Su es­ti­lo de vi­da ha evi­ta­do que la ac­triz cai­ga en ex­ce­sos.

No tie­ne asis­ten­tes ni gen­te de pren­sa y lleva una vi­da nor­mal y tran­qui­la, lo cual evi­ta que cai­ga en ex­ce­sos. Aho­ra, la ac­triz fran­ce­sa par­ti­ci­pa en L’Odyssée, bio­pic so­bre Jac­ques-Yves Cous­teau.

Vanidades (México) - - Contenido - Por Javier Pé­rez

Au­drey Tau­tou tra­ba­ja re­la­ti­va­men­te po­co. No es al­guien que se des­vi­va por ha­cer cin­co o más pe­lí­cu­las al año, pues si bien la ac­tua­ción es esen­cial pa­ra ella, tam­bién le gus­ta te­ner un la­do per­so­nal. “To­do con­sis­te en pre­ser­var­se, en ha­cer una vi­da apar­te y ale­ja­da de los es­tu­dios, en lle­var una exis­ten­cia ri­ca, con mu­chos in­tere­ses. Hay que ha­cer un re­ce­so, apar­tar­se un po­co y dis­fru­tar lo que te­ne­mos”, di­ce la ac­triz de 40 años quien se vol­vió fi­gu­ra mun­dial por su en­can­ta­dor per­so­na­je en Le fa­bu­leux des­tin d’Amé­lie Pou­lain (2001), de Jean-Pie­rre Jeu­net.

La fran­ce­sa lu­ce una fi­gu­ra muy del­ga­da que le da un ai­re de fra­gi­li­dad. Tie­ne unos enor­mes ojos os­cu­ros que no des­vía pa­ra na­da al mo­men­to de res­pon­der una pre­gun­ta. Son­ríe po­co, pe­ro es muy ex­pre­si­va con la mi­ra­da y la bo­ca. Re­cién se es­tre­nó L’Odyssée, cin­ta bio­grá­fi­ca so­bre el ex­plo­ra­dor fran­cés, Jac­ques- Yves Cous­teau, di­ri­gi­da por Jé­rô­me Sa­lle. En ella, Au­drey in­ter­pre­ta a Si­mo­ne Mel­chior Cous­teau, la pri­me­ra es­po­sa del fa­mo­so do­cu­men­ta­lis­ta y aven­tu­re­ro sub­ma­rino, quien ha­bía de­ci­di­do con­ver­tir­se en ma­ri­ne­ra an­tes de co­no­cer a Jac­ques. “Era una mu­jer que que­ría ser in­de­pen­dien­te, pe­ro que, por la épo­ca en la que vi­vió, no hu­bie­ra po­di­do lo­grar­lo sin un ma­ri­do. Pe­ro ese ape­go a la li­ber­tad fue lo que la hi­zo ser así”, di­ce la ac­triz res­pec­to del per­so­na­je.

Si­mo­ne ven­dió to­das sus jo­yas pa­ra po­der com­prar el Caly­pso, la mí­ti­ca em­bar­ca­ción con la cual el fran­cés reali­zó tan­tos ha­llaz­gos oceá­ni­cos y de la que ella fue el ver­da­de­ro ca­pi­tán. “Pa­só 40 años de su vi­da en un bar­co y de­jó una hue­lla muy im­por­tan­te en to­das las per­so­nas que es­tu­vie­ron a su al­re­de­dor, in­clu­so me mar­có a mí”, se­ña­la Au­drey. De en­tra­da, ella ase­gu­ra que le gus­ta­ría te­ner las aga­llas de Si­mo­ne pa­ra com­prar su pro­pia na­ve y así ir­se a ex­plo­rar el mar.

“Hay que dis­fru­tar lo que te­ne­mos”.

Va­ni­da­des En la ba­lan­za, hay me­nos pa­pe­les pro­ta­gó­ni­cos pa­ra mu­je­res que pa­ra hom­bres, ¿có­mo lu­char con­tra eso?

