Nancy Rea­gan La pri­me­ra da­ma de Es­ta­dos Uni­dos.

En las no­ches de su in­fan­cia so­li­ta­ria, se ima­gi­na­ba ha­cien­do gran­des co­sas pa­ra lla­mar la aten­ción de su ma­dre, quien siem­pre es­tu­vo le­jos de ella por su tra­ba­jo co­mo ac­triz.

Vanidades (México) - - Contenido - Por Mi­la­gros So­co­rro

Pa­ra di­si­par los te­mo­res noc­tur­nos y con­ci­liar el sue­ño, se veía pa­ra­da en un es­ce­na­rio ca­si cu­bier­ta de flo­res lan­za­das por un pú­bli­co fer­vo­ro­so… Vi­sua­li­za­ba aplau­sos, su fo­to en los pe­rió­di­cos y a su ma­má lle­na de ad­mi­ra­ción por ella. Y un día lo lo­gró: se con­vir­tió en la pri­me­ra da­ma de Es­ta­dos Uni­dos.

En sus en­so­ña­cio­nes, An­ne Frances Rob­bins era el cen­tro de aten­ción por mu­chos mo­ti­vos, sin sa­ber que se con­ver­ti­ría en el blan­co del in­te­rés mun­dial al pro­ta­go­ni­zar el rol de la com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal del hom­bre más po­de­ro­so so­bre la Tie­rra.

Cuan­do eso ocu­rrió, de­jó de lla­mar­se así. Y es que la his­to­ria la ad­mi­tió con el nom­bre de Nancy Rea­gan, una polémica mu­jer que pa­só ca­si to­da su vi­da de­lan­te de las cá­ma­ras de ci­ne y fo­to­grá­fi­cas, así co­mo de di­ver­sas au­dien­cias.

Quien es­ta­ba des­ti­na­da a ser la 40º pri­me­ra da­ma de su país, en­tre 1982 y 1989, na­ció en Nue­va York el 6 de ju­lio de 1921. Su pa­dre, Ken­neth Sey­mour Rob­bins, era un ven­de­dor de au­to­mó­vi­les, y su ma­dre era la ac­triz Edith Luc­kett, miem­bro de una fa­mi­lia de ac­to­res por va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Po­co des­pués del na­ci­mien­to de An­ne Frances, sus pa­dres se di­vor­cia­ron. Si el ma­tri­mo­nio era un obs­tácu­lo pa­ra el tra­ba­jo de ac­triz de Edith, lo cier­to es que ya ha­bía que­da­do en el ol­vi­do y aho­ra só­lo fal­ta­ba de­ci­dir qué ha­ría con la be­bé. La so­lu­ción fue de­jar­la con unos tíos en Bet­hes­da, en el es­ta­do de Mary­land, con quie­nes vi­vió du­ran­te seis años. Pe­ro los mo­men­tos más fe­li­ces de la pe­que­ña te­nían lu­gar cuan­do su tía Virginia la lle­va­ba en tren a Nue­va York pa­ra re­unir­se con su ma­dre, quien tra­ba­ja­ba allí.

En 1929, Edith se ca­só con Leal Da­vis, un pro­mi­nen­te neu­ro­ci­ru­jano. Aho­ra po­día ofre­cer­le a su hi­ja un ho­gar, y lo ins­ta­ló en Chica­go. La ni­ña y el pa­dras­tro desa­rro­lla­ron una re­la­ción de gran afec­to. Ella di­ría años des­pués que el doc­tor Da­vis era “un hom­bre de gran in­te­gri­dad, que ejem­pli­fi­có los va­lo­res tra­di­cio­na­les”. Él la adop­tó le­gal­men­te en 1935 y en­ton­ces el nom­bre de la ni­ña fue cam­bia­do a Nancy Da­vis (des­de be­bé la lla­ma­ban Nancy). Nancy asis­tió a la Girls’ La­tin School of Chica­go, don­de par­ti­ci­pó en obras de tea­tro, in­clui­da una ti­tu­la­da Pri­me­ra da­ma. Gra­dua­da de se­cun­da­ria en 1939, si­guió con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Li­te­ra­tu­ra y Fi­lo­lo­gía In­gle­sa, en el Smith Co­lle­ge de Mas­sa­chu­setts de don­de egre­só en 1943.

