SO­POR­TAN PAREJAS VIO­LEN­CIA FA­MI­LIAR SÓ­LO ‘POR AMOR’

Au­men­tan ata­ques con­tra las mu­je­res en 2019; 14 de fe­bre­ro no es la ex­cep­ción

Vanguardia - - PORTADA - ARMANDO RÍOS

La vio­len­cia con­tra las mu­je­res no ce­sa, in­clu­so, en el Día del Amor y la Amis­tad al­gu­nas son víc­ti­mas de las agre­sio­nes. Los ca­sos de vio­len­cia fa­mi­liar y de pa­re­ja han au­men­ta­do, se­gún el Cen­tro de Em­po­de­ra­mien­to de Jus­ti­cia de la Mu­jer, pues en 2018 brin­da­ron 48 mil 328 aten­cio­nes y 55 mil 423 ayu­das en 2019, en em­pleo, ase­so­ría ju­rí­di­ca y psi­co­ló­gi­ca en los cinco cen­tros en el Es­ta­do.

Jo­sé Án­gel Acos­ta, psi­có­lo­go ads­cri­to al Cen­tro de Em­po­de­ra­mien­to, di­ce que el 27 por cien­to de estas aten­cio­nes son de te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca, y de­ta­lla que en la ma­yo­ría de los ca­sos, se ha de­tec­ta­do que las mu­je­res vie­nen de pro­ce­sos de “nor­ma­li­za­ción” de vio­len­cia a raíz de ideas ro­mán­ti­cas so­bre el amor.

“Con es­ta cruz te to­có car­gar”. “La fa­mi­lia se tie­ne que man­te­ner a to­da cos­ta”. “Los hi­jos y las hi­jas no pue­den cre­cer sin la au­sen­cia del pa­dre”. Son es­ta la se­rie de ideas que se ge­ne­ran de ma­ne­ra firme y arrai­ga­da, y que no per­mi­ten sa­lir de la si­tua­ción de vio­len­cia con tal de cum­plir con expectativ­as que se im­po­nen desde la so­cie­dad”, ex­pre­só el ex­per­to en ma­te­ria de gé­ne­ro.

De acuer­do con Acos­ta, en el es­ta­do exis­ten ca­sos de mu­je­res que vie­nen de parejas y fa­mi­lias, en las que el agre­sor no les per­mi­te pre­pa­rar­se de for­ma académica, has­ta si­tua­cio­nes de vio­len­cia pa­tri­mo­nial que son desde rom­per ce­lu­la­res o im­pe­dir cier­ta co­mu­ni­ca­ción.

Sin em­bar­go, agre­ga que estas si­tua­cio­nes pue­den ve­nir desde sim­ples ata­ques de ce­los que re­gu­lar­men­te tien­den a ig­no­rar­se.

“Des­afor­tu­na­da­men­te en al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas o pri­va­das se han en­car­ga­do de ro­man­ti­zar la vio­len­cia, los ce­los y las prác­ti­cas vio­len­tas. En­ton­ces al ro­man­ti­zar esas ex­pre­sio­nes, se per­ci­ben en al­gu­nas oca­sio­nes co­mo na­tu­ra­les por las mu­je­res y tam­bién por los hom­bres. Es­ta ro­man­ti­za­ción vul­ne­ra los de­re­chos de las per­so­nas”, ex­pre­sa Acos­ta.

El ex­per­to ma­ni­fies­tó que las mu­je­res de­ben to­mar en cuen­ta los ni­ve­les de vio­len­cia se­ña­la­das por el ‘vio­len­tó­me­tro’, que fun­cio­na co­mo una guía pa­ra que las parejas em­pie­cen a de­tec­tar si el pro­ce­so que ini­cial­men­te era enamo­ra­mien­to, ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en una zo­na de ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.