LLE­GA EL FE­MI­NIS­MO A LA PAN­TA­LLA GRAN­DE

Vanguardia - - PORTADA - <VMÁS

Lo más importante es no ca­llar­nos, ni una vez más, ni un se­gun­do más, desde no to­le­ra pú­bli­ca­men­te las tí­pi­cas bro­mas o ve­ja­cio­nes que he­mos ido pa­san­do por al­to, has­ta las co­sas más gra­ves. Creo que no que­dar­nos ca­lla­das es lo más ur­gen­te, y lo es­ta­mos ha­cien­do.

Dia­na Lein, ac­triz.

En un país en don­de a dia­rio son ase­si­na­das 10 mu­je­res, la jus­ti­cia es un te­ma que se to­ma por mano pro­pia. Con es­ta pre­mi­sa lle­ga a los ci­nes la his­to­ria de Aí­da, una jus­ti­cie­ra in­ter­pre­ta­da por Dia­na Lein, quien dio a VMÁS más de­ta­lles so­bre es­te fil­me fe­mi­nis­ta

No ha­ce fal­ta de­cir que las cifras son alar­man­tes, de acuer­do con el Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca (SESNSP), de 2015 a 2019 su­ma­ban más de 3 mil 578 fe­mi­ni­ci­dios a ni­vel na­cio­nal. So­lo de enero a oc­tu­bre de 2019 se re­gis­tra­ron 833 ca­sos, sien­do Ve­ra­cruz el es­ta­do más pe­li­gro­so pa­ra las mu­je­res en la ac­tua­li­dad, al re­gis­trar 153 víc­ti­mas de fe­mi­ni­ci­dio de enero a oc­tu­bre de 2019. Le si­gue el Es­ta­do de Mé­xi­co con 95 ca­sos en el mis­mo pe­rio­do, de acuer­do con el mis­mo or­ga­nis­mo.

A pe­sar de lle­var po­co más de 40 días del 2020, los ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro y fe­mi­ni­ci­dios si­guen au­men­tan­do en Mé­xi­co. Ha­ce un par de días, el ca­so de In­grid Es­ca­mi­lla es­tre­me­ció al país, la jo­ven de 25 años fue apu­ña­la­da por su pa­re­ja, Érick Fran­cis­co, quien la de­solló pa­ra lue­go arro­jar par­te de sus ór­ga­nos por el inodo­ro y el dre­na­je de la ca­lle. Tras con­fe­sar su de­li­to, el hom­bre fue de­te­ni­do y de acuer­do con la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, re­ci­bi­rá la má­xi­ma con­de­na.

Co­mo el ca­so de In­grid hay mi­les en Mé­xi­co, la ma­yo­ría sin jus­ti­cia. Por eso es ne­ce­sa­rio que a ve­ces el ar­te fun­ja co­mo un con­duc­tor de la reali­dad, y que mejor que el sép­ti­mo pa­ra cum­plir con di­cha fun­ción. Así es co­mo es­te vier­nes estrena la cin­ta “Ren­cor ta­tua­do”, di­ri­gi­da por Ju­lián Hernández y pro­ta­go­ni­za­da por Dia­na Lai­ne. La pe­lí­cu­la me­xi­ca­na re­tra­ta una vio­len­ta e in­go­ber­na­ble Ciu­dad de Mé­xi­co de los años 90 —con la po­li­cía cóm­pli­ce de los de­lin­cuen­tes— y mu­je­res que su­frie­ron vio­len­cia de gé­ne­ro y que bus­can ven­gan­za.

Las va­lien­tes mu­je­res bus­ca­rán la ayu­da de Aí­da, una mis­te­rio­sa jus­ti­cie­ra que se­du­ce a los abu­sa­do­res, los nar­co­ti­za y los ta­túa pa­ra que nun­ca ol­vi­den lo que hi­cie­ron. VAN­GUAR­DIA pla­ti­có con Dia­na Lein, quien le da vi­da es­ta jus­ti­cie­ra, y quien nos ha­bló de su per­so­na­je, así co­mo de la im­por­tan­cia del fil­me en es­tos mo­men­tos tan com­pli­ca­dos pa­ra las mu­je­res en Mé­xi­co.