To­da­vía es­ta­ba en la uni­ver­si­dad cuan­do hi­zo su pri­me­ra apa­ri­ción en el ci­ne; un cor­to­me­tra­je orien­ta­do a re­cau­dar fon­dos pa­ra la Fun­da­ción Na­cio­nal pa­ra la Pa­rá­li­sis In­fan­til, que se ex­hi­bió en las sa­las de to­do el país. Ella in­ter­pre­ta­ba a una vo­lun­ta­ria en la lu­cha con­tra la po­lio, aban­de­ra­da por la en­ton­ces pri­me­ra da­ma Elea­nor Roo­se­velt.

Su fas­ci­nan­te vi­da an­tes del hom­bre in­di­ca­do

Al con­cluir sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, Nancy ne­ce­si­ta­ba un tra­ba­jo. En sus pri­me­ros in­ten­tos con­si­guió al­go co­mo asis­ten­te de ven­tas en los gran­des al­ma­ce­nes Mars­hall Field’s y co­mo au­xi­liar de en­fer­me­ras. Pe­ro ella que­ría otra co­sa y era una chi­ca con suer­te. Su ma­dre te­nía mu­chos ami­gos que ha­bían lle­ga­do a ser gran­des es­tre­llas, co­mo Kat­ha­ri­ne Hep­burn, Clau­det­te Col­bert y Spen­cer Tracy (in­clu­so la ma­dri­na de Nancy era la fa­mo­sa ac­triz exó­ti­ca Alla Na­zi­mo­va, le­yen­da del ci­ne mu­do, co­no­ci­da por sus es­cán­da­los y su amor ha­cia otras mu­je­res). Con se­me­jan­tes con­tac­tos, muy pron­to con­si­guió una prue­ba de pan­ta­lla pa­ra los es­tu­dios Me­tro Goldwyn Ma­yer. Hasta aquí lle­gó con ayu­da, pe­ro ha­ber pa­sa­do la prue­ba, sin du­da, fue mé­ri­to pro­pio.

En 1949, se mu­dó a Ca­li­for­nia y fir­mó un con­tra­to de sie­te años con la MGM. “Unir­se a la Me­tro era co­mo en­trar en un mun­do de en­sue­ño”, di­jo des­pués. No po­día ser de otra ma­ne­ra, en las ma­ña­nas, cuan­do lle­ga­ba a su tra­ba­jo la ha­cían pa­sar a la sa­la de ma­qui­lla­je, don­de se co­dea­ba con lu­mi­na­rias, en­tre ellas, Elizabeth Tay­lor o Ava Gard­ner.

Apa­re­ció en 11 pe­lí­cu­las, don­de al­ter­nó con fi­gu­ras co­mo Bar­ba­ra Stanwyck, Van He­flin, Ray Mi­lland, Ann Sot­hern, Ja­mes Whit­mo­re, Cyd Cha­ris­se y Glenn Ford, pe­ro ge­ne­ral­men­te en­ca­si­lla­da co­mo ama de ca­sa mo­do­sa y fiel, jo­ven ma­dre ab­ne­ga­da o una mu­jer fir­me. Mu­chas ve­ces han ca­li­fi­ca­do es­ta eta­pa de su vi­da con la eti­que­ta de “ma­la ac­triz” o in­tér­pre­te me­dio­cre. Es­to no co­rres­pon­de con los he­chos. La ver­dad es que Nancy Da­vis, co­mo se lla­ma­ba en­ton­ces, re­ci­bió bue­nas crí­ti­cas por to­dos sus pa­pe­les. Cuan­do re­pre­sen­tó a una psiquiatra in­fan­til, en Sha­dow on the Wall, el crí­ti­co del New York Ti­mes es­cri­bió que su desem­pe­ño era “be­llo y con­vin­cen­te”. Y al co­pro­ta­go­ni­zar The Next Voi­ce You Hear, don­de en­car­nó a una ama de ca­sa em­ba­ra­za­da que es­cu­cha la voz de Dios des­de la ra­dio, una in­flu­yen­te au­to­ri­dad di­jo: “Nancy Da­vis es­tá en­can­ta­do­ra co­mo una gen­til, nor­mal y com­pren­si­va es­po­sa”. En 1951, al rea­li­zar su ac­tua­ción fa­vo­ri­ta, en Night in­to Mor­ning, la crítica ob­ser­vó que ella se pro­yec­ta­ba “muy bien co­mo la pro­me­ti­da que es viu­da”, pro­yec­tan­do que co­no­cía a la per­fec­ción la so­le­dad del do­lor. Muy po­cos sa­bían que du­ran­te sus años de uni­ver­si­dad, Nancy Da­vis es­tu­vo com­pro­me­ti­da con un jo­ven que, por des­gar­cia, ha­bía muer­to en un ac­ci­den­te.

