Des­pués de Lo­zo­ya, ¿Pe­ña Nie­to?

Vanguardia - - OPINIÓN - Rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com.mx twit­ter: @ri­va­pa

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ini­ció un ca­mino que no tie­ne re­torno. Al so­li­ci­tar la Fis­ca­lía Ge­ne­ral que In­ter­pol fi­nal­men­te de­tu­vie­ra en una ur­ba­ni­za­ción de Má­la­ga, a Emi­lio Lo­zo­ya, ex­di­rec­tor de Pe­mex, tra­jo a la are­na pública la Ca­ja de Pan­do­ra que el Pre­si­den­te ha­bía da­do mues­tras feha­cien­tes que no que­ría abrir: lle­var a jui­cio su an­te­ce­sor, Enrique Pe­ña Nie­to. No es­ta­mos en la vís­pe­ra de que eso su­ce­da, pe­ro la cap­tu­ra ini­cia­rá el pro­ce­so pa­ra ex­tra­di­tar­lo. Será lar­go, y co­mo se ha vis­to en el ca­so de Alon­so An­ci­ra, vin­cu­la­do a Lo­zo­ya en pre­sun­tos ac­tos de co­rrup­ción, la jus­ti­cia es­pa­ño­la no es fácil de em­bau­car. An­ci­ra no ha po­di­do ser ex­tra­di­ta­do, lue­go de casi ocho me­ses de ha­ber si­do de­te­ni­do en Es­pa­ña. Pe­ro en al­gún mo­men­to re­gre­sa­rá Lo­zo­ya a Mé­xi­co, y ha­bla­rá con­tra Pe­ña Nie­to.

Ló­pez Obra­dor no quie­re ac­tuar con­tra Pe­ña Nie­to, a quien le tie­ne afec­to y le re­co­no­ce que, co­mo ha­bían que­da­do me­dian­te in­ter­me­dia­rios en ma­yo de 2018, no in­ter­ven­dría en la cam­pa­ña. Ló­pez Obra­dor lo ha cui­da­do tan­to, que un emi­sa­rio de Pa­la­cio Na­cio­nal ha­bló con Juan Co­lla­do, abo­ga­do del ex­pre­si­den­te, pa­ra que lo sa­ca­ra del País y le qui­ta­ra pre­sio­nes pa­ra ini­ciar un pro­ce­so en su con­tra. Una se­ma­na des­pués del men­sa­je, Co­lla­do se co­mu­ni­có pa­ra in­for­mar que, en ese mo­men­to, es­ta­ban su­bien­do a un avión en To­lu­ca rum­bo a Ma­drid.

El pro­ble­ma pa­re­cía con­tro­la­do, pe­ro una ma­la ra­cha acom­pa­ña al Pre­si­den­te es­te año y las en­cues­tas re­gis­tran caí­das im­por­tan­tes en su apro­ba­ción. En­tre 5 y 7 pun­tos a ni­vel na­cio­nal, y de casi 30 pun­tos en la Ciu­dad de Mé­xi­co, se­gún es­tu­dios pri­va­dos. No hay for­ma aún de sa­ber si la cap­tu­ra fue re­sul­ta­do de la ne­ce­si­dad po­lí­ti­ca pa­ra en­con­trar una dis­trac­ción importante a los ma­les que es­tán afec­tan­do a Ló­pez Obra­dor. Lo que se sabe es que Lo­zo­ya lle­va­ba cua­tro se­ma­nas de ha­ber si­do ubi­ca­do en la Cos­ta del Sol, y la po­li­cía es­pa­ño­la co­no­cía sus ru­ti­nas y los po­cos lu­ga­res que fre­cuen­ta­ba. La de­ten­ción con­clu­ye lo que un mes an­tes de que sa­lie­ra Lo­zo­ya del País, ha­bía acor­da­do con el fis­cal Alejandro Gertz Ma­ne­ro: de­cla­rar con­tra sus ex­je­fes y de­cir los des­ti­nos que ha­bían te­ni­do los di­ne­ros por los cua­les lo acu­sa­ban de frau­de y la­va­do de di­ne­ro.

Lo­zo­ya sen­tía que lo ha­bían de­ja­do so­lo, par­ti­cu­lar­men­te el ex­pre­si­den­te Pe­ña Nie­to, y que es­ta­ba pa­gan­do cuen­tas que no le co­rres­pon­dían. Lo­zo­ya fue nom­bra­do en la di­rec­ción de Pe­mex, por pe­ti­ción ex­pre­sa de él a Pe­ña Nie­to du­ran­te la tran­si­ción. Ha­bía tra­ba­ja­do en la cam­pa­ña pre­si­den­cial co­mo res­pon­sa­ble de asun­tos in­ter­na­cio­na­les, y muy cerca del coor­di­na­dor ge­ne­ral, Luis Vi­de­ga­ray. Lo­zo­ya era ami­go de Pe­ña Nie­to desde que lo co­no­ció y pro­mo­vió den­tro del Fo­ro Eco­nó­mi­co de Da­vos, cuan­do era go­ber­na­dor del Es­ta­do de Mé­xi­co, y el tra­ba­jo dia­rio con Vi­de­ga­ray le per­mi­tió cons­truir una só­li­da re­la­ción con él.