“La ver­dad ha si­do un via­je muy

lar­go desde que pla­nea­mos el pro­yec­to, has­ta aho­ra que lo ve­mos cris­ta­li­za­do. Es una his­to­ria no so­lo es­cri­ta por una mu­jer, sino pro­ta­go­ni­za­da por mu­je­res. Mi per­so­na­je es Aí­da, una ar­tis­ta vi­sual y fo­tó­gra­fa muy re­nom­bra­da que al re­tra­tar al­go que no es­ta­ba bien, es víc­ti­ma de una vio­len­cia tre­men­da, lo pier­de todo. A par­tir de eso, la úni­ca sa­li­da que tie­ne es rein­ven­tar­se co­mo una mu­jer ven­ga­do­ra, su la­bor se co­nec­ta con la his­to­ria de otras cinco mu­je­res. En reali­dad es una pe­lí­cu­la so­bre lo fe­me­nino”, co­men­tó la ac­triz me­xi­ca­na.

Si bien es cier­to que en va­rios paí­ses exis­te un pa­trón de im­pu­ni­dad sis­te­má­ti­ca en el pro­ce­so ju­di­cial, y en las ac­tua­cio­nes en torno a ca­sos de vio­len­cia con­tra las mu­je­res de­bi­do al he­cho de que la gran ma­yo­ría de es­tos ca­sos ca­re­ce de una in­ves­ti­ga­ción, san­ción y re­pa­ra­ción efec­ti­va, la jus­ti­cia por mano pro­pia nun­ca es una op­ción, y Dia­na lo sabe. Por ello, la ac­triz bus­có más in­for­ma­ción so­bre ver­da­de­ras jus­ti­cie­ras o ven­ga­do­ras en el mun­do, y en­con­tró un ca­so más cerca de lo que pen­sa­ba.

“Fí­ja­te que en el pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción pa­ra in­ter­pre­tar a es­te per­so­na­je, en­con­tré un ca­so que me im­pac­tó mu­cho. No sé si re­cuer­den una no­ta de La Jor­na­da de sep­tiem­bre de 2013, en don­de se ha­bla­ba de ‘Dia­na la Ca­za­do­ra de Cho­fe­res’, que por lo vis­to tu­vo una o dos víc­ti­mas, es de­cir, iba por per­so­nas con­cre­tas. Dia­na, que ade­más se lla­ma­ba co­mo yo, bus­ca­ba a cho­fe­res de ca­mio­nes que iban a la ma­qui­la o de ta­xis, y tras ase­si­nar­los en­vió una carta a los me­dios ex­pli­can­do que es­ta­ba ven­gan­do a las mu­je­res que ellos ha­bían vio­len­ta­do. Mi­ra que ha ha­bi­do va­rias, pe­ro han si­do vo­ces si­len­cia­das”, agre­gó Lein.

UN PO­DE­RO­SO

MEN­SA­JE FE­MI­NIS­TA

En no­viem­bre pa­sa­do, mi­les de mu­je­res se ma­ni­fes­ta­ron en la Ciu­dad de Mé­xi­co en el mar­co del Día In­ter­na­cio­nal pa­ra la Erra­di­ca­ción de la Vio­len­cia con­tra las mu­je­res. La mar­cha de­no­mi­na­da #Niu­na­más fue li­de­ra­da por di­ver­sos gru­pos fe­mi­nis­tas, quie­nes ex­pre­sa­ron su har­taz­go por la im­pu­ni­dad que se vi­ve en el país an­te la vio­la­cio­nes a sus de­re­chos. Dia­na ase­gu­ra que más allá del men­sa­je de la pe­lí­cu­la, es ne­ce­sa­rio que todas re­fle­xio­ne­mos so­bre la im­por­tan­cia de le­van­tar la voz an­te la vio­len­cia.