Aun con una ca­rre­ra pro­me­te­do­ra y en as­cen­so, ella no se sen­tía des­ti­na­da a te­ner una lar­ga tra­yec­to­ria en el ci­ne. In­clu­so en el

co­mu­ni­ca­do de pren­sa ini­cial, cuan­do fir­mó con la MGM, de­cla­ró que su prio­ri­dad era un “ma­tri­mo­nio fe­liz”. Y tam­bién lo lo­gró.

Fin de la bús­que­da

El 15 de no­viem­bre de 1949 co­no­ció a Ro­nald Rea­gan, quien en­ton­ces era pre­si­den­te del Sin­di­ca­to de Ac­to­res. Al co­men­zar a sa­lir, su re­la­ción fue no­ta de las co­lum­nas de chis­mes. Al­guien es­cri­bió que se tra­ta­ba de “el ro­man­ce de una pa­re­ja que no tie­ne vi­cios”. Des­pués de tres años de no­viaz­go, se ca­sa­ron en Los Án­ge­les, el 4 de mar­zo de 1952, en una ce­re­mo­nia muy sen­ci­lla de la que se ex­clu­yó, de mo­do ter­mi­nal, a la pren­sa. Los úni­cos pre­sen­tes fue­ron el ac­tor Wi­lliam Holden, pa­drino de bo­da, y su es­po­sa, la ac­triz Brenda Mars­hall, ma­dri­na de ho­nor.

Nancy se con­vir­tió en la ma­dras­tra de Mau­reen Rea­gan y Michael Rea­gan, los hi­jos Ro­nald Rea­gan de su an­te­rior ma­tri­mo­nio con Ja­ne Wy­man. El 21 de oc­tu­bre de 1952 na­ció la pri­me­ra hi­ja de la pa­re­ja, Pa­tri­cia Ann Rea­gan (más co­no­ci­da por su nom­bre pro­fe­sio­nal, Pat­ti Da­vis); seis años des­pués na­ció su hi­jo, Ro­nald Pres­cott Rea­gan. Y aún así, reali­zó al­gu­nas pe­lí­cu­las más, una de ellas con su ma­ri­do, la cin­ta bé­li­ca Hell­cats of the Navy.

Tras fil­mar su úl­ti­mo lar­go­me­tra­je, Crash Lan­ding, en 1958, Nancy Da­vis apa­re­ció por un breve tiem­po en se­ries de te­le­vi­sión y, en 1962, se re­ti­ró del es­pec­tácu­lo.

Una pri­me­ra da­ma pro­fe­sio­nal

Cuan­do Nancy Rea­gan de­jó los es­ce­na­rios ya te­nía una la­bor que la man­te­nía ocu­pa­da. Apo­ya­ba a su ma­ri­do, quien te­nía gran am­bi­ción y ha­bía ini­cia­do una ca­rre­ra po­lí­ti­ca. En 1967, Ro­nald Rea­gan ga­nó las elec­cio­nes pa­ra go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia, co­no­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos co­mo el es­ta­do de oro. Ese pri­mer triun­fo se re­pe­ti­ría cua­tro años des­pués, al ser re­ele­gi­do.

En 1968, con un año ya en su rol co­mo pri­me­ra da­ma de la en­ti­dad, fue de­no­mi­na­da Mu­jer del Año por The An­ge­les Ti­mes, y en el per­fil que el pe­rió­di­co le de­di­có la de­fi­nió co­mo una “pri­me­ra da­ma mo­de­lo”. No só­lo alu­dían al gla­mour que la ca­rac­te­ri­za­ba y a su desen­vol­tu­ra, sino tam­bién a su tra­ba­jo con ve­te­ra­nos de gue­rra y su in­ten­sa la­bor con or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas. El man­da­to lo­cal de Rea­gan ter­mi­nó en 1975, pe­ro ven­dría un re­to ma­yor.

En 1980, Ro­nald Rea­gan ob­tu­vo la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na y se lan­zó a la elec­ción pre­si­den­cial. Muy le­jos de que­dar­se en ca­sa, Nancy su­per­vi­sa­ba al per­so­nal de cam­pa­ña, vi­gi­la­ba la agenda de su ma­ri­do, asis­tía a los mí­ti­nes, or­ga­ni­za­ba re­cep­cio­nes y, lo más im­por­tan­te, re­for­za­ba la con­fian­za de Rea­gan en sí mis­mo.

