VER­DA­DE­ROS CO­LO­RES

Vanidades novias (México) - - RECEPCIÓN -

Si las op­cio­nes te pa­re­cen in­fi­ni­tas y no sa­bes por dón­de co­men­zar, te ayu­da­mos a es­cla­re­cer un po­co el ca­mino. Apren­de a ar­mar tu pro­pia pa­le­ta de co­lo­res pa­ra de­co­rar tu bo­da, ade­más de útil, se­rá ¡su­per­di­ver­ti­do! Por: Jes­si­ca Mo­reno Ro­bles

PA­SO 1. Pien­sa en el lu­gar y la fe­cha

Déjanos adi­vi­nar, lo pri­me­ro que vie­ne a tu men­te cuan­do se tra­ta de ele­gir una pa­le­ta de co­lo­res, son tus fa­vo­ri­tos, ¿ cier­to?, pe­ro no siem­pre los que más te gus­tan van bien jun­tos y, so­bre to­do, qui­zá no que­den con el lu­gar o la tem­po­ra­da de tu bo­da. An­tes de de­ci­dir qué to­nos pre­do­mi­na­rán, pien­sa en dón­de se lle­va­rá a ca­bo tu en­la­ce y en qué es­ta­ción del año. Por ejem­plo, si se rea­li­za­rá en un sa­lón blan­co, prác­ti­ca­men­te tie­nes un lien­zo com­ple­to a tu dis­po­si­ción, pe­ro si la ce­le­bra­rás en un jar­dín con mue­bles de ma­de­ra os­cu­ra, en­ton­ces ten en cuen­ta que de­be­rás ele­gir co­lo­res que va­yan bien con ese es­ce­na­rio. Lle­va mues­tras de los to­nos que ha­yas se­lec­cio­na­do al lu­gar, pa­ra sa­ber si en reali­dad que­da­rán bien no só­lo en teo­ría, sino ya pues­tos en la prác­ti­ca. Ins­ta­la una me­sa con to­do lo que lle­va­rán las reales y, si pue­des, haz que en­cien­dan la ilu­mi­na­ción, así de­ci­di­rás si te en­can­ta y si quie­res que así luz­ca to­do o si ne­ce­si­tas ha­cer cam­bios. En cuan­to a las tem­po­ra­das, to­do se vuel­ve más fá­cil. Co­mien­za con to­nos ale­gres y li­ge­ros en la pri­ma­ve­ra y ve su­bien­do la tem­pe­ra­tu­ra po­co a po­co, pien­sa que los cá­li­dos es­tán pre­sen­tes du­ran­te el ve­rano, de ju­nio a agos­to, y a par­tir de ahí van ba­jan­do la in­ten­si­dad has­ta lle­gar al in­vierno. Que el ter­mó­me­tro sea tu me­di­da de qué tan­to pue­de su­bir la in­ten­si­dad del co­lor, en­tre más ca­lu­ro­so el mes, más bri­llan­tes los to­nos. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que to­do ten­ga que ser blan­co en di­ciem­bre, sino que só­lo te da la opor­tu­ni­dad de aña­dir más bri­llo, co­lo­res pro­fun­dos y al­gu­nos to­nos me­tal a la tem­po­ra­da. Ins­pí­ra­te en es­tos ejem­plos que in­clu­yen las es­ta­cio­nes y di­fe­ren­tes estilos:

PA­SO 2. Aho­ra sí, eli­ge tu co­lor fa­vo­ri­to

Una vez que ha­yas he­cho una pre­se­lec­ción de los co­lo­res que en­ca­jen bien con el día y lu­gar de tu bo­da, eli­ge tus fa­vo­ri­tos. Lo úni­co que de­bes evi­tar es, por ejem­plo, de­ci­dir que el tur­que­sa te en­can­ta e inun­dar to­do con él. Pa­ra que la de­co­ra­ción se vea cá­li­da de­be ha­ber una com­bi­na­ción con li­ge­ros contrastes; si la ha­ces mo­no­cro­má­ti­ca, no fun­cio­na­ría. Es­co­ge un má­xi­mo de cua­tro co­lo­res pa­ra que to­do ten­ga cohe­ren­cia, si quie­res que la ga­ma sea más vas­ta, pue­des su­bir uno o dos to­nos de ca­da co­lor e in­cluir­los en la pa­le­ta. O si pre­fie­res me­nos to­nos y te gus­ta el con­tras­te, ¿ qué te pa­re­ce bi­co­lor? En­fren­ta un tono ar­mó­ni­co con el co­lor que ha­yas ele­gi­do. Es de­cir, si te gus­tó el púr­pu­ra, con­trás­ta­lo con cre­ma. Y si te agra­dó el men­ta, con­trás­ta­lo con do­ra­do.

