Hi­po­cre­sía y clau­di­ca­ción

Vanguardia - - OPINIÓN -

La de an­tier fue una fe­cha pe­no­sa pa­ra Mé­xi­co. Pe­no­sa en el sen­ti­do de triste, pe­no­sa tam­bién en su acep­ción de ver­gon­zo­sa. La asis­ten­cia de los más des­ta­ca­dos em­pre­sa­rios del País a la ce­na or­ga­ni­za­da por Ló­pez Obra­dor dio a ver que el in­te­rés per­so­nal se es­tá po­nien­do en es­ta ho­ra di­fí­cil por en­ci­ma de la dig­ni­dad pro­pia y del bien de la na­ción. Al pa­so del tiem­po ese even­to apa­re­ce­rá co­mo de los más opro­bio­sos y re­pro­cha­bles su­ce­sos de es­ta épo­ca, y quie­nes en él par­ti­ci­pa­ron se sen­ti­rán mal por ha­ber es­ta­do ahí. Con su pre­sen­cia con­va­li­da­ron uno de los ma­yo­res desa­ti­nos del Pre­si­den­te, y apo­ya­ron con sus di­ne­ros la far­sa que ha mon­ta­do AMLO en el ca­so del ya tris­te­men­te cé­le­bre avión pre­si­den­cial. Los em­pre­sa­rios son por esen­cia hom­bres y mu­je­res li­bres. Su pri­vi­le­gia­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca y su ele­va­da po­si­ción so­cial les dan un mar­gen ex­cep­cio­nal de li­ber­tad. Ab­di­car de esa li­ber­tad pa­ra po­ner­se al ser­vi­cio de un ré­gi­men al cual se­gu­ra­men­te cri­ti­can y re­prue­ban en lo pri­va­do es in­cu­rrir en hi­po­cre­sía, y aun en clau­di­ca­ción. En­tien­do la ne­ce­si­dad de los hom­bres de em­pre­sa de no es­tar en ma­los tér­mi­nos con el po­de­ro­so en turno, pe­ro hay tiem­pos –y és­te es uno de ellos– en que los em­pre­sa­rios de­ben pen­sar en el bien de Mé­xi­co, y no com­pro­me­ter­lo con ac­tos de su­mi­sión y co­la­bo­ra­cio­nis­mo co­mo ése de la ver­gon­zan­te ce­na a que acu­die­ron. La pru­den­cia es ne­ce­sa­ria, mas no ha de lle­gar a la ig­no­mi­nia. El em­pre­sa­ria­do tie­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, y la tie­ne tam­bién en el ám­bi­to de lo po­lí­ti­co. Ha de ser­vir de va­lla­dar a los ex­ce­sos de los go­ber­nan­tes, de­fen­der los de­re­chos bá­si­cos de la per­so­na hu­ma­na, mi­rar por el bien co­mu­ni­ta­rio. In­cum­plir esa res­pon­sa­bi­li­dad a fin de alle­gar­se el fa­vor del mo­nar­ca, vol­ver­se par­te de su corte, coho­nes­tar sus en­ga­ños y sus des­pro­pó­si­tos, todo eso es aten­tar con­tra el fu­tu­ro de las em­pre­sas, e in­clu­so del país. El sec­tor em­pre­sa­rial ca­re­ce hoy por hoy de un buen li­de­raz­go. Se ad­vier­te en él de­ma­sia­do en­tre­guis­mo. Ló­pez Obra­dor ne­ce­si­ta a los em­pre­sa­rios más de lo que los em­pre­sa­rios lo ne­ce­si­tan a él. No re­nun­cien a esa ven­ta­ja. No ce­dan su li­ber­tad, su in­de­pen­den­cia. No pon­gan en ries­go a Mé­xi­co jun­to con quien lo es­tá po­nien­do en ries­go ya… Da­ré sa­li­da aho­ra a una su­ce­sión de inanes chas­ca­rri­llos a fin de ali­ge­rar la ten­sión que mi an­te­rior pe­ro­ra­ta de­be ha­ber cau­sa­do a la Re­pú­bli­ca… Un ami­go le con­tó a don Chin­gue­tas: “Fui a la es­ta­ción de po­li­cía y me mos­tra­ron una má­qui­na de­tec­to­ra de men­ti­ras”. Re­pli­có don Chin­gue­tas: “Yo es­toy ca­sa­do con una”… Hi­me­nia Ca­ma­fría y Ce­li­be­ria Sin­va­rón, sol­te­ras de avan­za­da edad, vi­si­ta­ron el mu­seo de ar­te. El guía les mos­tró la efi­gie de un Hér­co­les des­nu­do con su atri­bu­to va­ro­nil en re­po­so. De­cla­ró el guía: “La es­ta­tua per­te­ne­ce al pe­rio­do bajo”. Hi­me­nia le su­su­rró al oí­do a Ce­li­be­ria: “La del pe­rio­do al­to ha de es­tar más in­tere­san­te”… La ma­má de Sim­pli­ciano, mu­cha­cho sin cien­cia de la vi­da, le di­jo: “He sa­bi­do que la mu­jer con la que an­das de no­vio es de la vi­da ale­gre”. “Amá –opu­so Sim­pli­ciano–. ¿Y pa’ que quie­ro una de la vi­da triste?”… Don Cu­col­do lle­gó a su casa cuan­do no se le es­pe­ra­ba y sor­pren­dió a su es­po­sa en bra­zos y todo lo de­más de un des­co­no­ci­do. Des­co­no­ci­do pa­ra don Cu­col­do, pues la se­ño­ra de­mos­tra­ba te­ner fa­mi­lia­ri­dad con el su­je­to, a juz­gar por los epí­te­tos con que se di­ri­gía a él: “pa­pa­ci­to”, “negro san­to” y “co­cho­to­tas”. Eso no se le di­ce a un ex­tra­ño. Ar­dió en có­le­ra el mi­tra­do ma­ri­do, y en un só­lo gol­pe de voz le di­jo a la mu­jer :“¡ Zo­rra vul­pe­ja ra­po­sa in­fa­me vil !”. Con­tes­tó ella en tono de re­pro­che o que­ja: “¡Ay, Cu­col­do! ¡Tú in­sul­tán­do­me y yo aquí prac­ti­can­do pa­ra dar­te a ti un mejor ser­vi­cio!”… FIN.

CA­TÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.