En enero de 1981, los vo­tos fa­vo­re­cie­ron al exac­tor, y Nancy se con­vir­tió en la pri­me­ra da­ma del país. Des­de ese mo­men­to tu­vo ini­cia­ti­vas que desafia­ron la apro­ba­ción de la opi­nión pú­bli­ca. Fue cri­ti­ca­da, na­da más lle­gar, por su de­ci­sión de re­em­pla­zar la va­ji­lla de por­ce­la­na de la Ca­sa Blan­ca, que ha­bía si­do su­fra­ga­da por do­na­cio­nes pri­va­das. Y lue­go, por sus ele­va­dos gas­tos en ro­pa de al­ta cos­tu­ra, con la fir­mas Ja­mes Ga­la­nos, Bill Blass y Os­car de la Ren­ta. De he­cho, el ves­ti­do que lu­ció en el nom­bra­mien­to del pre­si­den­te, un tra­je blan­co de un so­lo hom­bro, con pie­dras en­gar­za­das a mano, fue va­lua­do en 10,000 dó­la­res; y pa­ra man­te­ner su as­pec­to im­pe­ca­ble em­pleó dos pe­lu­que­ros pri­va­dos en la re­si­den­cia pre­si­den­cial.

Pe­ro ella, sin de­te­ner­se por las crí­ti­cas, aban­de­ró la lu­cha con­tra el uso re­crea­ti­vo de dro­gas

y lan­zó la cam­pa­ña de con­cien­cia­ción lla­ma­da Just Say No ( Sim­ple­men­te, di que no), su ini­cia­ti­va más re­le­van­te. En 1982, una jo­ven­ci­ta le pre­gun­tó qué de­bía ha­cer si le ofre­cían dro­gas, Nancy res­pon­dió con esa fra­se, que se hi­zo muy po­pu­lar du­ran­te la dé­ca­da de los 80 y va­rias or­ga­ni­za­cio­nes y pro­gra­mas es­co­la­res con­tra los es­tu­pe­fa­cien­tes la adop­ta­ron co­mo le­ma.

En 1988, fue in­vi­ta­da a ha­blar an­te la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, so­bre las le­yes in­ter­na­cio­na­les de in­ter­cep­ción de dro­gas y con­tra el nar­co­trá­fi­co.

Qué di­cen los astros

El es­cán­da­lo en­vol­vió a Nancy cuan­do se su­po que, a raíz del aten­ta­do su­fri­do por el man­da­ta­rio Rea­gan, quien fue ata­ca­do a ti­ros cuan­do sa­lía del Washington Hil­ton Ho­tel, el 30 de mar­zo de 1981, ella con­sul­tó a una as­tró­lo­ga pa­ra que pre­di­je­ra qué días eran bue­nos pa­ra ta­les o cua­les asun­tos, y qué días y ho­ras se­rían óp­ti­mas pa­ra la se­gu­ri­dad y éxi­to del pre­si­den­te. Asi­mis­mo, con­tro­ló es­tric­ta­men­te el ac­ce­so al pre­si­den­te, e in­clu­so tra­tó de in­fluir en sus de­ci­sio­nes. La pren­sa, los ana­lis­tas y la cla­se po­lí­ti­ca del dis­tri­to de Washington la em­pe­za­ron a ver co­mo ayu­dan­te e im­por­tan­te apo­yo pa­ra su ma­ri­do, y a re­ce­lar de ella co­mo un po­der ocul­to.

Era una pa­re­ja muy uni­da, y es­to era evi­den­te pa­ra sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos y el pú­bli­co. No hay du­da de que él apre­cia­ba su cri­te­rio y va­lo­ra­ba mu­cho sus opi­nio­nes. Nancy no só­lo re­ins­tau­ró el en­can­to de la era Ken­nedy en la Ca­sa Blan­ca, sino que fue an­fi­trio­na de 56 ce­nas de Es­ta­do du­ran­te ocho años, en contraste con las seis que lle­ga­ron a ofre­cer George y Laura Bush, por ejem­plo. Nancy Rea­gan de­cía que esos so­lem­nes even­tos en reali­dad eran “la co­sa más fá­cil del mun­do. Us­ted no tie­ne que ha­cer na­da. Só­lo pa­sar un buen ra­to y ha­cer un pe­que­ño ne­go­cio. Así es co­mo Washington fun­cio­na”.

