RA­ZO­NES PO­DE­RO­SAS

Veintitantos - - Sexo -

GIO­VAN­NA NOS COM­PAR­TE LOS MO­TI­VOS POR LAS QUE EL SAN­GRA­DO LI­BRE DE­BE SER PAR­TE DE NUES­TRA VI­DA:

“En el 2014 sa­lie­ron imá­ge­nes de una mu­jer que co­rrió el ma­ra­tón de Lon­dres man­cha­da de san­gre mens­trual, y que a pe­sar de la si­tua­ción son­reía en las fo­tos. Pa­ra mí fue una ima­gen po­de­ro­sí­si­ma. Es­ta mu­jer es Ki­ran Gand­hi, cuan­do le pre­gun­ta­ron el por qué ha­bía co­rri­do así, ella con­tes­tó que era có­mo­do”.

“Es tiem­po de ha­blar de no­so­tras, de las mu­je­res, de nues­tros úte­ros, de nues­tra san­gre. Ya nos que­da­mos en si­len­cio mu­cho tiem­po. Nos ur­ge ser es­cu­cha­das”.

“Emo­cio­nal­men­te te ha­ces más cons­cien­te de ti mis­ma, algo com­ple­jo de lo­grar, en­ton­ces te ge­ne­ra bie­nes­tar y ale­gría. Re­co­no­cer tu san­gre ha­ce que te re­co­noz­cas a ti. Res­pec­to a la au­to­es­ti­ma, es una ma­ne­ra de em­po­de­rar­te, de cam­biar las con­no­ta­cio­nes de la san­gre, de ha­cer­la un sím­bo­lo de fuer­za fe­me­ni­na”.

“De­jo a mi cuer­po ser, me apro­pio de él y ha­go las pa­ces con mi úte­ro, por­que a par­tir del san­gra­do li­bre em­pe­cé a sen­tir­me de una ma­ne­ra que nun­ca an­tes ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do, creas un nue­vo len­gua­je con­ti­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.