LOS GAS­TOS QUE ASU­MEN AL CON­VER­TIR­SE EN PA­RE­JA

Hay que ade­cuar­los jun­to con el pre­su­pues­to pa­ra ver el fu­tu­ro de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de la nue­va fa­mi­lia

Vanguardia - - PORTADA -

CDMX.- Todo de­pen­de de ca­da ca­so, pe­ro sí se de­be ha­cer un pre­su­pues­to co­mo pa­re­ja, co­men­ta Freddy Domínguez, co­fun­da­dor de Com­pa­ra­gu­ru.com. “Pa­sa cons­tan­te­men­te que la gen­te no di­men­sio­na cuá­les son los gas­tos que van a te­ner cuan­do se ca­san o lle­gan a vi­vir jun­tos”, se­ña­la el ex­per­to.

Lo importante es asesorarse an­tes de que ocu­rra todo, pa­ra plan­tear un es­ce­na­rio de cómo será la si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

SE­GU­RO MÉ­DI­CO

Hay mu­chas co­sas que no se to­man en cuen­ta, por ejem­plo, los se­gu­ros de gas­tos mé­di­cos. Mu­chas ve­ces el es­po­so o es­po­sa es­tán co­mo de­pen­dien­tes del papá y eso nun­ca se cal­cu­la. Al fi­nal, cuan­do se ca­sen, ya no lo pa­ga­rá el fa­mi­liar y al­guien ten­drá que cos­tear­lo.

Las parejas de­ben sa­ber que los se­gu­ros pa­ra mu­je­res en eda­des en­tre los 25 y 35 años son no­ta­ble­men­te más ca­ros, por­que es­tán en edad re­pro­duc­ti­va.

PA­RA COM­PRAR CASA

En el ca­so de los cré­di­tos hi­po­te­ca­rios co­mer­cia­les, se to­ma en cuen­ta el in­gre­so del ho­gar.

“A mu­cha gen­te no le aprue­ban un cré­di­to por sí so­lo, pe­ro si su in­gre­so es com­par­ti­do, cuan­do se ha­ce la su­ma­to­ria de los dos, es en­ton­ces que se aprue­ba el prés­ta­mo”, in­di­ca Domínguez.

Si quie­ren com­prar casa ha­ce mu­cho sen­ti­do bus­car un fi­nan­cia­mien­to co­mo pa­re­ja en lu­gar de ha­cer­lo so­lo, por­que tie­nes un in­gre­so en co­mún mu­cho más al­to”.

El co­fun­da­dor de Com­pa­ra­gu­ru.com di­ce que no im­por­ta si an­tes del ma­tri­mo­nio ya se ejer­ció un cré­di­to hi­po­te­ca­rio. Es­te as­pec­to no afec­ta. Sin em­bar­go, el he­cho de com­par­tir el in­gre­so en el ho­gar no in­flu­ye en que va­yan a otor­gar una ta­sa de in­te­rés más ba­ja o que la lí­nea de cré­di­to va­ya a ser más ex­ten­sa.

El prés­ta­mo que otor­ga el ban­co de­pen­de del en­gan­che y el va­lor del in­mue­ble. Lo úni­co que ha­ce el in­gre­so es de­ter­mi­nar si aprue­ban o no pa­ra el cré­di­to.

ATEN­CIÓN EN LAS LETRAS CHI­QUI­TAS

En Mé­xi­co las per­so­nas se ca­san por los dos prin­ci­pa­les re­gí­me­nes: se­pa­ra­ción de bie­nes y man­co­mu­na­dos. Pe­ro ¿cuál es la di­fe­ren­cia?

La se­pa­ra­ción de bie­nes pro­te­ge to­dos los bie­nes con los que se lle­ga al ma­tri­mo­nio. Son y siem­pre se­rán pro­pie­dad de la per­so­na que los com­pró an­tes. Sin em­bar­go, todo lo que se ad­quie­ra a par­tir del mo­men­to que se ca­san, sí en­tra en la di­ná­mi­ca de com­par­ti­ción 50-50.

Los bie­nes man­co­mu­na­dos fun­cio­nan a la in­ver­sa, sin im­por­tar con lo que se lle­gue al ma­tri­mo­nio, todo se apor­ta a la so­cie­dad.

Importante. Hay un com­po­nen­te le­gal que todo mun­do de­be sa­ber (apli­ca tan­to pa­ra ac­ti­vos co­mo pa­si­vos), has­ta las deu­das se com­par­ten. Es­to apli­ca pa­ra todo ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, fis­cal y le­gal.

“Úl­ti­ma­men­te las parejas jó­ve­nes se ca­sas por se­pa­ra­ción de bie­nes. Es bue­na idea, por­que si en el fu­tu­ro al­guno co­me­te un frau­de o tie­ne una gran deu­da, los des­pa­chos de co­bran­za no po­drán ir con­tra las fi­nan­zas del otro con­yu­gue”, di­ce Freddy Domínguez.

Pa­sa cons­tan­te­men­te que la gen­te no di­men­sio­na cuá­les son los gas­tos que van a te­ner cuan­do se ca­san o lle­gan a vi­vir jun­tos”.

A mu­cha gen­te no le aprue­ban un cré­di­to por sí so­lo, pe­ro si su in­gre­so es com­par­ti­do, cuan­do se ha­ce la su­ma­to­ria de los dos, es en­ton­ces que se aprue­ba el prés­ta­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.