Evo­lu­cio­na fa­vo­ra­ble­men­te lue­go de ser in­ter­ve­ni­do

El hos­pi­tal in­for­ma de que no ofre­ce­rá más par­tes mé­di­cos

Vanguardia - - VMAS - © EL PAÍS, SL. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos.

MA­DRID.- Joa­quín Sa­bi­na evo­lu­cio­na fa­vo­ra­ble­men­te tras ser ope­ra­do es­te jue­ves por un he­ma­to­ma in­tra­cra­neal, se­gún el úl­ti­mo par­te mé­di­co, emi­ti­do el vier­nes por el Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal. “Trans­cu­rri­das 24 horas de la in­ter­ven­ción, el pa­cien­te per­ma­ne­ce in­gre­sa­do en la UCI y tan­to su si­tua­ción clí­ni­ca co­mo los es­tu­dios de ima­gen rea­li­za­dos pre­sen­tan una evo­lu­ción fa­vo­ra­ble”, re­za el do­cu­men­to. El cen­tro acla­ra que el de es­te vier­nes será el úl­ti­mo par­te, “sal­vo que sur­gie­ra al­gún cam­bio re­le­van­te en la evo­lu­ción del pa­cien­te”.

El mú­si­co fue hos­pi­ta­li­za­do por las con­se­cuen­cias de una caí­da que su­frió du­ran­te un con­cier­to en el ma­dri­le­ño Wi­zink Cen­ter. Su re­cu­pe­ra­ción es “muy len­ta”, co­mo co­mu­ni­có su re­pre­sen­tan­te, Jo­sé Na­va­rro, Berry. “Es­tá es­ta­ble, aun­que su re­cu­pe­ra­ción va a ser muy len­ta. Mu­cho más len­ta de lo que la gen­te cree. Tie­ne an­te­ce­den­tes y una edad [71 años] que obli­gan a que sea­mos cau­tos y Joa­quín es­té tran­qui­lo”, in­for­mó Berry. Fuen­tes hos­pi­ta­la­rias aña­die­ron que Sa­bi­na “pa­só bue­na no­che y se en­cuen­tra mejor”.

En­tre los ami­gos que se han acer­ca­do a ver al can­tan­te es­tá el es­cri­tor Ben­ja­mín Pra­do, que vi­si­tó a Sa­bi­na el jue­ves. Pra­do con­tó a la te­le­vi­sión ibé­ri­ca que la pri­me­ra reac­ción del ar­tis­ta tras la ope­ra­ción fue “pe­dir un ci­ga­rri­to”. Pra­do con­tó tam­bién que al mú­si­co le ha­bría gus­ta­do con­ti­nuar su ac­tua­ción pe­ro los mé­di­cos le ex­pli­ca­ron que no es­ta­ba “en con­di­cio­nes de se­guir” y que su de­seo se de­bía a que se en­con­tra­ba en “un es­ta­do de eu­fo­ria pro­pia de quien es­tá an­te 15 mil per­so­nas ac­tuan­do”.

Berry ase­gu­ra­ba el jue­ves que la ope­ra­ción ha­bía si­do “un éxi­to” pe­ro que “en es­te ti­po de cir­cuns­tan­cias es todo muy cam­bian­te y hay que es­pe­rar a las pró­xi­mas 48 horas”. Se­gún el par­te mé­di­co, Sa­bi­na in­gre­só en es­te hos­pi­tal el miér­co­les, 13 de fe­bre­ro, “tras ha­ber su­fri­do una caí­da ac­ci­den­tal”. Des­pués de la ope­ra­ción se en­con­tra­ba “es­ta­ble”. “El pa­cien­te pre­sen­ta trau­ma­tis­mo de hom­bro iz­quier­do, to­rá­ci­co y cra­neo­en­ce­fá­li­co. Fue in­ter­ve­ni­do qui­rúr­gi­ca­men­te pa­ra rea­li­za­ción de eva­cua­ción de he­ma­to­ma in­tra­cra­neal en he­mis­fe­rio de­re­cho”, re­co­gía el in­for­me di­fun­di­do el jue­ves por el hos­pi­tal a pe­ti­ción de la fa­mi­lia. El mú­si­co ya fue in­ter­na­do en 2001 en el mis­mo Ru­ber In­ter­na­cio­nal por un derrame cerebral.

