Per­die­ron la apues­ta

Vanguardia - - OPINIÓN -

La se­ño­ra le re­cla­mó a su ma­ri­do: “¿Por qué no me com­pras un abri­go de piel, si siem­pre an­do fría?”. Re­pli­có el se­ñor: “En la pre­gun­ta es­tá la res­pues­ta”… Eran dos her­ma­nas, cua­ren­to­nas am­bas y sol­te­ras las dos. De­ci­die­ron po­ner un ga­lli­ne­ro en su casa de cam­po, pa­ra cu­yo efecto se com­pra­ron diez ga­lli­nas. Les pre­gun­tó el gran­je­ro que se las ven­dió: “¿No quie­ren tam­bién el ga­llo?”. “De nin­gu­na ma­ne­ra –res­pon­dió con ofen­di­da dig­ni­dad la her­ma­na mayor–. Pro­mis­cui­da­des en nues­tra casa no”. Su­ce­dió que me­ses des­pués la her­ma­na me­nor en­con­tró novio y se ca­só. Al día siguiente de la no­che de bo­das le pu­so un men­sa­je ur­gen­te a la otra: “Cóm­pra­les el ga­llo”… Dos co­sas no ha­go yo con mi di­ne­ro: ti­rar­lo por una al­can­ta­ri­lla y ju­gar­lo en los ca­si­nos. No juz­go a aqué­llos que ha­cen una co­sa o la otra: ca­da quien pue­de ha­cer de su ta­fa­na­rio un ba­rri­le­te. Pe­ro a mí eso de pa­sar horas echán­do­le mo­ne­das a una má­qui­na o po­nien­do bi­lle­tes so­bre un ta­pe­te ver­de me pa­re­ce al­go muy abu­rri­do, por lo re­pe­ti­ti­vo de la ac­ción y por lo den­so del am­bien­te don­de ta­les ejer­ci­cios se prac­ti­can. Va­rias ve­ces he es­ta­do en Las Ve­gas, ya pa­ra pe­ro­rar en al­gu­na con­ven­ción, ya en dos o tres oca­sio­nes de pa­seo con mi es­po­sa. Con­fie­so que los días que ahí es­tu­ve me ha­bría gus­ta­do más pa­sar­los en Oa­xa­ca, Pue­bla, Mé­ri­da, Gua­na­jua­to o Ve­ra­cruz. Ha­brá quie­nes por eso me til­den de con­ser­va­dor, vo­ca­blo pe­yo­ra­ti­vo aho­ra en boga, pe­ro ya di­je que ca­da quien pue­de ha­cer de su ta­fa­na­rio un ba­rri­le­te. Vie­ne a cuen­to es­ta lu­cu­bra­ción pa­ra aplau­dir –con am­bas ma­nos pa­ra mayor efecto– la de­ci­sión de la Su­pre­ma Corte por la cual se ne­gó el am­pa­ro que in­ter­pu­sie­ron los pro­pie­ta­rios de ca­si­nos de jue­go en Nue­vo León a fin de no pa­gar im­pues­tos al Es­ta­do y a los mu­ni­ci­pios. El má­xi­mo tri­bu­nal de­ter­mi­nó que la fa­cul­tad de gra­var las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con jue­gos y sor­teos no la otor­gó la Carta Mag­na ex­clu­si­va­men­te a la Fe­de­ra­ción, mo­ti­vo por el cual las le­gis­la­tu­ras lo­ca­les pue­den ejer­cer tam­bién esa atri­bu­ción im­po­si­ti­va. Los lla­ma­dos “ca­si­ne­ros” pre­ten­dían no só­lo de­jar de pa­gar im­pues­tos, sino tam­bién de­man­da­ban que se les de­vol­vie­ra lo que ya ha­bían pa­ga­do, y con in­tere­ses. Per­die­ron la apues­ta. Ala­bo es­ta ati­na­da dis­po­si­ción de la Su­pre­ma Corte, la cual be­ne­fi­cia­rá a mu­chas co­mu­ni­da­des nue­vo­leo­ne­sas que con ese di­ne­ro po­drán se­guir ha­cien­do obras de be­ne­fi­cio ge­ne­ral. He aquí una bue­na no­ti­cia en me­dio de mu­chas otras no tan bue­nas… “La co­no­cí en el lobby bar del ho­tel. Era jo­ven y her­mo­sa. Es­ta­ba so­la; be­bía su co­pa en una mesa del rin­cón. Yo me en­con­tra­ba en la de al la­do, tam­bién so­lo. La vi tan triste que me atre­ví a ha­blar­le: ‘¿Es­tá us­ted bien?’. ‘Sí, gra­cias. No me pa­sa na­da. Le agra­dez­co su preo­cu­pa­ción’. Ad­ver­tí un aso­mo de lá­gri­ma en sus ojos. Eso me lle­vó a de­cir­le: ‘¿Pue­do acom­pa­ñar­la?’. Res­pon­dió: ‘Cla­ro. Creo que me ha­ce fal­ta ha­blar con al­guien”. Me pa­sé a su mesa; pe­dí una co­pa pa­ra ella y otra pa­ra mí. Ha­bla­mos; ha­bla­mos lar­ga­men­te. Me con­tó la cau­sa de su pe­sa­dum­bre. Es­ta­ba le­jos de su casa por mo­ti­vos de tra­ba­jo. Lle­va­ba au­sen­te más de 15 días; ex­tra­ña­ba a su es­po­so. Yo me ha­lla­ba en la mis­ma si­tua­ción, y se lo di­je. Be­bi­mos en si­len­cio. Cuan­do ce­rró el bar la acom­pa­ñé a su ha­bi­ta­ción. Abrió la puer­ta y me dio un be­so le­ví­si­mo en los labios. En­tré jun­to con ella al cuar­to. Hi­ci­mos el amor arre­ba­ta­da­men­te. Al ter­mi­nar de ha­cer­lo ella llo­ró. “Ja­más pen­sé – me di­jo– que al­gu­na vez le se­ría in­fiel a mi ma­ri­do”. Tam­bién llo­ré yo, por el re­mor­di­mien­to de ha­ber­le fal­ta­do a mi es­po­sa. Y lo mis­mo su­ce­dió las si­guien­tes noches: co­gi­da y llo­ra­da, co­gi­da y llo­ra­da…”… FIN.

Catón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.