Gu­la y ero­tis­mo 2/3

Vanguardia - - SALPICÓN -

Qué va a pa­la­dear hoy 14 de fe­bre­ro, tra­di­ción de ser el día de los amo­res no siem­pre fá­ci­les? ¿Lue­go de ce­nar, un buen ero­tis­mo o an­tes? El or­den de los fac­to­res no al­te­ra el pro­duc­to: us­ted vi­va y dis­fru­te con to­dos sus sen­ti­dos. Gu­la y ero­tis­mo, gran com­bi­na­ción. Re­fe­ren­cias a ali­men­tos afro­di­sía­cos los cua­les nos pro­du­cen al­te­ra­cio­nes se­xua­les y con­tri­bu­yen el mejor dis­fru­te de los sen­ti­dos en el plano car­nal, da­tan de dos mil años an­tes de Cris­to. Hay re­fe­ren­cias en tex­tos grie­gos, en año­sos li­bros orien­ta­les de la In­dia, en la cul­tu­ra ára­be y cla­ro, en la mis­ma Bi­blia. Un ejem­plo rá­pi­do al res­pec­to. Pe­tro­nio en su “Sa­ti­ri­cón”, nos da cuen­ta de aque­llos man­ja­res y re­fi­na­mien­to de lo cual ha­cían ga­la los ro­ma­nos en sus ba­ca­na­les y or­gías. Pe­tro­nio nos re­la­ta de la de­gus­ta­ción de pla­tos tan su­cu­len­tos co­mo ori­gi­na­les: len­guas de fla­men­co, li­ro­nes ce­ba­dos, co­dor­ni­ces re­lle­nos de fru­tos se­cos, ja­ba­líes re­ple­tos de tor­dos asa­dos; todo ello ba­ña­do con ge­ne­ro­sas do­ta­cio­nes de vino. No po­dían fal­tar pla­to­nes re­bo­san­tes de dos ali­men­tos eró­ti­cos por li­na­je es­co­gi­do: la uva y la man­za­na.

Cuen­ta la his­to­ria y la le­yen­da que Pe­tro­nio gas­ta­ba to­da su for­tu­na en es­tos ága­pes y ce­nas pa­ra los pa­tri­cios ro­ma­nos. Tra­ta­ba de ofre­cer lo mejor pa­ra no de­frau­dar a sus in­vi­ta­dos. Cuan­do no le que­dó pla­ta al­gu­na pa­ra re­pe­tir esas ce­nas fas­tuo­sas, se be­bió un va­so de ve­neno. Fin.

Avan­za­mos: cual­quier re­fe­ren­cia al cuer­po fe­me­nino tie­ne su sí­mil y su equi­dis­tan­cia en un fru­to o ali­men­to de la na­tu­ra­le­za. O bien, la me­tá­fo­ra ar­dien­te de los poe­tas, en­cuen­tra su jus­to blanco en la com­pa­ra­ción en­tre el cuer­po fe­me­nino y los pla­ce­res de la co­mi­da. El te­ma lo ex­plo­ra­ré más a de­ta­lle en pró­xi­mo tex­to, pe­ro van al­gu­nos ejem­plos al azar: Pa­ra Ida Vi­ta­le, la man­za­na es “En la ven­ta­na/ un vo­lu­men ro­ji­zo de paz…” Un ex­tra­ño poe­ta ára­be, M. Ibn Fa­yad, de­le­trea: “Pa­ra vol­ver a ver­los/cie­rro los ojos/ de no­che/ pa­ra sen­tir­los/ tus pe­chos ru­bios/ co­mo pe­ras frescas del Jar­dín del Sul­tán,/ del jar­dín pri­me­ro del Pa­la­cio Real…”

Los to­ma­tes son una le­ta­nía de imá­ge­nes en el es­pe­jo y en los fo­go­nes. Se ma­du­ran en las noches más altas y al amanecer, su co­lor rojo ero­tis­mo se ase­me­ja un mun­do en mo­vi­mien­to, una his­to­ria na­tu­ral de las co­sas al cual la mis­ma ro­sa en­vi­dia por su fra­gan­cia y tono. El poe­ta por an­to­no­ma­sia de Amé­ri­ca, Pa­blo Ne­ru­da, lo sa­bía. Por ello, es­cri­bió una “Oda al to­ma­te”, don­de és­te mues­tra todo su po­de­río, su fres­cor en días de sol y bri­sa ca­lien­te en es­te de­sier­to coahui­len­se que ha­bi­ta­mos. De­le­trea el poe­ta: “La ca­lle/ se lle­nó de to­ma­tes,/ me­dio­día,/ ve­rano,/ la luz/ se par­te/ en dos/ mi­ta­des/ de to­ma­te,/ co­rre/ por las ca­lles/ el ju­go.” El maes­tro de ver­bo ar­dien­te, Pa­blo Ne­ru­da, di­ce del to­ma­te, tie­ne “luz pro­pia.”

¿Y las mu­sas? Siem­pre las mu­sas. Las mu­je­res tie­nen luz pro­pia y por ello, cual­quier ali­men­to y be­bi­da nos in­vi­ta a com­par­tir­lo con ellas y sí, enamo­rar­las en las noches, aban­do­nan­do­nos a su ron­ro­neo y me­lo­si­dad y sin du­da, brin­dar con ellas con un buen vino tin­to de por me­dio. Lue­go, lle­nar el hue­co de su om­bli­go con el vino y be­ber de él y de su no­ria y ma­nan­tial inaca­ba­ble…

Je­sús R. Ce­di­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.