ENTREVISTA COMPLETA

En entrevista ex­clu­si­va, la di­ri­gen­te de Mo­re­na, Yeidc­kol Po­levnsky, se­ña­la que bus­ca­rán afi­lia­dos pre­pa­ra­dos

Vanguardia - - PORTADA - ÉDGAR GON­ZÁ­LEZ

He­mos crea­do un partido que tie­ne y lu­cha por ideales y sue­ños, cree en va­lo­res, quiere res­ca­tar­los y que ama a Mé­xi­co”.

Yeidc­kol Po­levnsky, di­ri­gen­te de Mo­re­na.

Los con­se­je­ros no tie­nen fa­cul­ta­des pa­ra con­vo­car (a un Con­gre­so Na­cio­nal). Ellos pue­den so­li­ci­tar y tie­nen que ha­cer la so­li­ci­tud por es­cri­to”.

En entrevista ex­clu­si­va pa­ra Van­guar­dia, la di­ri­gen­te de Mo­re­na, Yeidc­kol Po­levnsky, ha­bló de la si­tua­ción ac­tual en la di­ri­gen­cia na­cio­nal de su partido, de cómo se es­tá cui­dan­do el gas­to, ade­más de la re­nun­cia a mil 700 mi­llo­nes de pe­sos que le to­ca­ban a Mo­re­na por par­te del INE.

¿Cuál es la si­tua­ción en la di­ri­gen­cia na­cio­nal de Mo­re­na?

De­bi­mos ha­ber cam­bia­do el 20 de no­viem­bre pa­sa­do. Da­do que no nos en­tre­ga­ron el pa­drón elec­to­ral hu­bo im­pug­na­cio­nes de mi­li­tan­tes, por lo cual la Sa­la Su­pe­rior del Tri­bu­nal Elec­to­ral de­ci­dió anu­lar el pro­ce­so, y nos man­da­tó al Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal que yo pre­si­do a re­po­ner­lo.

Soy se­cre­ta­ria ge­ne­ral elec­ta del partido. Soy con­se­je­ra es­ta­tal y na­cio­nal, pe­ro cuan­do el pre­si­den­te del partido, en ese en­ton­ces An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pi­de li­cen­cia pa­ra ir­se de can­di­da­to, yo que­do en fun­cio­nes de pre­si­den­te, por­que así lo es­ta­ble­ce el es­ta­tu­to de Mo­re­na.

¿Exis­te al­gún re­cur­so le­gal por el Con­gre­so que pu­so co­mo pre­si­den­te a Al­fon­so Ra­mí­rez Cuéllar?

Ha ha­bi­do mu­cha con­fu­sión, quie­ro creer que es­ta con­fu­sión se de­be a que mu­chos com­pa­ñe­ros vie­nen al­gu­nos de mo­vi­mien­tos so­cia­les, otros de otros par­ti­dos po­lí­ti­cos, y es­to ha he­cho que se con­fun­dan. No co­no­cen las le­yes elec­to­ra­les y mu­chos no han leí­do el es­ta­tu­to, en­ton­ces ha­cen plan­tea­mien­tos que no tie­nen ni pies ni ca­be­za.

En el partido exis­ten di­fe­ren­tes ins­tan­cias, el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal, que eje­cu­ta. El Con­se­jo, que so­lo acon­se­ja y aprue­ba re­gla­men­tos, así co­mo aprue­ba al­gu­nos nom­bra­mien­tos. Pe­ro el Con­gre­so es nues­tro má­xi­mo ór­gano que se­sio­na ca­da tres años en for­ma or­di­na­ria, y en for­ma ex­tra­or­di­na­ria pue­de se­sio­nar cuan­do lo so­li­ci­te la ter­ce­ra par­te de con­se­jos es­ta­ta­les. Ahí creo que es don­de se con­fun­den. Una co­sa son con­se­je­ros, que son per­so­nas, y otra co­sa son con­se­jos, que son ins­ti­tu­cio­nes.

El con­se­jo de un es­ta­do es­tá com­pues­to por to­dos los con­se­je­ros y pa­ra con­vo­car lo pri­me­ro que tie­nen que ha­cer es con­vo­car ellos mis­mos a una reunión, dar­le la má­xi­ma pu­bli­ci­dad, te­ner y res­pe­tar el or­den del día, te­ner quó­rum de mi­tad más uno, y lue­go emi­tir un do­cu­men­to y man­dar­lo al Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal.

