Sin con­tra­pe­so al­guno…

Vanguardia - - OPINIÓN -

El ilu­mi­na­do de Ma­cus­pa­na, Tabasco, el Pre­si­den­te de Mo­re­na, que no de to­dos los me­xi­ca­nos,

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, ca­mi­na sin con­tra­pe­so al­guno en ma­te­ria po­lí­ti­ca en es­te ab­ne­ga­do País. No hay con­tra­pe­sos efec­ti­vos en su ac­cio­nar co­ti­diano. A unos los me­te a la cár­cel co­mo ejem­plos pú­bli­cos de ven­gan­za

(Ro­sa­rio Robles Ber­lan­ga), los ha­ce “re­nun­ciar” por mo­ti­vos per­so­na­les (Eduardo Medina Mo­ra) o los tie­ne siem­pre en la mi­ra de todo su ga­bi­ne­te y las ins­ti­tu­cio­nes que él y na­die más con­tro­la. Es el ca­so de Alejandro Mo­reno y Carolina Vig­giano del PRI, quie­nes no levantan la mano ni la len­gua. Fe­li­pe Cal­de­rón y Mar­ga­ri­ta Za­va­la, des­di­bu­ja­dos. Vi­cen­te Fox, siem­pre al bor­de de ser ci­ta­do. No hay con­tra­pe­sos con el Pre­si­den­te que se di­jo ser di­fe­ren­te y ha re­sul­ta­do peor que los priis­tas.

Y co­mo es Pre­si­den­te, no acep­ta equi­vo­car­se en na­da. Y us­ted lo sabe, el vo­to es afec­ti­vo, no ra­zo­na­do. ¿Bai­lar la cum­bia co­lom­bia­na? Pues sí, eso lle­vó a en­cum­brar­se a Hum­ber­to Mo­rei­ra en su mo­men­to. Y co­mo ese mun­do, rit­mo y esa es­pe­cie de mú­si­ca eran su “cul­tu­ra” (cul­tu­ra po­pu­lar pues, pe­ro al fin cul­tu­ra), cuan­do fue Al­cal­de de Sal­ti­llo en­tre­gó las lla­ves de la ciu­dad co­mo “ciu­da­dano dis­tin­gui­do” a un cum­bian­che­ro, al re­gio Cel­so Pi­ña y su Ron­da Bo­go­tá. El vo­to es afec­ti­vo, no ra­zo­na­do. HMV ga­nó y de ca­lle la elec­ción de al­cal­de y go­ber­na­dor. Hoy todo mun­do es­tá arre­pen­ti­do, pe­ro en su mo­men­to na­die osa­ba to­car­lo. Por es­te mis­mo mo­ti­vo y an­te el har­taz­go de los ciu­da­da­nos, AMLO ga­nó la Pre­si­den­cia de Mé­xi­co. Y es­te su­fra­gio in­gen­te le ha da­do una le­gi­ti­mi­dad bru­tal, por lo que aho­ra ha­ce lo que quie­re, aun­que sea ile­gal co­mo… la ri­fa de un avión.

Aun­que sus bo­nos de cre­di­bi­li­dad es­tán por los sue­los, las ma­sas de pa­lur­dos e ile­tra­dos, sus cla­ques pues, si­guen cre­yen­do todo y se co­men to­dos los ver­bos y sus­tan­ti­vos sa­li­dos de la bo­ca de AMLO, su Pre­si­den­te. ¿Us­ted lo re­cuer­da? En cam­pa­ña una y otra vez el cru­ci­fi­ca­do de Tabasco pro­me­tió sem­bran­do fal­sas es­pe­ran­zas que su go­bierno, cuan­do ya él lo en­ca­be­za­ría, iba a re­cau­dar o aho­rrar­se 500 mil mi­llo­nes de pe­sos anua­les de­bi­do a su pro­gra­ma de ce­ro co­rrup­ción. ¿Dón­de es­tán? La eco­no­mía es­tá peor que nun­ca y so­mos una preo­cu­pa­ción in­ter­na­cio­nal. Mien­tras Es­ta­dos Uni­dos cre­ce con un Do­nald Trump en­ga­lla­do, Mé­xi­co se es­tan­ca o de plano de­cre­ce eco­nó­mi­ca­men­te. Y lo an­te­rior lle­va a pro­ble­mas de sa­lud, so­cia­les, edu­ca­ti­vos…

Dis­trac­to­res. AMLO dis­pa­ra dia­rio ver­bo­rrea co­mo dis­trac­tor. Lo ha­ce bien, sus cla­ques se lo aplau­den. Seis mi­llo­nes de bo­le­tos pa­ra no ven­der ni ri­far el TP-01, el avión pre­si­den­cial. Es de­cir, só­lo es san­grar los bol­si­llos de los me­xi­ca­nos por­que no tie­nen el más mí­ni­mo plan pa­ra le­van­tar la eco­no­mía me­xi­ca­na. Se bus­ca re­cau­dar tres mil mi­llo­nes de pe­sos. Ca­da bo­le­to va a cos­tar 500 pe­sos.

