A LOS SUE­GROS COM­PLI­CA­DOS

Vanidades novias (México) - - RELACIONES -

Cuan­do las fa­mi­lias po­lí­ti­cas se en­tro­me­ten, los pro­ble­mas en­tre la pa­re­ja pue­den sur­gir. Te de­ci­mos qué ha­cer pa­ra que tu ma­ri­do y tú apren­dan a so­bre­lle­var las co­sas con sus pa­dres o los tu­yos. Por Ro­cío Flo­res Ta­pia

Quien di­ga que uno no se ca­sa con la fa­mi­lia del ma­ri­do, ¡se equi­vo­ca! A ve­ces en ma­yor o me­nor gra­do, pe­ro siem­pre hay un la­zo y re­la­ción con los pa­pás o her­ma­nos que pue­de cau­sar al­gún ro­ce en­tre la pa­re­ja. Si tie­nes la for­tu­na de lle­var­te de ma­ra­vi­lla con tu fa­mi­lia po­lí­ti­ca o bien de que la tu­ya ame a tu ma­ri­do no ten­drás in­con­ve­nien­te, pe­ro cuan­do no es así, la vi­da de ca­sa­dos de­ja de ser tan dul­ce. Sin em­bar­go es po­si­ble con­se­guir un ma­tri­mo­nio ar­mo­nio­so aun cuan­do la fa­mi­lia po­lí­ti­ca sea com­pli­ca­da, pa­ra lo­grar­lo, los ex­per­tos te dan las cla­ves pa­ra que na­da en­tor­pez­ca tu fe­li­ci­dad ni la de tu es­po­so.

Siem­pre uni­dos:

La me­jor ma­ne­ra de pro­te­ger tu ma­tri­mo­nio es la com­pli­ci­dad. “Una pa­re­ja uni­da es irrom­pi­ble y am­bos de­ben apro­ve­char to­das las opor­tu­ni­da­des que se les pre­sen­ten co­mo una for­ma de for­ta­le­cer el ma­tri­mo­nio”, di­ce la con­se­je­ra ma­tri­mo­nial Cris­ti­na Fer­nán­dez Sa­la­me­ro. Pa­ra lo­grar­lo, co­mu­ni­car­se en­tre sí es bá­si­co. “Ha­blar so­bre to­do lo que les ocu­rre con amor y res­pe­to pro­mue­ve una ba­se só­li­da en to­das las re­la­cio­nes”, aña­de.

No ha­cer­se la víc­ti­ma:

Si tus sue­gros te han tra­ta­do mal du­ran­te mu­cho tiem­po y tú no ha­ces más que que­jar­te y su­frir, cam­bia la es­tra­te­gia. No te com­por­tes co­mo la víc­ti­ma y ba­jes la ca­be­za. Llénate de se­gu­ri­dad en ti mis­ma y pien­sa que en el fon­do no ne­ce­si­tas su apro­ba­ción pa­ra ves­tir, ha­cer o de­ci­dir lo que quie­ras rea­li­zar. Sé cor­dial, pe­ro no de­jes que

vean que te in­ti­mi­dan. Si ellos no­tan un cam­bio en tu com­por­ta­mien­to es pro­ba­ble que de­jen de ata­car­te.

Ha­bla con tu ma­ri­do: Pe­ro an­tes de cri­ti­car lo ma­lé­vo­la que es tu sue­gra, no ol­vi­des que se tra­ta de su ma­dre. Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, mu­chas pa­re­jas tien­den a que­jar­se con mu­cha agre­si­vi­dad y no se po­nen en el pa­pel del otro. Pa­ra ex­pre­sar­te con aser­ti­vi­dad, em­pie­za por de­cir­le có­mo te sien­tes cuan­do ha ocu­rri­do al­gu­na co­sa con su fa­mi­lia. Em­pie­za por des­cri­bir lo que ha pa­sa­do y des­pués ha­cer­le ver tus emo­cio­nes, pe­ro sin con­cen­trar­se de­ma­sia­do en quien te ha­ya agre­di­do. De es­ta for­ma, el res­pe­to no se per­de­rá y no lle­ga­rán a dis­cu­tir. Lue­go pro­pon­le una so­lu­ción o da­le un in­di­cio de lo que te gus­ta­ría que él hi­cie­ra cuan­do esa si­tua­ción con su fa­mi­lia ocu­rra. Por úl­ti­mo, da­le las gra­cias por ha­ber­te es­cu­cha­do.

