En­tre san­ta y san­to…

Vanguardia - - OPINIÓN - ‘CATÓN’ CRO­NIS­TA DE LA CIU­DAD

Yo soy san­te­ro. Me gus­tan mu­cho los san­ti­tos. Ten­go un mon­tón de li­bros so­bre ellos, desde la pre­cio­sí­si­ma “Le­yen­da do­ra­da”, de San­tia­go de la Vo­rá­gi­ne, has­ta la “En­ci­clo­pe­dia de la San­ti­dad”, de Tur­ner, pa­san­do por el “Flos San­cto­rum” que en tra­duc­ción del Pa­dre Ri­ba­de­ney­ra leía mi abue­la, ma­má La­ta. Po­seo tam­bién el Año Cris­tiano de fray Jus­to Pé­rez de Ur­bel, la or­na­da Ha­gio­gra­fía de Juan Fe­rran­do Roig y el de­li­cio­so Dic­cio­na­rio de los San­tos es­cri­to por Dom Phi­lip­pe Roui­llard, be­ne­dic­tino.

Ni si­quie­ra el Con­ci­lio Ecu­mé­ni­co Se­gun­do, tan pro­tes­tan­te él, pu­do qui­tar poe­sía a ese san­te­río que a mí me di­ce tan­to. Si por mí fue­ra yo haría lo que los se­ño­res de an­tes, que te­nían en su casa una ca­pi­lla u ora­to­rio. No ha­ce mu­cho tiem­po es­tu­ve en La­gos de Mo­reno, y fui alo­ja­do en la casa de un ca­ba­lle­ro la­guen­se de los de an­tes. Me des­per­tó a las 6 de la ma­ña­na un con­fu­so ru­mor de vo­ces que pa­re­cían can­tar o ha­blar a co­ro. Y es que mi cuar­to es­ta­ba al la­do del ora­to­rio par­ti­cu­lar de aquel se­ñor, don­de todas las ma­ña­nas se ce­le­bra mi­sa. Aque­lla fue la pri­me­ra que oí mi­sa en la ca­ma, sin sa­ber bien a bien cómo por­tar­me.

Si pu­die­ra yo ten­dría en mi casa –la de us­te­de­su­na ca­pi­lla igual. Y no se­ría co­mo son las igle­sias de hoy, va­cías de san­tos sus paredes, se­me­jan­tes a las de una bo­de­ga. Mi ora­to­rio es­ta­ría lleno de vír­ge­nes, már­ti­res, con­fe­so­res y to­da suer­te de san­ti­fi­ca­dos. No haría ca­so de los his­to­ria­do­res de la Igle­sia, que ex­pul­sa­ron del san­to­ral a tan­tos san­tos y san­ti­tas. ¡Co­mo si al­guien pu­die­ra ex­pul­sar a una le­yen­da! La ver­dad es a ve­ces la mayor y más inú­til de todas las men­ti­ras. Por en­ci­ma de la His­to­ria, en lin­das pea­nas he­chas con fe de pue­blo, si­guen en los al­ta­res San­ta Bár­ba­ra don­ce­lla lí­bra­me de una cen­te­lla; San Jor­ge con todo y su dra­gón; San Cris­tó­bal car­gan­do so­bre sus hom­bros de gi­gan­te a un Ni­ño Dios que lle­va en las pe­que­ñas ma­nos el glo­bo te­rrá­queo…

Más san­tos ne­ce­si­ta­mos, y no menos. Ya es san­to Juan Die­gui­to y la trein­te­na de már­ti­res de la cris­tia­da, pe­ro fal­ta to­da­vía el Pa­dre Pro, víc­ti­ma inocen­te de la mal­dad más ma­la que ha vis­to es­te País, que tan­tas mal­da­des ha mi­ra­do, y fal­tan Con­chi­ta Ar­mi­da y fray Sebastián de Apa­ri­cio, pri­mer cha­rro, pri­mer in­ge­nie­ro de caminos, pri­mer trans­por­tis­ta que hu­bo en Mé­xi­co...

Pe­ro ¿cómo que­re­mos nue­vos san­tos si los que ya te­ne­mos los echa­mos co­mo tre­be­jos, tras­tos inú­ti­les o tri­ques, que así lla­ma­mos en Sal­ti­llo a las co­sas que ya de­ja­ron de ser­vir y aho­ra es­tor­ban?

Leo­nar­do Sciac­cia es au­tor de un cuen­to de­li­cio­so. El al­cal­de co­mu­nis­ta de un vi­llo­rrio ita­liano se burlaba de su mu­jer, de­vo­ta de San­ta Bár­ba­ra, pues la Igle­sia la ha­bía qui­ta­do del al­ma­na­que. Un buen día el bur­lón al­cal­de re­ci­bió una or­den del Partido: los re­tra­tos de Sta­lin de­bían qui­tar­se de los mu­ros y arro­jar­se al fue­go, pues de re­pen­te se ha­bía des­cu­bier­to que el ca­ma­ra­da Jo­sef era un trai­dor enemi­go de la cau­sa del pro­le­ta­ria­do.

En el ca­so de los san­tos, pien­so, la Igle­sia de­be to­mar en cuen­ta más la fe del pue­blo que el ri­gor de la ver­dad his­tó­ri­ca. El pue­blo es­tá se­gu­ro en sus creen­cias, y la ver­dad de la fe cuen­ta más que la de los pa­pe­les. A és­tos siem­pre aca­ba por lle­vár­se­los el vien­to.

ARMANDO FUEN­TES AGUI­RRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.