Los con­se­je­ros no tie­nen fa­cul­ta­des pa­ra con­vo­car (a un Con­gre­so Na­cio­nal). Ellos pue­den so­li­ci­tar y tie­nen que ha­cer la so­li­ci­tud por es­cri­to. Yo nun­ca re­ci­bí una so­li­ci­tud por es­cri­to de nin­gún con­se­jo es­ta­tal. Creo que la fal­ta de co­no­ci­mien­to ju­rí­di­co bá­si­co, lo ha­ce con­fun­dir so­li­ci­tar con con­vo­car.

HU­BO CON­GRE­SO FUE­RA DE LA LEY

¿El Con­gre­so en el cual se dio nom­bra­mien­to co­mo pre­si­den­te de Al­fon­so Ra­mí­rez Cuéllar es­tá fue­ra de la le­ga­li­dad?

Es­tá fue­ra de to­da la nor­ma es­ta­tu­ta­ria y to­da la Ley de Par­ti­dos, y tie­ne un agra­van­te mayor: cuan­do no nos anu­lan el pro­ce­so elec­to­ral in­terno, nos man­da­tan a re­po­ner el pro­ce­so. Quiere de­cir que te­ne­mos que ha­cer un nue­vo pa­drón elec­to­ral. Te­ne­mos que cre­den­cia­li­zar, re­gis­trar el pa­drón en el INE, y des­pués te­ne­mos que con­vo­car.

De acuer­do al es­ta­tu­to, cuan­do se ha­rá una elec­ción in­ter­na, se tie­ne que con­vo­car con tres me­ses de an­ti­ci­pa­ción a un con­gre­so or­di­na­rio, y el pro­ce­so elec­to­ral in­terno se lle­va tam­bién tres me­ses. Es­to lle­va un pro­ce­so, pe­ro mien­tras ten­ga­mos el man­da­to a cum­plir, no se pue­de con­vo­car a pro­ce­sos elec­ti­vos, por­que es­ta­mos in­cum­plien­do el man­da­to de la sa­la su­pe­rior, es­ta­mos in­cu­rrien­do en una res­pon­sa­bi­li­dad ju­rí­di­ca mayor. ¿Se es­tá rea­li­zan­do ya el nue­vo pa­drón y la cre­den­cia­li­za­ción de mi­li­tan­tes de Mo­re­na?

Es todo un pro­ce­di­mien­to. Fir­ma­mos un con­ve­nio con el INE pa­ra uti­li­zar su pla­ta­for­ma. De es­ta ma­ne­ra, por una par­te no gas­ta­mos di­ne­ro, por otra par­te nos qui­ta­mos el pro­ble­ma de que di­gan que la pla­ta­for­ma fue he­cha en for­ma ma­ño­sa. Hi­ci­mos un nue­vo for­ma­to de afi­lia­ción, el an­te­rior lle­va­ba la fir­ma del hoy Pre­si­den­te, no po­de­mos uti­li­zar­lo y ese for­ma­to es­tá anu­la­do. El nue­vo for­ma­to tie­ne to­dos los can­da­dos de se­gu­ri­dad que se re­quie­ren. Nues­tro es­ta­tu­to es­ta­ble­ce que de­be de ser apro­ba­do por el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal. Ya el CEN lo apro­bó, lo man­da­mos al INE pa­ra va­li­dar­lo y es­ta­mos plan­tean­do las ru­tas.

Es­ta­mos pi­dien­do a ca­da es­ta­do que nos re­co­mien­den cuá­les son los pun­tos en don­de de­be­mos es­tar. No­so­tros no vamos a ha­cer una reafi­lia­ción yen­do al Co­mi­té Es­ta­tal, y ha­cien­do que la ven­ga de todo el es­ta­do. Vamos a ir a di­fe­ren­tes pun­tos del es­ta­do pa­ra ha­cer­nos lo más po­si­ble a los mi­li­tan­tes pa­ra que pue­dan ha­cer su afi­lia­ción.

Les es­ta­mos pi­dien­do que trai­gan los do­cu­men­tos que los va­li­dan. (Por ejem­plo), que ya eran mi­li­tan­tes, si tu­vie­ron car­gos de elec­ción, de de­sig­na­ción, todo lo que ha­yan si­do den­tro de la es­truc­tu­ra, pa­ra po­der te­ner todo su his­to­rial.

