La as­tro­nau­ta que se abre ca­mino a la Luna

Será la pri­me­ra mu­jer en pi­sar es­te sa­té­li­te na­tu­ral; ella es pie­za cla­ve en la pla­nea­ción de la mi­sión Ar­te­mi­sa de la NASA

Vanguardia - - ESPECIAL - BE­RE­NI­CE GON­ZÁ­LEZ DU­RAND

CDMX.- “¿Qué voy a ex­tra­ñar? La ex­qui­si­ta be­lle­za de la Tie­rra”. La res­pues­ta de la as­tro­nau­ta Ch­ris­ti­na Koch pa­re­ce ob­via des­pués de ver cual­quie­ra de las imá­ge­nes de nues­tro pla­ne­ta desde la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI): una paleta de azu­les, sie­nas, gri­ses, vio­le­tas y ro­jos que ayu­da a de­fi­nir ma­res y con­ti­nen­tes, con­for­man­do una pos­tal idí­li­ca del lu­gar don­de vi­vi­mos. Pe­ro más allá de la con­tem­pla­ción, los re­tos de vi­vir en el es­pa­cio en es­tan­cias ca­da vez más lar­gas es­tán abrien­do nue­vas puer­tas pa­ra la ex­plo­ra­ción es­pa­cial.

Des­pués de es­ta­ble­cer un nue­vo récord pa­ra el vue­lo es­pa­cial más lar­go en la his­to­ria de una mu­jer con 328 días, la as­tro­nau­ta de la NASA re­gre­só a la Tie­rra el pa­sa­do seis de fe­bre­ro jun­to con el co­man­dan­te de la So­yuz, Ale­xan­der Sk­vor­tsov, de la agen­cia es­pa­cial ru­sa Ros­cos­mos; y Lu­ca Par­mi­tano, de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA).

El via­je de Ch­ris­ti­na, tal co­mo ella lo ex­pre­só en un men­sa­je en Twit­ter el día de su re­gre­so: “Ha si­do el via­je de to­dos”. La mi­sión ex­ten­di­da de Koch brin­da­rá a los in­ves­ti­ga­do­res la opor­tu­ni­dad de ob­ser­var los efec­tos de los vue­los es­pa­cia­les de lar­ga du­ra­ción en una mu­jer mien­tras la agen­cia es­ta­dou­ni­den­se pla­nea re­gre­sar a los hu­ma­nos a la Luna bajo el pro­gra­ma Ar­te­mi­sa, ade­más de pre­pa­rar­se pa­ra la ex­plo­ra­ción hu­ma­na de Mar­te.

Pe­ro la ha­za­ña de es­ta mu­jer de 40 años tam­bién co­bra pe­so en una épo­ca don­de a pe­sar de los avances, los pre­jui­cios y los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro que se arras­tran, con­ti­núan man­te­nien­do a las ni­ñas y mu­je­res ale­ja­das de los sec­to­res re­la­cio­na­dos con la cien­cia.

Se­gún da­tos de la ONU, mos­tra­dos el pa­sa­do 11 de fe­bre­ro con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del Día In­ter­na­cio­nal de las Mu­je­res y las Ni­ñas en la Cien­cia, la elec­ción pa­ra es­tu­diar in­ge­nie­rías y ma­te­má­ti­cas só­lo se da en­tre 5% y 8%. La re­pre­sen­ta­ción glo­bal de mu­je­res que tra­ba­jan en los cam­pos cien­tí­fi­cos se li­mi­ta a un es­ca­so 12%.

Sin em­bar­go, los lo­gros fe­me­ni­nos si­guen abrien­do bre­cha. La NASA ha reuni­do gran­des can­ti­da­des de da­tos so­bre la sa­lud y el ren­di­mien­to de los as­tro­nau­tas du­ran­te los úl­ti­mos

60 años y se ha cen­tra­do re­cien­te­men­te en du­ra­cio­nes ex­ten­di­das de un so­lo tra­yec­to co­mo el de Koch, pe­ro tam­bién en las tres mi­sio­nes es­pa­cia­les de lar­ga du­ra­ción de la as­tro­nau­ta re­ti­ra­da Peggy Whit­son, cu­yas tra­ve­sías du­ra­ron en to­tal 665 días. El récord de vue­lo úni­co de to­dos los tiem­pos es de 438 días, es­ta­ble­ci­do por el cos­mo­nau­ta ru­so Va­lery Pol­ya­kov en 1995.

EX­PE­RI­MEN­TOS QUE DE­JA­RÁN HUE­LLA

La agen­cia es­pa­cial es­ta­dou­ni­den­se es­tá com­pro­me­ti­da con man­dar por pri­me­ra vez a una mu­jer a la Luna pa­ra 2024 me­dian­te la mi­sión Ar­te­mi­sa. Pa­ra cu­brir el ob­je­ti­vo se desa­rro­llan nue­vas tec­no­lo­gías y se bus­can co­la­bo­ra­cio­nes con so­cios co­mer­cia­les e in­ter­na­cio­na­les pa­ra es­ta­ble­cer mi­sio­nes sos­te­ni­bles pa­ra 2028. El nue­vo y am­bi­cio­so cohe­te de la NASA, el Sis­te­ma de Lan­za­mien­to Es­pa­cial (SLS), en­via­rá a los as­tro­nau­tas a bor­do de la na­ve es­pa­cial Orión has­ta la ór­bi­ta lu­nar.

