Ar­te, crimen y odio

Vanguardia - - OPINIÓN - [email protected]­mail.com fa­ce­book.com/enrique.aba­so­lo

La crí­ti­ca de ar­te más ama­da, más odia­da y por con­si­guien­te más afa­ma­da de Mé­xi­co pro­ta­go­ni­zó un in­ci­den­te que no ha­bría pa­sa­do de lo chus­co y lo anec­dó­ti­co de ha­ber­le su­ce­di­do a us­ted o a mí.

Pe­ro tra­tán­do­se de una fe­roz enemi­ga del ar­te con­tem­po­rá­neo o, mejor di­cho, del pseu­doar­te con­cep­tual, aque­llo se vol­vió el chis­me de la se­ma­na. Y se­ría portada del TV No­tas de no ser por­que los re­por­te­ros de di­cho me­dio se de­sin­te­gran si lle­gan a pi­sar una ga­le­ría o re­cin­to cultural, cual vam­pi­ro en tie­rra con­sa­gra­da.

Lés­per se ha ga­na­do a pul­so el más virulento en­cono de to­dos los vi­va­les que, a fal­ta de do­mi­nio de cual­quier técnica en la plás­ti­ca, le po­nen som­bre­ro a un bo­te de Clo­ra­lex que, gra­cias a una fi­cha lar­ga y fa­rra­go­sa, ad­quie­re la ca­te­go­ría de ar­te (¡ho­la, be­ca­rios del Fon­ca!).

Des­acre­di­tar a Lés­per es bien sen­ci­llo, basta con de­cir que es una reac­cio­na­ria e in­to­le­ran­te, an­qui­lo­sa­da en ar­cai­cos cá­no­nes es­té­ti­cos de si­glos pre­té­ri­tos, una aca­de­mi­cis­ta ob­so­le­ta, una ob­tu­sa que no en­tien­de na­da so­bre las for­mas vi­gen­tes de pro­vo­car al­go en el es­pec­ta­dor. Cla­ro, lo di­cen los que quie­ren fo­rrar­se de bi­lle­tes y ac­ce­der a la fa­ma co­lo­cán­do­le el som­bre­ro al bo­te de Clo­ra­lex.

Ha­ce unos días, vi­si­tan­do Zo­na “Ma­ca­co”, en don­de co­exis­ten ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos que – en­tien­do– van de lo in­tere­san­te a lo más cha­fa, Ave­li­na tu­vo la ma­la suer­te de es­tar pa­ra­da jun­to a una obra en el mo­men­to pre­ci­so en que a és­ta se le ocu­rrió es­tre­llar­se con­tra el pi­so.

La pie­za con­sis­tía en una co­lec­ción de ob­je­tos de lo más alea­to­rio (ba­lón de fut­bol, pelota de te­nis, plu­ma de ave, una ro­ca, un cu­chi­llo), en un tro­zo de vi­drio tem­pla­do que ter­mi­nó he­cho añi­cos en el suelo.

Ten­dría que ha­ber­se apa­lan­ca­do la es­pe­cia­lis­ta en ar­te pa­ra pro­vo­car es­ta caí­da, o bien, es­ta­ba tan mal eje­cu­ta­da y mon­ta­da (por no ha­blar de su po­bre sus­ten­to dis­cur­si­vo) que era un pe­li­gro la­ten­te pa­ra cual­quie­ra que se acer­ca­se y a Ave­li­na sen­ci­lla­men­te le to­có. Y yo me in­clino a creer lo se­gun­do.

Em­pe­ro, sin evi­den­cia de la in­ten­cio­na­li­dad o lo ac­ci­den­tal del epi­so­dio, los pe­rio­dis­tas de cul­tu­ra, en­tre los que Ave­li­na tam­bién cuen­ta mal­que­rien­tes (mu­chas ve­ces la pren­sa es cóm­pli­ce de los em­bau­ca­do­res del ar­te) di­fun­die­ron la no­ta.

“¡Ave­li­na Lés­per des­tru­ye obra y hu­ye!”, así, sin co­rro­bo­rar na­da ni dar­le de­re­cho de ré­pli­ca a es­ta des­truc­to­ra del ar­te. Y tra­tán­do­se de un me­dio acre­di­ta­do na­cio­nal, la no­ta fue re­pro­du­ci­da por El País, El New York Ti­mes y de allí pa’l real. Aho­ra, la repu­tación de Ave­li­na co­mo crí­ti­ca van­dá­li­ca tie­ne al­can­ces ur­bi

et or­bi, co­sa que apro­ve­cha­ron muy bien los es­ta­fa­do­res del ar­te pa­ra de­nos­tar su la­bor y reivin­di­car­se co­mo los “ge­nios que son”.