“Lo más importante es no ca­llar­nos, ni una vez más, ni un se­gun­do más, desde no to­le­ra pú­bli­ca­men­te las tí­pi­cas bro­mas o ve­ja­cio­nes que he­mos ido pa­san­do por al­to, has­ta las co­sas más gra­ves. Creo que no que­dar­nos ca­lla­das es lo más ur­gen­te, y lo es­ta­mos ha­cien­do. Por otro la­do, creo que tam­bién de­be­mos edu­car a la ge­ne­ra­ción que vie­ne. Por ejem­plo, en­tien­do que la si­tua­ción nos ha ori­lla­do a separar a los hom­bres y las mu­je­res en el trans­por­te pú­bli­co, pe­ro no de­be­ría ser así, le es­ta­mos di­cien­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que no po­de­mos con­vi­vir sin que ha­ya vio­len­cia. Por úl­ti­mo, creo que de­be­mos de de­jar de de­cir­nos víc­ti­mas, te­ne­mos que em­po­de­rar­nos”, ase­gu­ró la pro­ta­go­nis­ta del fil­me.

Lein tam­bién ase­gu­ró que en una épo­ca en que el cine me­xi­cano le ha apos­ta­do a las co­me­dias o chick flicks, pe­lí­cu­las co­mo “Ren­cor Ta­tua­do” son cla­ves pa­ra re­fle­jar la reali­dad.

“Con­si­de­ro que es­ta pe­lí­cu­la es ab­so­lu­ta­men­te fe­mi­nis­ta, muy or­gu­llo­sa­men­te te di­go que la guio­nis­ta es fe­mi­nis­ta tam­bién, así co­mo la mayor par­te de las ac­tri­ces que par­ti­ci­pa­mos. Pa­ra mí es un or­gu­llo tre­men­do, co­mo ac­triz a ve­ces es muy com­pli­ca­do in­ter­pre­tar un per­so­na­je que mues­tre tu pos­tu­ra per­so­nal an­te la reali­dad, y es­te es un ca­so en el que sí. Aquí los per­so­na­jes fe­me­ni­nos no son vis­tas co­mo acom­pa­ñan­tes, ni co­mo las fi­gu­ras de be­lle­za, sino en to­da su ple­ni­tud, com­pren­dien­do su fe­mi­ni­dad y sin pa­sar por al­to to­dos los vi­cios y de­fec­tos que po­da­mos te­ner”, afir­mó Dia­na.

RE­COR­DAN­DO EL ‘CINE NEGRO’

El ci­neas­ta Ju­lián Hernández em­pleó en “Ren­cor ta­tua­do” todo su ta­len­to y apren­di­za­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co que le va­lió dos ve­ces el pres­ti­gio­so Teddy Award del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Cine de Ber­lín (Ber­li­na­le), pri­me­ro en el 2003 con “Mil nu­bes de paz cer­can el cie­lo, amor, ja­más aca­ba­rás de ser amor” y, pos­te­rior­men­te, en 2009, gra­cias a “Ra­bio­so sol, ra­bio­so cie­lo”. En es­ta ocasión, op­tó por ma­ne­jar pri­mor­dial­men­te el blanco y negro en el fil­me.

“En es­ta épo­ca de hi­per­rea­lis­mo en don­de lo que ve­mos en pan­ta­lla pa­re­ce más real que la reali­dad, me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so re­to­mar un po­co de la his­to­ria del cine a tra­vés del ‘cine negro’. Te­ner la opor­tu­ni­dad de ha­cer es­te ti­po de gé­ne­ro, uno que ha que­da­do muy de la­do úl­ti­ma­men­te, fue in­creí­ble. Uno de los mo­ti­vos pa­ra que la pe­lí­cu­la es­té en blanco y negro es el he­cho de que la vi­da de Aí­da ha per­di­do todo el co­lor tras per­der a su es­po­so y su hi­jo, di­ga­mos que el pre­sen­te de Aí­da es en blanco y negro, sal­vo al­gu­nos flash­backs que tie­ne que sí es­tán a co­lor”, di­jo la ac­triz so­bre el tra­ba­jo del rea­li­za­dor.

Po­der. “Es una pe­lí­cu­la ab­so­lu­ta­men­te fe­mi­nis­ta, or­gu­llo­sa­men­te la guio­nis­ta es­tá de nues­tro la­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.