Au­drey Tau­tou No sé real­men­te có­mo se po­dría com­ba­tir, pe­ro sí po­de­mos ver mu­chas pe­lí­cu­las en las cua­les hay he­roí­nas, y el pú­bli­co las ado­ra. In­clu­so hay cintas de ha­ce 40 años que aho­ra se ven con gus­to. Tam­bién hay que pen­sar que la eco­no­mía del ci­ne es ma­ne­ja­da por los hom­bres, por lo que mu­chos pen­sa­rán que un hé­roe va a re­por­tar más ga­nan­cias que una pro­ta­go­nis­ta del gé­ne­ro fe­me­nino.

VA L’Odyssée to­ca te­mas co­mo el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer y el cui­da­do am­bien­tal, ¿fue­ron mo­ti­vos que te con­ven­cie­ron pa­ra ha­cer es­ta pe­lí­cu­la?

AT De al­gún mo­do, sí, pe­ro el fil­me tam­bién ha­bla de las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res; de he­cho, son el co­ra­zón de la his­to­ria. En cuan­to a lo de las chi­cas, co­mo di­ce el di­cho: “de­trás de un gran hom­bre se es­con­de una gran mu­jer”, pe­ro en esa épo­ca era muy di­fí­cil ser­lo y exis­tir. No po­días ser in­de­pen­dien­te; por lo tan­to, nues­tros de­re­chos no es­ta­ban co­mo hoy en día, pe­ro Si­mo­ne fue una re­bel­de que se hi­zo no­tar. Y en cuan­to a lo eco­ló­gi­co, en reali­dad ope­ra ya al fi­nal de la vi­da de Cous­teau, pe­ro es un men­sa­je su­ma­men­te im­por­tan­te, ya que es lo que ha­ce que el pú­bli­co se emo­cio­ne al ver es­ta cin­ta.

VA ¿De qué ma­ne­ra has evi­ta­do caer en los ex­ce­sos de la fa­ma? AT Lle­vo una vi­da to­tal­men­te nor­mal, y creo que así de­be ser pa­ra un ac­tor. To­da mi vi­da he si­do así, no es­toy den­tro de una to­rre de mar­fil. Ne­ce­si­to es­te ti­po de exis­ten­cia. Me ma­ne­jo so­la: no ten­go asis­ten­te ni gen­te de pren­sa, ésa es la ver­dad y es lo que a mí me gus­ta. Creo que to­do his­trión ten­dría que ha­cer­lo así, por­que, ¿có­mo va a po­der re­pre­sen­tar la vi­da si no la co­no­ce? VA ¿Qué an­he­los de tu in­fan­cia has al­can­za­do y cuá­les te fal­tan por cum­plir?

AT Ya de por sí soy ac­triz, que era uno de los sue­ños que no siem­pre es fá­cil cum­plir. Mi an­he­lo era via­jar, he co­no­ci­do gen­te ma­ra­vi­llo­sa y no ca­rez­co de na­da pri­mor­dial pa­ra so­bre­vi­vir. Eso ya es bas­tan­te bueno. Ha si­do im­por­tan­te pre­ser­var mi li­ber­tad, la cual es muy va­lio­sa pa­ra mí. Los de­seos que he po­di­do te­ner son los que po­see cual­quier ni­ña: via­jar, des­cu­brir, ser ac­triz y te­ner aven­tu­ras. Me fal­tan al­gu­nas me­tas: vi­si­tar más paí­ses, ir a ver los go­ri­las en la jun­gla y de­fi­nir va­rios pro­yec­tos, co­mo de es­cri­tu­ra o fo­to­gra­fía.

VA ¿Qué te mo­ti­va a se­guir en el me­dio del sép­ti­mo ar­te?

AT En reali­dad pien­so que lo ha­go pa­ra me­jo­rar co­mo ac­triz, por­que sien­to que to­da­vía ten­go can­da­dos los cua­les no he abier­to y hasta aho­ra lo que me han ofre­ci­do son per­so­na­jes que me han per­mi­ti­do vi­vir una aven­tu­ra hu­ma­nis­ta. Eso ver­da­de­ra­men­te me ha da­do la po­si­bi­li­dad de en­ri­que­cer­me y por esa ra­zón con­ti­núo ac­tuan­do. ●

L’écu­me des jours (2013).

Le fa­bu­leux des­tin d’Amé­lie Pou­lain, (2001).

Au­drey con Pie­rre Ni­ney y Lam­bert Wil­son en la pre­mier de L’Odyssée.

Dirty Pretty Things (2002).

The Da Vin­ci Co­de (2006).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.