Los as­tro­nau­tas lle­ga­rán has­ta la es­ta­ción Ga­te­way pa­ra vi­vir y tra­ba­jar al­re­de­dor de la Luna. La tri­pu­la­ción lle­va­rá ex­pe­di­cio­nes a la su­per­fi­cie lu­nar desde Ga­te­way y fi­nal­men­te re­gre­sa­rá a la Tie­rra a bor­do de

Orión. Pos­te­rior­men­te, la idea es es­ta­ble­cer las con­di­cio­nes ideales en la Luna pa­ra per­ma­ne­cer so­bre ella en mi­sio­nes más lar­gas.

Pe­ro an­tes de es­ta­ble­cer­se en la su­per­fi­cie lu­nar, la NASA tie­ne pla­nea­do pro­bar nue­vos ins­tru­men­tos cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos a tra­vés de en­tre­gas co­mer­cia­les. Se rea­li­za­rán dos mi­sio­nes al­re­de­dor de la Luna pa­ra pro­bar sis­te­mas de ex­plo­ra­ción del es­pa­cio pro­fun­do, de he­cho, la agen­cia prepara los de­ta­lles pa­ra lan­zar Ar­te­mi­sa 1 du­ran­te es­te año.

Se tra­ta de un vue­lo sin tri­pu­la­ción pa­ra pro­bar al bi­no­mio es­pa­cial Sl­so­rión. Ar­te­mi­sa 2 con­cre­ta­rá el pri­mer via­je con tri­pu­la­ción y se lan­za­rá en 2022. Fi­nal­men­te, los as­tro­nau­tas (un hom­bre y una mu­jer) lle­ga­rán en 2024 en la mi­sión Ar­te­mi­sa 3. A par­tir de en­ton­ces la odi­sea se re­pe­ti­rá anual­men­te.

Mien­tras tan­to, se es­pe­ra que el tra­ba­jo de Koch en su más re­cien­te mi­sión rin­da fru­tos pa­ra for­ta­le­cer los ob­je­ti­vos fi­na­les de Ar­te­mi­sa. En­tre las 210 in­ves­ti­ga­cio­nes en las que par­ti­ci­pó Koch es­tá la lla­ma­da Agre­ga­ción Ami­loi­de. Las fi­bras ami­loi­des son agre­ga­dos pro­teí­cos que pue­den acu­mu­lar­se en el cuer­po y es­tán aso­cia­dos con una se­rie de afec­cio­nes neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas, co­mo el Alz­hei­mer y el Par­kin­son. Es­te pro­yec­to in­ten­ta eva­luar si la mi­cro­gra­ve­dad es­ti­mu­la la for­ma­ción de estas fi­bras, lo que re­pre­sen­ta­ría un ries­go po­ten­cial pa­ra los as­tro­nau­tas en vue­los más pro­lon­ga­dos.

El cuer­po fe­me­nino pue­de res­pon­der de otras for­mas a las con­di­cio­nes del es­pa­cio, so­bre todo en lo re­la­cio­na­do con la de­gra­da­ción ósea y la pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar. En es­te sen­ti­do, otra de las in­ves­ti­ga­cio­nes más im­por­tan­tes de las que for­mó par­te Ch­ris­ti­na tie­ne que ver con el es­tu­dio de la fuer­za de la co­lum­na ver­te­bral y el ries­go aso­cia­do a vér­te­bras ro­tas, me­dian­te el impacto su­fri­do du­ran­te el vue­lo es­pa­cial.

Tam­bién for­mó par­te del ex­pe­ri­men­to Cris­ta­les de Mi­cro­gra­ve­dad, que bus­có cris­ta­li­zar una pro­teí­na de mem­bra­na, par­te in­te­gral del cre­ci­mien­to de tumores. Los re­sul­ta­dos pue­den ayu­dar a desa­rro­llar tra­ta­mien­tos más efec­ti­vos con­tra el cán­cer y sin efec­tos co­la­te­ra­les.

Otro de los ex­pe­ri­men­tos más pro­me­te­do­res en los que par­ti­ci­pó la as­tro­nau­ta se re­la­cio­na con la bio­fa­bri­ca­ción de te­ji­dos si­mi­la­res a ór­ga­nos en el es­pa­cio. Du­ran­te mu­cho tiem­po se ha desa­rro­lla­do la tec­no­lo­gía pa­ra que las im­pre­so­ras bio­ló­gi­cas 3D pro­duz­can ór­ga­nos que pue­dan ser tras­plan­ta­dos a un hu­mano, pe­ro es­ta ta­rea ha re­sul­ta­do di­fí­cil en la gra­ve­dad de la Tie­rra. Los in­ves­ti­ga­do­res ex­plo­ran si el en­torno de mi­cro­gra­ve­dad del es­pa­cio pue­de fa­ci­li­tar la fa­bri­ca­ción de ór­ga­nos en el es­pa­cio que real­men­te pue­dan ser uti­li­za­dos.

Koch tam­bién par­ti­ci­pó en otros es­tu­dios pa­ra apo­yar fu­tu­ras mi­sio­nes de ex­plo­ra­ción, in­clui­da la in­ves­ti­ga­ción so­bre cómo el cuer­po hu­mano se adap­ta a la in­gra­vi­dez, al ais­la­mien­to, a la ra­dia­ción y al es­trés en vue­los de lar­ga du­ra­ción. Los ri­gu­ro­sos pro­ce­sos de en­tre­na­mien­to de los as­tro­nau­tas pa­ra sus mi­sio­nes, así co­mo los pro­gra­mas de reha­bi­li­ta­ción a su re­gre­so en la Tie­rra, han de­mos­tra­do que el cuer­po hu­mano re­sis­te sin pro­ble­mas un año en el es­pa­cio, pe­ro las prue­bas de­ben vol­ver­se más lar­gas y ex­tre­mas pa­ra ga­ran­ti­zar la lle­ga­da a Mar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.