Everyt­hing chan­ges

Los cam­bios siem­pre nos ace­chan, lo im­por­tan­te es apren­der a via­jar li­ge­ro, so­bre­lle­var­los y no per­der­nos en el ca­mino. Aquí te de­ci­mos có­mo ha­cer más fá­cil es­te pro­ce­so.

Veintitantos - - Contenido -

La ma­yo­ría de las per­so­nas nos sen­ti­mos có­mo­das con nues­tra ru­ti­na, con lo que co­no­ce­mos y con quie­nes co­no­ce­mos y los cam­bios en nues­tra vi­da, en nues­tro en­torno o en no­so­tras mis­mas, sean bue­nos o no, siem­pre, pe­ro siem­pre nos cau­san an­sie­dad, so­bre to­do en los que se tie­ne po­co o nu­lo con­trol. Pe­ro lle­ga el mo­men­to en que de­be­mos acep­tar que és­tos son cons­tan­tes e inevi­ta­bles y que los ne­ce­si­ta­mos en nues­tra vi­da pa­ra evo­lu­cio­nar. Es por es­to que de­bes con­ven­cer­te, de ma­ne­ra fir­me, que eres ca­paz de adap­tar­te a cual­quier si­tua­ción y sa­lir ade­lan­te. Ten en cuen­ta que la adap­ta­ción no se da de in­me­dia­to, es to­do un pro­ce­so que no pue­des for­zar, pe­ro sí acep­tar, to­ma tu pro­pio rit­mo y no te pre­sio­nes. Al­gu­nos cam­bios que al prin­ci­pio pa­re­cen ma­los po­drían aca­bar sien­do lo me­jor que te ha­ya pa­sa­do en la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.