Un pun­to azul pá­li­do

Vanguardia - - OPINIÓN - @mar­cos­du­ranf

Ayer se cum­plie­ron 30 años de aquel 14 de fe­bre­ro de 1990, cuan­do la son­da es­pa­cial Vo­ya­ger 1 de la NASA, que en ese mo­men­to pa­sa­ba por Nep­tuno, gi­ró 180 gra­dos a in­sis­ten­cia de Carl

Sa­gan pa­ra to­mar la fo­to­gra­fía de un in­sig­ni­fi­can­te le­jano “pun­to azul pá­li­do”. Lan­za­da al es­pa­cio en 1977, la mi­sión ini­cial de la son­da, fue ex­plo­rar Jú­pi­ter y Sa­turno, sus lu­nas, ani­llos y cam­pos mag­né­ti­cos. Pe­ro por si aca­so es­ta son­da lle­ga­ba, por al­gu­na ra­zón inex­pli­ca­ble, a en­con­trar a su pa­so cual­quier for­ma de vi­da ex­tra­te­rres­tre, le fue ins­ta­la­do un dis­co gra­ba­do en oro, que con­tie­ne una es­pe­cie de cáp­su­la del tiem­po con el len­gua­je uni­ver­sal: la cien­cia.

Su con­te­ni­do fue se­lec­cio­na­do por un co­mi­té que pre­si­dió el as­tro­fí­si­co Carl Sa­gan. En él es­tán gra­ba­dos dos áto­mos de hi­dró­geno –Uni­dad de tiem­po uni­ver­sal– un ma­pa con nues­tro có­di­go pos­tal en el cos­mos, así co­mo los “so­ni­dos de la Tie­rra”, una se­lec­ción de nues­tra mú­si­ca pa­san­do por Bach, Mo­zart, Beet­ho­ven, Chuck Berry y Lorenzo Bar­ce­la­ta, de México, con “El Cas­ca­bel”; ade­más de so­ni­dos, imá­ge­nes y un men­sa­je de paz en 55 len­gua­jes.

La Vo­ya­ger I es el pri­mer ob­je­to hu­mano en sa­lir del sis­te­ma so­lar pa­ra aden­trar­se al es­pa­cio in­ter­es­te­lar. Ha via­ja­do du­ran­te 43 años a una ve­lo­ci­dad de 62 mil 500 ki­ló­me­tros por ho­ra y se en­cuen­tra a una dis­tan­cia de la Tie­rra de más 21 mil mi­llo­nes de ki­ló­me­tros, ape­nas 19 horas con 20 se­gun­dos de un año luz, aca­so pa­ra en­ten­der un po­co al­go de la real pers­pec­ti­va de las distancias cós­mi­cas.

Todo es­to ins­pi­ró al gran Carl Sa­gan a es­cri­bir su li­bro “Un Pun­to Azul Pá­li­do: Una Vi­sión del Fu­tu­ro Hu­mano en el Es­pa­cio”. Del li­bro les com­par­to la vi­sión de Sa­gan res­pec­to al real sig­ni­fi­ca­do de esa ocasión his­tó­ri­ca: “Eso es aquí, ese es nues­tro ho­gar, eso so­mos no­so­tros. En él to­dos a quie­nes ama­mos, to­dos a quie­nes co­no­ce­mos, todo so­bre quien al­gu­na vez es­cu­cha­ron, to­dos los se­res hu­ma­nos que al­gu­na vez exis­tie­ron y vivieron sus vi­das. La su­ma de nues­tra ale­gría y nues­tro su­fri­mien­to.

Mi­les de re­li­gio­nes, ideo­lo­gías y doc­tri­nas eco­nó­mi­cas con­fia­das. To­dos los ca­za­do­res y re­co­lec­to­res, to­dos los hé­roes y los co­bar­des, to­dos los crea­do­res y los des­truc­to­res de la ci­vi­li­za­ción. To­dos los re­yes y los cam­pe­si­nos, todas las parejas jó­ve­nes enamo­ra­das, todas las ma­dres y los pa­dres, to­dos los ni­ños. In­ven­to­res y ex­plo­ra­do­res es­pe­ran­za­dos.

To­dos los maes­tros de mo­ral, to­dos los po­lí­ti­cos co­rrup­tos, todas las su­per­es­tre­llas, to­dos los lí­de­res su­pre­mos, to­dos los san­tos y los pe­ca­do­res de la his­to­ria de nues­tra es­pe­cie vivieron aquí, en una mo­ta de pol­vo sus­pen­di­da en un ra­yo de sol.

“La Tie­rra es un es­ce­na­rio muy pe­que­ño en una are­na cós­mi­ca vas­ta. Pien­sen en los ríos de san­gre de­rra­ma­dos por to­dos esos ge­ne­ra­les y em­pe­ra­do­res pa­ra po­der con­ver­tir­se en amos tem­po­ra­les de una frac­ción de un pun­to, lle­nos de glo­ria y de triun­fo. Pien­sen en esas cruel­da­des in­ter­mi­na­bles in­fli­gi­das por los ha­bi­tan­tes de un rin­cón de es­te pi­xel en es­tos ha­bi­tan­tes ape­nas dis­tin­gui­bles en al­gún otro rin­cón. Cuan fre­cuen­tes eran sus ma­len­ten­di­dos, cuan an­sio­sos es­ta­ban por ma­tar­se unos a otros. Cuan fer­vien­tes eran sus odios. Nues­tros ac­tos de in­ti­mi­da­ción, nues­tra au­to­im­por­tan­cia ima­gi­na­da, la ilu­sión de que te­ne­mos una po­si­ción pri­vi­le­gia­da en el uni­ver­so se ven con­fron­ta­das por es­te pun­to de luz te­nue. Nues­tro pla­ne­ta es un pun­to so­li­ta­rio en la os­cu­ri­dad vas­ta y en­vol­ven­te del cos­mos. En nues­tra os­cu­ri­dad, en to­da es­ta vas­te­dad, no hay in­di­cios de que re­ci­bi­re­mos ayu­da de otro lu­gar pa­ra sal­var­nos de no­so­tros mis­mos. La Tie­rra es el úni­co mun­do co­no­ci­do que al­ber­ga vi­da has­ta aho­ra. No hay otro lu­gar, al menos no en el fu­tu­ro cer­cano ha­cia don­de nues­tra es­pe­cie pu­die­ra mi­grar. Vi­si­tar, sí, pe­ro asen­tar­se, aún no. Nos gus­te o no, por el mo­men­to la Tie­rra es don­de de­be­mos de­fen­der­nos.

“Se ha di­cho que la as­tro­no­mía es una ex­pe­rien­cia que en­se­ña humildad y for­ja el ca­rác­ter. Qui­zás no ha­ya mejor mues­tra de la in­sen­sa­tez de la arro­gan­cia hu­ma­na que es­ta ima­gen dis­tan­te. Pa­ra mí, en­fa­ti­za nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra tra­tar­nos más ama­ble­men­te unos a otros, y pa­ra pre­ser­var y amar ese pun­to azul pá­li­do, el úni­co ho­gar que ja­más co­no­ci­mos”.

Mar­cos Du­rán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.