ES­QUI­NA-BA­JAN

El pro­ble­ma es uno: el cos­to del bo­le­to re­pre­sen­ta en­tre uno y cua­tro días de sa­la­rio pa­ra el 96 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res for­ma­les del País. Es de­cir, so­mos un país de jo­di­dos. Pe­ro bueno, con las dá­di­vas de AMLO en teo­ría so­mos menos jo­di­dos aho­ra. El País en­tra pe­li­gro­sa­men­te a la ba­na­li­za­ción de to­da ac­ti­vi­dad, a la cha­ba­ca­ne­ría pu­ra y pri­mi­ti­va de su Pre­si­den­te. En la sa­ga de tex­tos aquí edi­ta­da en días pa­sa­dos, le pu­se a su con­si­de­ra­ción el gra­ve y es­pan­to­so pro­ble­ma que es la mi­gra­ción y, cla­ro, los te­rri­bles pro­ble­mas con los cua­les se en­fren­tan nues­tros her­ma­nos me­xi­ca­nos que tra­ba­jan en EU al so­por­tar las po­lí­ti­cas de per­se­cu­ción dic­ta­das por Do­nald Trump. La em­ba­ja­da y con­su­la­dos me­xi­ca­nos tie­nen har­to tra­ba­jo al res­pec­to. Y aho­ra van a ser dis­traí­dos de su al­ta en­co­mien­da por­que van a… ven­der los ca­chi­tos de lo­te­ría pa­ra la ven­ta del avión. Van a ser sim­ples es­tan­qui­llos. Es­te y no otro país es ac­tual­men­te Mé­xi­co en ma­nos de un Pre­si­den­te que no tie­ne con­tra­pe­so al­guno a la vis­ta. Puf.

Ne­cro­ló­gi­cas. Las no­tas ne­cro­ló­gi­cas pendientes se me van acu­mu­lan­do en mis cua­der­nos y mis letras. En es­tos días y de ma­ne­ra re­pen­ti­na, co­mo lle­ga la muer­te, pues mu­rió el em­pre­sa­rio y po­lí­ti­co Luis Ho­ra­cio Sa­li­nas Agui­le­ra. Al­to y ga­llar­do, lo sa­lu­dé un par de oca­sio­nes, creo re­cor­dar, en los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do. Ya lue­go, en al­gún res­tau­rant ci­ta­dino cru­za­mos cor­dia­les de­fe­ren­cias. En aque­llos años fui a El Dia­rio de Coahui­la a en­tre­gar tex­tos pa­ra su edición. Los cua­les afor­tu­na­da­men­te fue­ron bien re­ci­bi­dos. Y es que uno siem­pre bus­ca es­pa­cios, tri­bu­nas, me­dios pa­ra co­mu­ni­car lo que uno tie­ne que co­mu­ni­car y com­par­tir en ma­te­ria so­cial, po­lí­ti­ca y, so­bre todo en mi ca­so, ma­te­ria cultural.

Lo re­pi­to, en mi ca­so y de­bi­do a que em­pe­cé mi an­dar en las letras muy jo­ven, he pu­bli­ca­do tex­tos en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Coahui­la y en Mé­xi­co. Casi en to­dos: en El Dia­rio de Coahui­la; en la épo­ca glo­rio­sa de El Sol del Nor­te bajo la égi­da de David Bron­do Gar­cía; en El In­de­pen­dien­te; en El Nor­te en Mon­te­rrey y en El Por­ve­nir. En re­vis­tas, en ta­bloi­des aquí en la re­gión, es­tu­ve lar­go tiem­po en: El Pe­rió­di­co de Sal­ti­llo (edi­tor Jo­sé Gua­da­lu­pe Ro­ble­do), en Es­pa­cio 4 (edi­tor Ge­rar­do Her­nán­dez) y en fin, don­de ha­ya una tri­bu­na yo siem­pre la quie­ro te­ner lis­ta pa­ra pu­bli­car mis letras. La­men­to el fa­lle­ci­mien­to de don Luis Ho­ra­cio Sa­li­nas, abue­lo del Cow­boy Ur­bano, Ma­no­lo Ji­mé­nez, al­cal­de de Sal­ti­llo. Sin du­da, des­can­sa en paz.

LETRAS MI­NÚS­CU­LAS

Le de­cía de no­tas ne­cro­ló­gi­cas las cua­les es ne­ce­sa­rio de­jar en le­tra re­don­da: W. S. Mer­win, Fran­cis­co To­le­do, Mi­guel León-portilla, re­pa­sar y re­pen­sar a Geor­ge Stei­ner… en fin. Pron­to los abor­da­ré.

El País en­tra pe­li­gro­sa­men­te a la ba­na­li­za­ción de to­da ac­ti­vi­dad, a la cha­ba­ca­ne­ría pu­ra y pri­mi­ti­va de su Pre­si­den­te

JE­SÚS R. CE­DI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.