La cer­ca­nía de Lo­zo­ya con el Pre­si­den­te le da­ba un ac­ce­so di­rec­to a Los Pi­nos, lo que co­men­zó a de­te­rio­rar la re­la­ción con Vi­de­ga­ray, al sen­tir que el di­rec­tor de Pe­mex no re­co­no­cía su je­rar­quía den­tro del ga­bi­ne­te eco­nó­mi­co. A ello se su­ma­ron otro ti­po de mo­les­tias. Las crí­ti­cas den­tro del ga­bi­ne­te eco­nó­mi­co en con­tra de Lo­zo­ya por una ges­tión ma­la que afec­ta­ba las fi­nan­zas de Pe­mex al ha­ber caí­do la pro­duc­ción pe­tro­le­ra, se fue­ron agre­gan­do a los se­ña­la­mien­tos en con­tra de sus cer­ca­nos, en par­ti­cu­lar Froylán Gra­cia, que era el coor­di­na­dor eje­cu­ti­vo de la Di­rec­ción de Pe­mex, que se en­car­ga­ba, en­tre otras co­sas, de co­brar por las ci­tas con su je­fe y vie­jo ami­go, co­mo se re­ve­ló en es­te es­pa­cio en oc­tu­bre de 2015. Vi­de­ga­ray co­men­zó a cues­tio­nar a Lo­zo­ya y en dos oca­sio­nes le pi­dió que lo ce­sa­ra. En la úl­ti­ma, en di­ciem­bre de 2015, Pe­ña Nie­to ata­jó brus­ca­men­te a Vi­de­ga­ray cuan­do se lo pi­dió. Se­gún per­so­nas que co­no­cie­ron de la plá­ti­ca, el Pre­si­den­te le di­jo que no le vol­vie­ra a to­car el te­ma de Lo­zo­ya.

Lo­zo­ya fue ce­sa­do en fe­bre­ro de 2016, pe­ro bus­ca­ron pro­te­ger­lo. Pe­ña Nie­to lo qui­so nom­brar em­ba­ja­dor en el Reino Uni­do, pe­ro el men­sa­je desde Lon­dres es que no re­ci­bi­ría el pla­cet por ha­ber si­do men­cio­na­do en el es­cán­da­lo de la co­rrup­ción de Ode­brecht. Un ami­go su­yo, en ese en­ton­ces lí­der del PRI, Enrique Ochoa, lo qui­so in­cor­po­rar al Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal, pe­ro se cru­zó Vi­de­ga­ray pa­ra que no se con­cre­ta­ra. Aun­que Pe­ña Nie­to lo si­guió pro­te­gien­do con la PGR, Lo­zo­ya se vol­vió el ícono de la co­rrup­ción de ese go­bierno. Él lo re­sen­tía, por­que ha­bía he­cho ser­vi­cios di­rec­tos al Pre­si­den­te, que no lo de­fen­dió.

Uno importante fue la com­pra de dos avio­nes de lu­jo en 2014, a tra­vés de una ope­ra­ción trian­gu­la­da con un in­ter­me­dia­rio pa­na­me­ño al doble de su va­lor co­mer­cial, don­de es­tu­vo in­vo­lu­cra­do el ge­ne­ral bri­ga­dier Eduardo León Tra­witz, je­fe de es­col­tas de Pe­ña Nie­to en el Es­ta­do de Mé­xi­co, y je­fe de se­gu­ri­dad de Pe­mex. Uno de esos avio­nes era uti­li­za­do por la en­ton­ces es­po­sa del ex­pre­si­den­te, An­gé­li­ca Ri­ve­ra. Ha­bía más, y Lo­zo­ya pa­re­cía con­te­ner­se ca­da vez que se le pre­gun­ta­ba, mien­tras so­bre­vi­vía los ata­ques. “Si yo ha­bla­ra…”, di­jo a quien es­to es­cri­be.

Ha­blar es lo que ofre­ció a Gertz Ma­ne­ro. De­ta­llar cómo se asig­na­ron obras por ins­truc­cio­nes de Pe­ña Nie­to y Vi­de­ga­ray, y en dón­de pa­ra­ron los re­cur­sos de em­pre­sas pri­va­das y pa­ra qué se uti­li­za­ron. Lo­zo­ya ha di­cho que es inocen­te de todas las impu­tacio­nes que le ha­cen; Vi­de­ga­ray tam­bién ha de­ja­do cla­ro que él no par­ti­ci­pó en na­da ile­gal o irre­gu­lar. Pe­ña Nie­to no ha di­cho na­da. Será cues­tión de tiem­po pa­ra sa­ber qué su­ce­dió en el co­ra­zón de uno de los go­bier­nos más co­rrup­tos en la his­to­ria mo­der­na de Mé­xi­co.

RAY­MUN­DO RI­VA PA­LA­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.