El uni­ver­so fas­ci­nan­te de la jo­ye­ría in­dia

Una ex­po­si­ción en Pa­rís re­ve­la su his­to­ria en los úl­ti­mos cin­co si­glos, des­de la épo­ca de los re­yes mo­go­les has­ta la de los opu­len­tos ma­ra­jás. Dia­man­tes le­gen­da­rios, pie­zas ex­tra­or­di­na­rias y es­pec­ta­cu­la­res ob­je­tos de ar­te que for­man par­te de la co­lec­ción

Vanidades (México) - - Arte -

E n 1442, un em­ba­ja­dor de Per­sia lle­gó al pe­que­ño reino de Koz­hi­ko­de, tam­bién lla­ma­do Ca­li­cut, en In­dia. Lue­go de atra­ve­sar el mu­ro que ro­dea­ba la ca­pi­tal, es­cri­bió en su dia­rio: “To­dos los aris­tó­cra­tas de es­tas tie­rras, así co­mo la gen­te co­mún, in­clu­yen­do los co­mer­cian­tes del ba­zar, usan en sus ore­jas, cue­llo, bra­zos, de­dos, jo­yas con her­mo­sas ge­mas…”. Una su­per­abun­dan­cia que asom­bró al di­plo­má­ti­co acos­tum­bra­do a la opu­len­cia de la cor­te per­sa. Ca­si seis si­glos más tar­de, fue un prín­ci­pe ca­ta­rí, el jeque Ha­mad bin Ab­du­llah Al Tha­ni, quien ca­yó ba­jo el em­bru­jo de es­ta ri­quí­si­ma tra­di­ción y co­men­zó a ad­qui­rir pie­dras pre­cio­sas que per­te­ne­cie­ron a los re­yes y no­bles de la di­nas­tía Mo­gol y a los sun­tuo­sos ma­ra­jás. Así, ins­pi­ra­do por su pa­sión, en un lus­tro for­mó una de la co­lec­cio­nes más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do, que aho­ra se ex­hi­be en el Grand Pa­lais de Pa­rís.

Lo que ocul­ta un lu­jo La mues­tra tie­ne más de 270 ar­tícu­los; 80% de ellos for­man par­te de la co­lec­ción del prín­ci­pe y el res­to es un prés­ta­mo de gran­des mu­seos in­ter­na­cio­na­les. Las ge­mas no só­lo asom­bran por su ta­ma­ño y ca­li­dad, sino tam­bién por las fas­ci­nan­tes his­to­rias que traen con ellas.

Por ejem­plo, en 1526, el dia­man­te Agra, de un ro­sa in­ten­so, fue ofre­ci­do por el ra­já de Gwa­lior a Ba­bur, el pri­mer em­pe­ra­dor mo­gol, a cam­bio de su vi­da. Más ade­lan­te, en 1739, la mis­ma pie­za des­apa­re­ció, es­ta vez en ma­nos de ofi­cia­les in­gle­ses, quie­nes se la hi­cie­ron tra­gar a un ca­ba­llo y la trans­por­ta­ron a Lon­dres. Otra ma­ra­vi­lla, un bro­che de 1910 con una es­me­ral­da, per­te­ne­ció a la bai­la­ri­na es­pa­ño­la Ani­ta Del­ga­do, a quien el ma­ra­já de Ka­purt­ha­la vie­ra en Ma­drid, ciu­dad a la que via­jó pa­ra asis­tir a la bo­da del rey Al­fon­so XIII, en 1906. Enamo­ra­do de la jo­ven de 16 años, se la lle­vó a In­dia, don­de se ca­só con ella y la con­vir­tió así en su quin­ta es­po­sa. La pie­dra pre­cio­sa, que ella ha­bía ad­mi­ra­do mien­tras col­ga­ba en la fren­te de un ele­fan­te du­ran­te un des­fi­le, fue el re­ga­lo pa­ra sus 19 años. Se di­ce que, al en­tre­gár­se­lo, le di­jo: “Aho­ra pue­des pe­di­rir la lu­na”. Un ar­te, dos cul­tu­ra­sas Los mo­go­les, mu­sul­ma­nes con una fuer­te cul­tu­ra ira­ní, re­fle­ja­da­da en su jo­ye­ría, in­va­die­ron Asia cen­tral.en­tral. El im­pe­rio se fun­dó en 152626 por Ba­bur y ya a fi­na­les del si­gloo XVI era muy flo­re­cien­te. El em­pe­ram­pe­ra­dor Ak­bar te­nía tan­tas pie­dras ie­dras pre­cio­sas sin mon­tar que una de sus 12 te­so­re­rías se de­di­ca­ba­ba a ad­mi­nis­trar­las.