De na­da va­lió que Lés­per die­ra des­pués su versión de los he­chos, versión que no fue des­men­ti­da por la ga­le­ría: Ave­li­na Lés­per ja­más sa­lió hu­yen­do co­mo quien de­ja atrás la es­ce­na de un crimen (crimen la obra del au­tor, Ga­briel Oroz­co), ade­más de que nie­ga ha­ber to­ca­do la pie­za en cues­tión y las imá­ge­nes pre­sen­ta­das de­mues­tran que la crí­ti­ca bus­ca­ba pro­bar un pun­to, cap­tu­ran­do una ima­gen, a pru­den­te dis­tan­cia del ob­je­to.

Fue no obs­tan­te una ocasión per­fec­ta pa­ra des­ti­lar todo el odio y todo el ve­neno con­tra un per­so­na­je que re­sul­ta in­có­mo­do por ex­pre­sar lo que pien­sa y que, con todo el sus­ten­to de que es ca­paz, nos di­ce que el em­pe­ra­dor no lle­va un tra­je nue­vo (vi­si­ble só­lo pa­ra los más in­te­li­gen­tes del reino), sino que sim­ple y lla­na­men­te el mo­nar­ca an­da pa­seán­do­se en pu­ros cue­ros por ahí.

Sin em­bar­go, no iban a de­jar pa­sar es­ta in­apre­cia­ble ocasión pa­ra ri­di­cu­li­zar a Ave­li­na, pa­ra po­ner en en­tre­di­cho sus mé­ri­tos pro­fe­sio­na­les y su tra­yec­to­ria, por­que hay mu­cho ávi­do de “ti­rar har­to ha­te”.

Mu­cho más se­rio y de mayor gra­ve­dad, tu­vi­mos lue­go el ca­so de In­grid Es­ca­mi­lla, jo­ven de 25 años ase­si­na­da pre­sun­ta­men­te por su pa­re­ja sen­ti­men­tal, quien la ha­bría des­ta­za­do pos­te­rior­men­te pa­ra des­ha­cer­se del cuer­po en par­tes.

Es­tos ca­sos siem­pre des­pier­tan el en­cono en­tre el ma­chis­mo más atá­vi­co y pen­de­jo y el fe­mi­nis­mo más ra­di­cal.

Por si po­co fue­ra, es­ta se­ma­na el fis­cal de la Re­pú­bli­ca, Alejandro Gertz, pro­pu­so eli­mi­nar la fi­gu­ra del feminicidi­o y con­ver­tir­lo en una mo­da­li­dad de ho­mi­ci­dio con di­ver­sas agra­van­tes, por­que al pa­re­cer, los MP no es­tán sien­do par­ti­cu­lar­men­te há­bi­les pa­ra in­te­grar de­bi­da­men­te es­tos ca­sos de crí­me­nes de odio con­tra mu­je­res.

Y ya co­mo ce­re­za de es­te ho­rren­do pastel, se fil­tra­ron imá­ge­nes de la víc­ti­ma mu­ti­la­da, en un es­ta­do tal en que no de­be­ría ser re­cor­da­do nin­gún ser hu­mano.

Todo es­to exa­cer­ba la in­dig­na­ción po­pu­lar, por su­pues­to. Por ello no creo que na­da sea ca­sual, o que las imá­ge­nes se ha­yan fil­tra­do por un des­cui­do o por un error. Apos­ta­ría que todo es de­li­be­ra­do pa­ra que los áni­mos se man­ten­gan enar­de­ci­dos.

El pro­ble­ma –el gran pro­ble­ma– es que el impacto que la au­to­ri­dad re­ci­be de todo es­te des­con­ten­to es bá­si­ca­men­te nu­lo. Casi to­da la ra­bia se con­vier­te en ani­mad­ver­sión, una ani­mo­si­dad en­tre los se­xos, en­tre mu­je­res que in­sis­ten en que to­dos los hom­bres son po­ten­cial­men­te vio­la­do­res, ase­si­nos y con­se­cuen­te­men­te sus enemi­gos; y hom­bres que en un afán de des­lin­dar­se (o jus­ti­fi­car­se tam­bién) ar­gu­men­tan cual­quier otra es­tu­pi­dez.

Es­tá vis­to que basta cual­quier ton­te­ría pa­ra que pur­gue­mos todo el odio, la frus­tra­ción y la im­po­ten­cia de que so­mos ca­pa­ces en for­ma de cam­pa­ñas de odio, pe­ro si las su­pié­ra­mos en­cau­sar real­men­te, nues­tra au­to­ri­dad no se­ría tan inep­ta.

Re­cor­de­mos siem­pre que el enemi­go son los hom­bres vio­len­tos, no el gé­ne­ro mas­cu­lino en ge­ne­ral.

Así co­mo Lés­per y sus “ave­lie­vers”, que no so­mos enemi­gos del ar­te con­tem­po­rá­neo… só­lo del ar­te con­tem­po­rá­neo atroz.

ENRIQUE ABA­SO­LO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.