TIPS PA­RA DIS­FRU­TAR EL TAO DEL SE­XO

Veintitantos - - Sexo -

don­de se prac­ti­ca el ac­to se­xual de­be ser como un tem­plo, am­bien­ta­do sen­sual­men­te pa­ra el amor, con ve­las, mú­si­ca, aro­mas agra­da­bles, co­lo­res y tex­tu­ras que in­vi­ten a la sen­sua­li­dad.

Hay que tra­ba­jar mu­cho en del pro­pio cuer­po, por­que los com­ple­jos li­mi­tan el pla­cer y el dis­fru­te. Tam­po­co se va­len la cul­pa, el mor­bo ni la re­pre­sión. Tra­ba­jar en la

pa­ra re­la­jar­se y de­jar fluir las sen­sa­cio­nes es fun­da­men­tal.

Des­pués de ha­cer el amor, el Tao in­vi­ta a

pues es un ins­tan­te de mu­cha sen­si­bi­li­dad que se rom­pe si ca­da quien se va por su la­do. Tam­bién es im­por­tan­te ha­blar des­pués, pa­ra co­no­cer la opi­nión y ex­pe­rien­cia de la pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.