Se­xo ma­ña­ne­ro

Una vez que lo co­noz­cas… no lo que­rrás sol­tar. Es un gran alia­do pa­ra for­ta­le­cer el víncu­lo con tu pa­re­ja, em­pe­zar el día con la me­jor ac­ti­tud y te­ner sa­lud. ¡ Des­cu­bre por qué!

Veintitantos - - Contenido -

Ees un buen an­tí­do­to con­tra la ru­ti­na y las obli­ga­cio­nes dia­rias. Tam­bién es una de­li­cio­sa ‘ in­te­rrup­ción’ pa­ra em­pe­zar el día con la me­jor ener­gía. Co­no­ce to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra dis­fru­tar­lo al má­xi­mo e in­cor­po­rar­lo a tu es­ti­lo de vi­da. Re­cuer­da que lo bre­ve no sig­ni­fi­ca po­co pla­cen­te­ro. Prué­ba­lo… ¡ no te arrepentirás!

Adre­na­li­na pu­ra

El tiem­po re­du­ci­do pa­ra te­ner re­la­cio­nes se­xua­les ac­ti­va una do­sis de adre­na­li­na que ha­ce más pla­cen­te­ra la ex­pe­rien­cia. Ade­más, ¿ quién no quie­re co­men­zar el día con un or­gas­mo? Es co­mo la ma­ña­na de Na­vi­dad: hay una sor­pre­sa pa­ra ti es­pe­ran­do a que la dis­fru­tes al má­xi­mo.

Buen hu­mor

Prac­ti­car­lo es co­mo co­mer pas­tel de cho­co­la­te en el desa­yuno: va en con­tra de lo or­di­na­rio y qui­zá es igual­men­te ( o más) de­li­cio­so. Ade­más de ser ama­bles por el res­to del día, quie­nes prac­ti­can el se­xo ma­tu­tino son más sa­nos y fe­li­ces. Tu bri­llo post- coital que los de­más no­tan no es fal­so.

In­ti­mi­dad ab­so­lu­ta

La ma­yo­ría de las per­so­nas con las que es­tás en con­tac­to no tie­nen idea de cómo te ves, sue­nas, hue­les y te sien­tes a pri­me­ra hora del día. Esas com­pli­ci­da­des ha­cen que el se­xo ma­tu­tino sea un ac­to sú­per ín­ti­mo.

Au­ten­ti­ci­dad ple­na

Es di­fí­cil ocul­tar los de­fec­tos a la luz del día. Per­mi­te que tus in­se­gu­ri­da­des pa­sen a un se­gun­do plano an­te el pla­cer pu­ro, dé­ja­te lle­var sien­do tú mis­ma. En lu­gar de cu­brir­te de­ba­jo de las man­tas, tí­ra­las pa­ra que am­bos pue­dan ex­pe­ri­men­tar una emo­ción vi­sual.

Ejer­ci­cio sin ir al gim­na­sio

Es una al­ter­na­ti­va mu­cho me­jor que un en­tre­na­mien­to ma­tu­tino an­tes de sal­tar a la du­cha. Los cien­tí­fi­cos con­fir­man que una hora de se­xo que­ma ca­si tan­tas ca­lo­rías co­mo un tro­te de 30 mi­nu­tos. Des­pués de una hora, los hom­bres y las mu­je­res que­man un pro­me­dio de 240 ca­lo­rías y 180 ca­lo­rías, res­pec­ti­va­men­te.

¿ deC guéen­se­trióon?

Si bien las mu­je­res pro­mue­ven más las ca­ri­cias y el con­tex­to ro­mán­ti­co, los va­ro­nes se van más por el ‘ rapidín ma­tu­tino’. Es más pro­pues­to y pro­mo­vi­do por hom­bres que por mu­je­res, aun­que pa­ra am­bos tie­ne efec­tos po­si­ti­vos.

In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Cin­cin­na­ti des­cu­brie­ron que el se­xo ma­tu­tino es un ali­vio na­tu­ral del es­trés y que es­tos efec­tos pue­den du­rar al me­nos sie­te días, lo que sig­ni­fi­ca que tu ju­gue­teo tem­prano de lu­nes po­dría ali­viar la pe­sa­dez del día.

Dón­de ha­cer­lo

Si hay in­ti­mi­dad y pri­va­ci­dad, pue­de ser en cual­quier lu­gar, ya sea la re­cá­ma­ra o la sa­la. Si pre­fie­ren pro­bar al­go nue­vo, va­yan a un ho­tel un fin de se­ma­na don­de no ha­ya rui­do ni in­te­rrup­cio­nes y pue­dan dar­le rien­da suel­ta a la pa­sión. Tam­bién pue­den re­cu­rrir a la du­cha.

Adiós al tiem­po, por un mo­men­to

Ol­ví­da­te del re­loj. No es­tés mi­dien­do el tiem­po, ya que el ma­ña­ne­ro es bre­ve por de­fi­ni­ción. Pue­des es­tar cons­cien­te de la hora, pe­ro no por ello li­mi­tar­te. “No se tra­ta só­lo de eya­cu­lar o sen­tir el or­gas­mo, sino de vi­vir con ple­ni­tud el en­cuen­tro car­nal y es­pi­ri­tual. De­pen­de de los dos el tiem­po ( po­co o mu­cho) que quie­ran dis­fru­tar­lo”, ex­pli­ca la psi­co­te­ra­peu­ta Ariad­na Pu­li­do.

Pla­cer en­tre sue­ños

El ‘ ma­dru­gue­te’ po­dría re­fe­rir­se a la ac­ción de ex­ci­ta­ción es­tan­do aún en el pe­rio­do del sue­ño o la en­so­ña­ción, es el ejer­ci­cio del coi­to es­tan­do dor­mi­da la pa­re­ja o se­mi des­pier­tos. En cual­quier ca­so, de­be ha­ber acep­ta­ción mu­tua y dis­fru­te del ac­to se­xual. Mu­chas per­so­nas go­zan del se­xo ma­ña­ne­ro aun­que es­tén se­mi­dor­mi­dos y ten­gan cier­tos ni­ve­les de in­con­cien­cia. Es­to no es im­pe­di­men­to pa­ra te­ner or­gas­mos y des­pués, si es po­si­ble, vol­ver a dor­mir.

Por la ma­ña­na... es me­jor

El he­cho de que nues­tro cuer­po es­té flá­ci­do ayu­da a que las sen­sa­cio­nes se in­cre­men­ten. A me­nos que ha­ya­mos pa­sa­do una ma­la no­che, no hay ten­sio­nes, y si es­tu­vie­ran pre­sen­tes, el con­tac­to se­xual ayu­da­ría a li­be­rar­las.

Ma­yor víncu­lo emo­cio­nal

Más allá de la re­la­ción sen­ti­men­tal de una pa­re­ja, si tu­vie­ron un en­cuen­tro ca­sual, si es­tán en una re­la­ción es­ta­ble o en un pe­rio­do de re­con­ci­lia­ción, las re­la­cio­nes se­xua­les ma­tu­ti­nas ayu­dan a es­tre­char más los víncu­los emo­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.