AR­MO­NÍA, RITMO Y ¡ A GO­ZAR!

Veintitantos - - Sexo -

Un buen con­jun­to de no­tas nos lle­na de ener­gía, ale­gría, eu­fo­ria, o bien, nos lle­va a la re­fle­xión e in­clu­so has­ta las lá­gri­mas. To­das es­tas emo­cio­nes son gra­cias a que mien­tras las es­cu­cha­mos, nues­tro ce­re­bro li­be­ra do­pa­mi­na, sus­tan­cia me­jor co­no­ci­da como la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad, del pla­cer y la res­pon­sa­ble de las adic­cio­nes. De he­cho un es­tu­dio di­ri­gi­do por el neu­ro­cien­tí­fi­co, mú­si­co, pro­duc­tor y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad McGill de Ca­na­dá, Da­niel Le­vi­tin, con­clu­ye que es­cu­char nues­tra mú­si­ca fa­vo­ri­ta pro­vo­ca en el ce­re­bro el mis­mo efec­to que el pla­cer se­xual. Por lo tan­to, la mú­si­ca que ele­gi­mos al mo­men­to de te­ner se­xo es un fac­tor im­por­tan­te en el ti­po de en­cuen­tro que ten­ga­mos. Ca­be re­sal­tar que las can­cio­nes que es­cu­ches esa noche de pa­sión de­pen­den tam­bién de la per­so­na con la que te en­cuen­tres, la in­ten­ción que ten­gas, tu per­so­na­li­dad, gus­tos mu­si­ca­les, lu­gar y con­tex­to de la re­la­ción. Así que pa­ra que fun­cio­ne es im­por­tan­te que la mú­si­ca que eli­jas sea tan­to de tu gus­to como del de tu pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.