La ex­po­si­ción en Pa­rís­rís jus­to ex­plo­ra es­te in­ter­cam­biom­bio de in­fluen­cias en­tre In­diaa y Oc­ci­den­te, des­de el Re­na­ci­mien­to­mien­to has­ta los úl­ti­mos cien años.ños. Un mo­men­to fun­da­men­tal queue abrió es­te “true­que” fue cuan­do Jac­ques Car­tier reali­zó su pri­mer via­je al país asiá­ti­co. Ahí co­men­zóó a re­la­cio­nar­se con prín­ci­pes, ma­ra­jás y co­mer­cian­tes, e im­por­tó jo­yas oyas con un fuer­te in­flu­jo de la zo­na, que re­sul­ta­ba in­ti­mi­dan­te: dia­man­tes de la re­gión de Gol­con­da, ru­bíes de Bur­ma, za­fi­ros de Sri Lan­ka e in­clu­so las es­me­ral­das de Su­da­mé­ri­ca eran co­mer­cia­li­za­das en Goa, en el sur. “Los in­dios tu­vie­ron una re­la­ción di­fe­ren­te con las pie­dras. Pa­ra ellos, dar­le si­me­tría era una he­re­jía y pre­fe­rían con­ser­var las for­mas na­tu­ra­les, aun las ano­ma­lías”, di­ce Amin

Jaf­fer, u uno de los cu­ra­do­res. Ri­quí­si­mo­sR ma­ra­jás jás Tam­bié­nT des­ta­can en la mues­tram los ob­je­tos co­tio­ti­dia­nos:dia un re­po­sa­piés en oro, dia­man­tes,di ru­bíes y per­las;as; un bas­tón de man­do en cris­tal de ro­ca y ca­be­za­ca­bez en oro es­mal­ta­do; una ca­ja de o oro cu­bier­ta de es­me­ral­das, dia­man­tes­dia­ma y otras ge­mas; un es­pan­ta­mos­ca­ses­pan­ta­mosc en ru­bíes y oro, o una mul­ti­tud de da­gas y pie­zas de va­ji­lla en j ja­de. Se pen­sa­ba que es­te úl­tim úl­ti­mo fa­vo­re­cía la vic­to­ria y evi­ta­ba el en­ve­ne­na­mien­to; por ello, se em­plea­ba a me­nu­do en ar­mas y p pla­tos. En la sec­ción de­di­ca­da a los­lo atuen­dos de ga­la es po­si­ble pre­sen­ciar­pre­se co­lla­res, or­na­men­tos pa­ra tur­ban­tes, br bra­za­le­tes pa­ra bra­zos y to­bi­llos.

Con los cam­biosc po­lí­ti­cos de los si­glos XVIII y XIX XIX, la pro­duc­ción de la jo­ye­ría tra­di­cio­nal se fue tras­la­dan­do al ám­bi­to co­mer co­mer­cial, y la do­mi­na­ción bri­tá­ni­ca en Ind In­dia a par­tir de 1858 no hi­zo sino ace ace­le­rar es­te pro­ce­so. En el si­glo XX, la b bisutería oc­ci­den­tal ab­sor­bió la in­fluen­cia in­dia, y una ola de orien­ta­lis­mo in­va­dió el tea­tro, la mo­da y la ar­te­sa­nía oc­ci­den­tal, mien­tras que los prín­ci­pes in­dios vi­si­ta­ban Eu­ro­pa y ad­qui­rían jo­yas en ca­sas co­mo Van Cleef & Ar­pels o Car­tier. En 1925, el ma­ra­já de Pa­tia­la des­em­bar­có en es­ta úl­ti­ma bou­ti­que con mi­les de pie­dras pre­cio­sas, con el ob­je­ti­vo de ha­cer jo­yas des­ti­na­das a sus nu­me­ro­sas mu­je­res e hi­jos pa­ra el ju­bi­leo de Ka­purt­ha­la. En­tre las im­pac­tan­tes pie­zas en ex­hi­bi­ción, se en­cuen­tra el bra­za­le­te de bo­las de es­me­ral­das pa­ra la maha­ra­ní de Ba­ro­da y el co­llar Na­wa­na­gar que el ma­ra­já Dig­vi­jay­sinh­ji en­car­gó en 1937, con 118 ru­bíes y 709 dia­man­tes. ●

Tur­ban­te, Car­tier.

Arri­ba: Ani­ta Del­ga­do, princesa de Ka­purt­ha­la, 1915. De­re­cha: Jo­ya de la co­lec­ción de Al-Tha­ni.

Jo­yaux, des Grands Mog­hols aux Maha­ra­jahs, Grand Pa­lais, Pa­rís, has­ta el 5 de ju­nio. Ce­rra­do los mar­tes, en­tra­da 13 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.