Mar­ca tu ra­ya: Es­to quie­re de­cir que de­be­rás tra­ba­jar mu­cho pa­ra po­ner lí­mi­tes y, por lo tan­to, ha­cer acuer­dos con tu ma­ri­do. Por ejem­plo tú pue­des com­pro­me­ter­te a ser edu­ca­da y cor­dial con su fa­mi­lia, pe­ro si no te pa­re­ce bien ver­los ca­da fin de se­ma­na por­que no te sien­tes a gus­to, ha­bla con él y pro­pon­le que él va­ya so­lo de vez en cuan­do. Cuan­do es­tés con ellos apre­cia los de­ta­lles que tie­nen con­ti­go y de­mués­tra­le a tu pa­re­ja que es­tás dis­pues­ta a cum­plir con tu par­te del tra­to. Tam­po­co fun­cio­na guar­dar­les ren­cor de por vi­da, por el bien de to­dos, así que lo me­jor es apren­der a de­fen­der­se. La ex­per­ta acon­se­ja que cuan­do ellos quie­ren con­tro­lar la vi­da de la nue­ra, hay que ser fir­me y res­pe­tuo­sa di­cien­do co­sas co­mo “gra­cias, pe­ro hoy no”, “agra­dez­co su con­se­jo por­que sé que lo ha­ce por ayu­dar pe­ro ya he to­ma­do una decisión”. Asi­mis­mo, “a mu­chas mu­je­res les re­sul­ta com­pli­ca­do ca­llar edu­ca­da­men­te a la sue­gra, pe­ro es al­go que tie­nen que ha­cer si desean evi­tar pro­ble­mas”, in­di­ca la ex­per­ta.

Cui­da tus pa­la­bras: No di­gas al­go de lo que te pue­das arre­pen­tir. “Mu­chas per­so­nas cuan­do se po­nen ner­vio­sas di­cen co­sas que no que­rían de­cir y que son di­fí­ci­les de arre­glar. An­tes de con­tes­tar hay

que ra­cio­na­li­zar un po­co lo que se quie­re ex­pre­sar pa­ra evi­tar ma­los en­ten­di­dos”, acon­se­ja la es­pe­cia­lis­ta.

Ve las co­sas des­de afue­ra: ¿De ver­dad los pro­ble­mas con su fa­mi­lia son tan gra­ves? Da­le la im­por­tan­cia ne­ce­sa­ria a ca­da co­sa. Si no los tie­nes que ver de­ma­sia­do o si se tra­ta de los tí­pi­cos ro­ces que hay en­tre to­das las per­so­nas no les des más va­lor del que se me­re­cen. A ve­ces ayu­da mi­rar las co­sas co­mo si fue­ras una per­so­na aje­na a la si­tua­ción.

El jue­go de la ma­ni­pu­la­ción: Al­gu­nos sue­gros reac­cio­nan mal cuan­do se les plan­tean lí­mi­tes y pue­den usar téc­ni­cas de ma­ni­pu­la­ción in­ten­tan­do sem­brar la cul­pa en su hi­jo o nue­ra. “Las ma­dres sue­len ha­cer­lo con lá­gri­mas y los pa­dres di­cien­do que no se les res­pe­ta. Sea cual sea el ca­so es muy im­por­tan­te man­te­ner la po­si­ción de es­tos lí­mi­tes”, di­ce Fer­nán­dez Sa­la­me­ro; en es­te ca­so hay que usar fra­ses co­mo: “Sé que es­tás mo­les­to, pe­ro es lo que voy a ha­cer”.

Sé com­pa­si­va: No se tra­ta de jus­ti­fi­car los ma­los tra­tos de na­die, pe­ro pien­sa que tal vez los pa­dres de tu pa­re­ja es­tán ce­lo­sos de que su re­to­ño ha he­cho su vi­da. In­ten­ta ver­los des­de otra pers­pec­ti­va y res­pon­de con com­pa­sión, bon­dad y em­pa­tía aun­que con­fron­tan­do su com­por­ta­mien­to. Por ejem­plo, pue­des de­cir­le a tu sue­gro al­go co­mo: “Me da la im­pre­sión de que ha­ces de­ma­sia­das crí­ti­cas. Quie­ro ver­te fe­liz, ¿ne­ce­si­tas que te es­cu­che?”. La con­se­je­ra ma­tri­mo­nial opi­na: “Pa­ra mu­chas per­so­nas esa pue­de ser la es­tra­te­gia más efi­caz, por­que es si­mi­lar a co­lo­car­les un es­pe­jo de fren­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.