es obli­ga­to­ria. Re­pi­to: lo fácil se ali­men­ta y se con­ta­gia de lo fácil. Di­cha di­ná­mi­ca me­jo­ra las con­di­cio­nes de los agra­cia­dos y pro­fun­di­za las tra­ge­dias y la mi­se­ria de quie­nes los sus­ten­tan y ali­men­tan, las cla­ses po­bres (quin­to pa­rén­te­sis: exis­te una re­la­ción in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal en­tre las cla­ses que usu­fruc­túan e in­cre­men­tan el po­der eco­nó­mi­co con los gru­pos cu­yo fu­tu­ro se en­cuen­tra res­que­bra­ja­do desde el úte­ro. Las re­cien­tes re­vuel­tas en Chi­le no sólo na­cie­ron, co­mo ini­cial­men­te se ase­gu­ró, por el au­men­to del tres por cien­to en el me­tro; su gé­ne­sis fue la cer­te­za de las cla­ses me­dias o “me­dias ba­jas”, quie­nes, a pe­sar de la­bo­rar sin ce­sar, otean un fu­tu­ro sin fu­tu­ro: pro­gre­sar era im­po­si­ble. Bien lo re­tra­tan las pa­la­bras de un pa­dre en­deu­da­do que re­ta­ba a los ca­ra­bi­ne­ros con un car­tón col­ga­do al pe­cho: “No me ma­ten, no les con­vie­ne, es­toy muy en­deu­da­do”. Sus deu­das pro­ve­nían del di­ne­ro pres­ta­do pa­ra man­dar a los hi­jos a la Uni­ver­si­dad.

El in­cre­men­to del nau­sea­bun­do po­der po­lí­ti­co es una de las ra­zo­nes fun­da­men­ta­les de las en­fer­me­da­des del mun­do. Desde las tris­te­men­te cé­le­bres pri­ma­ve­ras ára­bes has­ta los su­ce­sos en Chi­le, Ecua­dor y Bo­li­via, el desaseo apes­ta ca­da vez más (sex­to pa­rén­te­sis: ¿aca­ba­rá con no­so­tros la irres­pi­ra­ble po­bre­za? He leí­do que el 1 por cien­to de la po­bla­ción mun­dial tie­ne lo que el 99 por cien­to ne­ce­si­ta. O bien, ¿ha­brá un tex­to or­we­lliano cu­yo epí­lo­go sea el fin de la ra­lea po­lí­ti­ca?).

Lo fácil re­pro­du­ce lo fácil. Lo fácil tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad. Lo fácil es (casi) an­tó­ni­mo de con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.