En nues­tro es­ta­tu­to, en ar­tícu­lo 6 bis, de la re­for­ma que se hi­zo ha­ce un año, plan­tea que pa­ra nue­vos car­gos se eva­lua­rán las tra­yec­to­rias de ca­da uno de los in­tere­sa­dos en for­mar par­te. En el pa­sa­do te­nía­mos las “tóm­bo­las” y no­so­tros acep­ta­mos a mu­cha gen­te sin te­ner ma­yo­res mé­ri­tos den­tro del partido. Era un partido en for­ma­ción. Hoy te­ne­mos una gran can­ti­dad de de­man­da y te­ne­mos que con­si­de­rar quién tie­ne lo mejores atri­bu­tos, quién no ge­ne­ra con­flic­tos o pro­ble­mas. Ha ha­bi­do mu­cha gen­te que se ha va­li­do de un mo­men­to ex­tra­or­di­na­rio que tu­vi­mos, hoy tie­nen pues­tos o car­gos y no cum­plen con el per­fil, ni con las ta­reas.

‘AQUÍ EM­PIE­ZA LA REAFI­LIA­CIÓN’

¿Cómo será el pro­ce­so de se­lec­ción de los can­di­da­tos a dipu­tados lo­ca­les en Coahui­la?

Coahui­la e Hi­dal­go se­rán los pri­me­ros lu­ga­res en don­de se ha­ga la re afi­lia­ción, y des­pués se de­fi­ni­rá la elec­ción in­ter­na. No­so­tros ha­re­mos en­cues­tas. Quién ha tra­ba­ja­do, quien va de casa en casa y pla­ti­ca con la gen­te, ga­na­rá la en­cues­ta, y quien ga­ne la en­cues­ta ten­drá la can­di­da­tu­ra. ¿La “tóm­bo­la” des­apa­re­ce pa­ra la elec­ción de Coahui­la?

No des­apa­re­ce, pe­ro tie­ne cier­tos cam­bios. Lo que se sa­ca de la tóm­bo­la de­pen­de de lo que se me­ta en la tóm­bo­la. En el pa­sa­do no se tomó el pa­sa­do su­fi­cien­te, y debo de­cir que sa­lió gen­te de la tóm­bo­la que es es­plén­di­da­men­te bue­na, ma­ra­vi­llo­sa. Mu­cha gen­te que vino de fue­ra que de lo mejor. Hay otros que nos han que­da­do mal. Hay de todo, no po­de­mos ge­ne­ra­li­zar. ¿Se se­gui­rá ad­mi­tien­do gen­te de otros par­ti­dos, y per­so­nas que no son de nin­gún partido, o de la IP?

Por su­pues­to que sí. En Mo­re­na te­ne­mos un por­cen­ta­je pa­ra que par­ti­ci­pen ex­ter­nos. Pe­ro cla­ro esos ex­ter­nos de­ben coin­ci­dir con nues­tra for­ma de pen­sar, con los prin­ci­pios bá­si­cos. Si vie­nen con ideas opues­tas a lo que no­so­tros pen­sa­mos o cree­mos, la ver­dad es que no tie­nen na­da que ha­cer aquí. ¿Cómo se se­lec­cio­na­rá aho­ra a los dipu­tados lo­ca­les de Mo­re­na, da­do que la ac­tual ban­ca­da se de­sin­te­gró? Mo­re­na es el partido en el que todo mun­do qui­sie­ra par­ti­ci­par. Mo­re­na tie­ne una ima­gen, tie­ne un nom­bre que hi­cie­ron mu­chos lu­cha­do­res en for­ma vo­lun­ta­ria, quie­nes tra­ba­ja­ron sin suel­do y sin na­da, pe­ro con ga­nas.

No­so­tros vamos a pe­dir que se com­pro­me­tan, que fir­men, por­que al­go que oja­lá los dipu­tados fe­de­ra­les cam­bien, y los se­na­do­res, se­ría al­go que tam­bién de­be­rán ava­lar los con­gre­sos lo­ca­les, es que si tú tie­nes una can­di­da­tu­ra que ga­nas­te co­mo partido y el dipu­tado de­ci­de ir­se a otro partido, que se va­ya de in­de­pen­dien­te, por­que la can­di­da­tu­ra y el es­pa­cio, cuan­do son plu­ri­no­mi­na­les es de un partido, no pue­de ser que pon­gan en tu lis­ta a un con­jun­to que de­ci­da ir­se a otro la­do, trai­cio­nar­te y se que­dan con el pues­to, y tú les dis­te el pues­to.

¿Us­te­des bus­ca­rán que no su­ce­da lo mis­mo en la ban­ca­da de Mo­re­na en Coahui­la?

Que­re­mos que sea una ban­ca­da só­li­da, sol­ven­te, que sea gen­te de prin­ci­pios y que es­té muy iden­ti­fi­ca­da con Mo­re­na. Pre­pa­ra­da, y que co­noz­ca cuál es nues­tra agen­da le­gis­la­ti­va, y que es­té dis­pues­ta a res­pal­dar­la. No que­re­mos dipu­tados que ven­gan a las ocu­rren­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.