A pe­sar de los epi­so­dios de ma­la pren­sa, el 56% de los es­ta­dou­ni­den­ses tu­vo una opi­nión fa­vo­ra­ble de Nancy cuan­do su es­po­so de­jó el car­go, el 20 de enero de 1989. Al aban­do­nar la Ca­sa Blan­ca, los Rea­gan se re­ti­ra­ron a su ho­gar de Bel Air, en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia. Cin­co años más tar­de, en 1994, él fue diag­nos­ti­ca­do con mal de Alz­hei­mer y ella se de­di­có a cui­dar­lo hasta que su es­po­so mu­rió, el 5 de ju­nio de 2004.

En 1998, Nancy de­cla­ró a una re­vis­ta: “Nues­tra re­la­ción es muy es­pe­cial. Es­tá­ba­mos muy enamo­ra­dos y to­da­vía lo es­ta­mos. Cuan­do di­go que mi vi­da co­men­zó con Ron­nie, es ver­dad. Yo no pue­do ima­gi­nar mi his­to­ria sin él”.

Siem­pre con Ron­nie

Tras la muer­te de su ma­ri­do, ella si­guió ac­ti­va en la po­lí­ti­ca. Se su­mó a la cam­pa­ña pa­ra aca­bar con las res­tric­cio­nes en la in­ves­ti­ga­ción so­bre las cé­lu­las ma­dres, en la bus­ca de una cu­ra pa­ra la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer, por lo que se apar­tó de las fi­las re­pu­bli­ca­nas, con­tra­rias a la ex­pe­ri­men­ta­ción. En mar­zo de 2009, elo­gió al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma por re­ver­tir la prohi­bi­ción de otor­gar fon­dos fe­de­ra­les pa­ra el es­tu­dio de cé­lu­las ma­dre em­brio­na­rias. En sus úl­ti­mos años so­bre­vi­vió al cán­cer de ma­ma y a va­rias caí­das que mer­ma­ron su ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­to. Fa­lle­ció a la edad de 94 años a cau­sa de una in­su­fi­cien­cia car­día­ca, en su re­si­den­cia de Bel Air, Ca­li­for­nia, en mar­zo de 2016. Al día si­guien­te, el pre­si­den­te en turno, Oba­ma, emi­tió una pro­cla­ma en la que or­de­na­ba que la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se fue­ra iza­da a me­dia as­ta el día del en­tie­rro, que­dó jun­to a los res­tos de su es­po­so.

En sus me­mo­rias es­cri­bió: “No creo que fue­ra tan ma­la, ni tu­ve tan­to po­der ni fui tan dé­bil co­mo de­cían, pe­ro la pri­me­ra da­ma en­ca­ja, tie­ne un pa­pel úni­co e im­por­tan­te que desem­pe­ñar en el cui­da­do de su ma­ri­do y es na­tu­ral que ella le ha­ga sa­ber lo que pien­sa. Yo siem­pre lo hi­ce con Ron­nie y siem­pre lo ha­ré”. ●

Muy enamo­ra­dos, así lu­cían Ro­nald y Nancy en su lu­na de miel, en Nue­va York.

Dis­fru­ta­ba pa­sear con su hi­jo Ron en los jar­di­nes de la Ca­sa Blan­ca.

Co­mo pri­me­ra da­ma tra­ba­jó du­ro pa­ra crear con­cien­cia en con­tra de las dro­gas.

Nancy, Ron­nie y su pe­rro Rex en Cam­po Da­vid, 1986.

En el set del pro­gra­ma de TV Diff’rent Stro­kes, con el ac­tor Gary Co­le­man.

Jun­to a Glenn Ford, en una es­ce­na de la pe­lí­cu­la The Doc­tor And The Girl, 1949.

De­trás de cá­ma­ras de The Next Voi­ce You Hear, pro­ta­go­ni­za­da por Nancy Da­vis.

La pa­re­ja pre­si­den­cial en el bai­le inau­gu­ral.

Ac­triz, es­po­sa, ma­dre, pri­me­ra da­ma y ac­ti­vis­ta a fa­vor de la cien­cia, Nancy Rea­gan reali­zó gran­des de­sa­fíos.

La pa­re­ja pre­si­den­cial dis­fru­tan­do en su sa­la de pro­yec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.