Ejer­ci­cio de ho­nes­ti­dad

Vanguardia - - OPINIÓN -

“Todas las mu­je­res que es­tán en es­ta reunión han si­do mías, menos aque­lla se­ño­ra del ves­ti­do rojo, que es mi madre”. Eso di­jo un jac­tan­cio­so mo­zal­be­te en una fiesta. Le in­di­có un se­ñor: “En­ton­ces en­tre los dos nos las he­mos des­pa­cha­do a todas”… Re­la­tó el con­fe­ren­cis­ta en te­mas de his­to­ria: “Aní­bal cru­zó los Al­pes con ele­fan­tes”. Pre­gun­tó Ba­ba­lu­cas: “Y dí­ga­me: ¿qué re­sul­tó de esa cru­za tan ex­tra­va­gan­te?”… Don Po­sei­dón se preo­cu­pó, pues ya era cerca de la me­dia­no­che y su hi­ja se­guía con su no­vio en la sa­la. Aso­mó por el ba­ran­dal del se­gun­do pi­so y le pre­gun­tó: “Gla­fi­ra: ¿es­tá ahí tu no­vio?”. Res­pon­dió la mu­cha­cha: “No, pa­pi, pe­ro ya se va

acer­can­do”… An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor no ro­ba di­ne­ro. Eso sí: lo ha ti­ra­do, co­mo en el ca­so del ae­ro­puer­to de Tex­co­co; lo es­tá mal­gas­tan­do, co­mo en San­ta Lu­cía; lo re­ga­la –aun­que no sea su­yo– pa­ra fi­nes de po­lí­ti­ca, co­mo se ve en las dá­di­vas que ha­ce a quie­nes a cam­bio le en­tre­ga­rán su vo­to. Pe­ro el Pre­si­den­te no ro­ba di­ne­ro. Ha­ce al­go peor: es­tá to­man­do pa­ra sí las ins­ti­tu­cio­nes que per­te­ne­cen a la Na­ción, a to­dos los me­xi­ca­nos. Lo hi­zo con la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos, de la cual se apo­de­ró y que pa­re­ce ani­qui­la­da. Aho­ra se dis­po­ne a ir por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral a fin de con­ver­tir­lo en apén­di­ce del Es­ta­do. Si se sa­le con su in­ten­to, los pro­ce­sos de elec­ción no es­ta­rán ya en ma­nos de los ciu­da­da­nos, sino del Go­bierno, co­mo su­ce­día en el pa­sa­do, un pa­sa­do que AMLO re­su­ci­ta con da­ño pa­ra la de­mo­cra­cia y pa­ra el desa­rro­llo cí­vi­co y po­lí­ti­co del País. La ho­nes­ti­dad de­be ejer­cer­se no só­lo en re­la­ción con el di­ne­ro. Es al­go que per­te­ne­ce a la to­ta­li­dad de la con­duc­ta. Se­cues­trar las ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les pa­ra cum­plir un ob­je­ti­vo per­so­nal no es al­go ho­nes­to. Por eso lo que pue­de pa­sar con el INE de­be preo­cu­par­nos. Por eso de­be preo­cu­par­nos lo que pue­de pa­sar con Mé­xi­co… “Tie­ne us­ted que acos­tar­se con mu­jer”. La re­co­men­da­ción que hi­zo a su pa­cien­te el doctor Ken Ho­san­na no ha­bría te­ni­do na­da de par­ti­cu­lar de no ser por­que el pa­cien­te era un sa­cer­do­te, el pa­dre Na­je. Ha­bía acu­di­do és­te a la con­sul­ta del fa­cul­ta­ti­vo por­que an­da­ba en un es­ta­do de con­ti­nua ex­ci­ta­ción ner­vio­sa, ten­so, irri­ta­ble, desa­so­se­ga­do. No dor­mía bien, co­mía mal, todo le mo­les­ta­ba. Le di­jo el mé­di­co: “Su es­ta­do es ex­pli­ca­ble: ‘Se­men re­ten­tum ve­ne­num est’. El úni­co re­me­dio pa­ra su es­trés y su ner­vio­si­dad es el que le di­go: de­be us­ted te­ner se­xo. Si no si­gue mi pres­crip­ción co­rre el ries­go de su­frir una neu­ro­pa­tía de la cual no po­drá ya re­cu­pe­rar­se”. El pa­dre Na­je re­cor­dó su vo­to de cas­ti­dad, pe­ro más que ese vo­to pu­do el ins­tin­to de con­ser­va­ción. Reunió, pues, sus aho­rros y sa­có un bo­le­to de avión pa­ra una pla­ya de mo­da, pues ahí na­die lo co­no­ce­ría. En su pri­me­ra no­che fue al

lobby bar del ho­tel ves­ti­do co­mo tu­ris­ta yan­qui y lle­van­do, pa­ra mayor se­gu­ri­dad, ga­fas os­cu­ras. En la pe­num­bra cóm­pli­ce del bar en­ta­bló con­ver­sa­ción con una da­ma que por­ta­ba tam­bién len­tes ne­gros, pe­ro que pa­re­cía de buen ver. Ha­ré cor­ta la his­to­ria. Des­pués de un par de copas –o tres, o cua­tro, o cinco–- la mu­jer lo in­vi­tó a acom­pa­ñar­la a su ha­bi­ta­ción. En la os­cu­ri­dad del cuar­to su­ce­dió lo que en esas cir­cuns­tan­cias te­nía que su­ce­der: el pa­dre Na­je si­guió al pie de la le­tra la pres­crip­ción del mé­di­co, y sin­tió in­me­dia­to ali­vio. Al ter­mi­nar el tran­ce eró­ti­co en­cen­dió la luz, y lo que vio lo de­jo ató­ni­to. He aquí que la mu­jer con la que ha­bía yo­ga­do era sor Bet­te, la su­pe­rio­ra del con­ven­to de la Re­ver­be­ra­ción. La mon­ja no se mos­tró tan sor­pren­di­da. Con tono li­ge­ro le di­jo al sa­cer­do­te: “¡Ho­la, pa­dre! ¿Us­ted tam­bién es pa­cien­te del doctor Ho­san­na?”… FIN.

CATÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.