Sa­bi­na fue hos­pi­ta­li­za­do el pa­sa­do miér­co­les, des­pués de que, mien­tras ofre­cía un con­cier­to en el Wi­zink Cen­ter de Ma­drid, su­frie­ra una caí­da for­tui­ta cuan­do se en­con­tra­ba so­bre el es­ce­na­rio, se­gún la or­ga­ni­za­ción. A la me­dia ho­ra de re­ci­tal, y mien­tras em­pe­za­ba a pre­sen­tar “Me­di­te­rrá­neo”, el can­tan­te no se dio cuen­ta de que se en­con­tra­ba al bor­de de las ta­blas y se ca­yó al fo­so de se­gu­ri­dad en­tre el es­ce­na­rio y las pri­me­ras fi­las del pú­bli­co. El es­pec­tácu­lo es­tu­vo de­te­ni­do unos 20 mi­nu­tos, mien­tras las asis­ten­cias mé­di­cas rea­li­za­ban las pri­me­ras ex­plo­ra­cio­nes. Lue­go el ar­tis­ta vol­vió an­te el pú­bli­co, sen­ta­do en una si­lla de rue­das em­pu­ja­da por Joan Ma­nuel Se­rrat, y pro­me­tió a sus se­gui­do­res que re­gre­sa­ría con es­te el 22 de ma­yo al mis­mo re­cin­to. “Estas co­sas so­lo me pa­san en Ma­drid”, di­jo, en re­fe­ren­cia a otros dos ac­ci­den­tes que ha su­fri­do en el Wi­zink Cen­ter en los úl­ti­mos años. Y agre­gó: “Me he da­do un gol­pe muy fuer­te que due­le mu­cho. Con todo el dolor de mi co­ra­zón nos vamos al hos­pi­tal, por­que el hom­bro es­te lo ten­go muy, muy, muy, muy do­lo­ri­do”.

Sus dos an­te­rio­res per­can­ces en el Wi­zink Cen­ter se re­mon­tan a 2014 y 2018. El 13 de di­ciem­bre de 2014 Sa­bi­na acor­tó su con­cier­to, afec­ta­do por un ata­que de pá­ni­co o, en sus pa­la­bras, un “vahí­do” que ha­bía su­fri­do an­tes de co­men­zar la ac­tua­ción, co­mo re­ve­ló des­pués. Y en ju­nio de 2018 vol­vió a aban­do­nar el mis­mo re­cin­to ma­dri­le­ño tras que­dar­se “to­tal­men­te mu­do”, co­mo ex­pli­có en ese mo­men­to su ami­go y co­la­bo­ra­dor Pan­cho Va­ro­na desde el es­ce­na­rio. Los mé­di­cos de­tec­ta­ron “una dis­fo­nía agu­da con­se­cuen­cia de un pro­ce­so ví­ri­co” y le re­co­men­da­ron 30 días de des­can­so, de ahí que can­ce­la­ra las úl­ti­mas cua­tro ac­tua­cio­nes de la gi­ra “Lo nie­go todo”. Ese mis­mo año el mú­si­co ya ha­bía sus­pen­di­do dos con­cier­tos en México, en fe­bre­ro, por un gol­pe en un ojo tras una caí­da. Dos me­ses des­pués fue hos­pi­ta­li­za­do por una “trom­bo­sis ve­no­sa agu­da” en una pier­na, por la que tam­bién can­ce­ló una ac­tua­ción en A Co­ru­ña.

Reac­ción. El es­cri­tor Ben­ja­mín Pra­do con­tó que la pri­me­ra reac­ción de Sa­bi­na fue pe­dir un ci­ga­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.