‘Tu­yo has­ta mo­rir’

Vanguardia - - MI CIUDAD -

Los do­cu­men­tos mues­tran que los rap­tos y vio­la­cio­nes de mu­je­res, así co­mo los ase­si­na­tos, eran menos san­cio­na­dos (o re­sul­ta­ban sin sen­ten­cia) que el adul­te­rio, una prác­ti­ca muy co­mún en la épo­ca, de acuer­do con el nú­me­ro de jui­cios re­gis­tra­dos.

Des­pués del ini­cio del mo­vi­mien­to de in­de­pen­den­cia en Mé­xi­co, un ma­tri­mo­nio fue des­te­rra­do de Sal­ti­llo en 1811 por­que la es­po­sa en­ga­ña­ba a su ma­ri­do, y es­te lo sa­bía y ocul­ta­ba. El pá­rro­co im­pi­dió la san­ción, pe­ro sí hu­bo un jui­cio en el que in­clu­so cons­ta una carta de Jo­sé Gran­de a su aman­te:

“Ya me desaho­go, mi al­ma, por­que nos go­ce­mos, aun­que di­me si voy es­ta no­che, mi­ra que ya no pue­do aguan­tar. Que­da todo tu­yo has­ta mo­rir”.

El fi­nal de es­te jui­cio no es­tá com­ple­to. Lo cier­to es que los sal­ti­llen­ses bus­ca­ron la aven­tu­ra del amor y el de­seo sin re­pa­rar en prohi­bi­cio­nes y pe­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.