Tip: no te va­yas por la mo­da. El co­lor del año es mar­sa­la, hoy es fa­bu­lo­so, pe­ro ¿ qué tal en cin­co años? Las fo­tos de tu bo­da son pa­ra siem­pre, así que no te ale­jes mu­cho de tus co­lo­res fa­vo­ri­tos, esos que te han gus­ta­do to­da la vi­da, y to­do sal­drá per­fec­to. Es­tas son dos pa­le­tas clá­si­cas que han es­ta­do con no­so­tros des­de ha­ce mu­cho tiem­po y así se­gui­rán, pues le van bien a mu­chas pa­re­jas tra­di­cio­na­les.

PA­SO 3. Bus­ca ins­pi­ra­ción

Ya tie­nes no­ción del gru­po de co­lo­res que te gus­ta, aho­ra na­ve­ga por pá­gi­nas co­mo Pin­te­rest, Tumblr, o por don­de te lle­ve el vien­to vir­tual, pa­ra em­pa­par­te de los to­nos que ele­gis­te, así de­sa­rro­lla­rás una in­cli­na­ción ha­cia cier­tos estilos y sur­gi­rán mu­chas ideas. No ol­vi­des ar­mar una car­pe­ta con to­das las imá­ge­nes que te gus­tan y re­vi­sar­la des­pués de un par de se­ma­nas. Con la men­te fres­ca po­drás vi­sua­li­zar más cla­ra­men­te qué tie­nen en co­mún to­das ellas.

Tip: los co­lo­res com­ple­men­tan la de­co­ra­ción, mas no son dis­trac­to­res. Si ele­gis­te el ver­de es­me­ral­da co­mo co­lor prin­ci­pal, ya que es un tono muy fuer­te, no lo pon­gas en to­do el man­tel o can­sa­rás la vis­ta de la gen­te. Los in­ten­sos, aun­que sean cen­tra­les, se usan en me­nor can­ti­dad, y los cla­ros pue­den te­ner más es­pa­cio aun­que só­lo sean de apo­yo. Si quie­res in­ten­tar al­go nue­vo, te de­ja­mos dos ideas ori­gi­na­les de pa­le­tas, qui­zá una de es­tas po­dría ser la tu­ya.

PA­SO 4. Ge­ne­ra la pa­le­ta

Ya que tie­nes es­ta­ble­ci­dos los to­nos que quie­res, en­tra a al­gún si­tio ge­ne­ra­dor de pa­le­tas co­mo co­lors. com, co­lors­che­mer. com, pa­let­ton. com o ku­ler. com, to­das es­tas pá­gi­nas usan el círcu­lo cromático de ba­se y son fá­ci­les de usar. Só­lo eli­ge uno o va­rios co­lo­res y, en au­to­má­ti­co, te da­rán las po­si­bi­li­da­des de pa­le­tas que que­dan bien con ellos. Ten­drás va­rias op­cio­nes que de ma­ne­ra com­pro­ba­da fun­cio­nan, y ya tie­nes pro­ce­sa­do ( des­pués de ha­ber pre­se­lec­cio­na­do ideas y ga­mas) lo que te gus­ta. Con es­ta información, la decisión final ya no te to­ma­rá más de dos mi­nu­tos.

Tip: alé­ja­te de las fes­ti­vi­da­des. A ve­ces, ca­si por iner­cia, nos va­mos a los jue­gos de co­lo­res que sa­be­mos de me­mo­ria, co­mo el ver­de y ro­jo (y el blan­co ya abun­da), así que ter­mi­na sien­do una bo­da pa­trió­ti­ca. O mez­cla­mos do­ra­do, ro­jo y guin­da y pa­re­ce Na­vi­dad. Si hay una com­bi­na­ción de co­lo­res que te gus­ta, pe­ro te re­cuer­da a al­go que ya has vis­to, tra­ta de ba­jar los co­lo­res uno o dos to­nos, y así se­gui­rás te­nien­do la idea, pe­ro sin que pa­rez­ca te­má­ti­ca.

PA­SO 5. Vuél­ve­la reali­dad

Tip: tu pa­le­ta tam­bién se in­clu­ye en las in­vi­ta­cio­nes, eso le da­rá una idea a tus in­vi­ta­dos de có­mo se­rá el am­bien­te de la bo­da. Ya que tie­nes la pa­le­ta que usa­rás en tu bo­da, ar­ma co­lla­ges y mués­tra­se­los a tus pro­vee­do­res ( o a tu wed­ding plan­ner, si tie­nes uno) pa­ra que ideen de­co­ra­cio­nes con ella. Te ser­vi­rá en la flo­re­ría, en el sa­lón pa­ra ele­gir los mue­bles y la man­te­le­ría, la ilu­mi­na­ción y has­ta el pas­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.