Ca­ries que "apa­re­cen de re­pen­te"

Des­agra­da­ble sor­pre­sa son las ca­ries que se for­man en los lu­ga­res más inac­ce­si­bles de los dien­tes, y que pue­den apa­ren­tar que apareciero­n de un mo­men­to a otro.

El Imparcial - Vida Sana GH - - ESPECIAL: OBSTETRICI­A - Ju­ven­tino Favela

Ac­tual­men­te exis­ten mu­chí­si­mos au­xi­lia­res a la ho­ra de lim­piar los dien­tes; el qui­tar la co­mi­da que se que­da pe­ga­da en ellos aho­ra es más sen­ci­llo con to­dos los adi­ta­men­tos que po­de­mos en­con­trar en el mer­ca­do, y así evi­tar es­ta co­mún en­fer­me­dad: la ca­ries den­tal.

Es im­por­tan­te sa­ber que exis­ten mu­chos ti­pos de ca­ries: uno de ellos son las ca­ries in­ter­pro­xi­ma­les o in­ter­den­ta­les, que son le­sio­nes en los dien­tes que se for­man en el es­pa­cio en­tre ellos -ya sea en los dien­tes de en­fren­te o en las mue­li­tas-, por la fa­ci­li­dad con la que se acu­mu­lan los res­tos de ali­men­to y la pla­ca den­to­bac­te­ria­na.

Ta­les ca­ries se pue­den pre­sen­tar en per­so­nas que tie­nen api­ña­mien­to den­tal -co­no­ci­dos co­mo dien­tes chue­cos-; tam­bién se da du­ran­te los tra­ta­mien­tos de or­to­don­cia, o cuan­do se tie­ne al­gu­na pró­te­sis den­tal que fa­ci­li­ta que se ato­re co­mi­da.

A ve­ces se pue­de pen­sar que es una ca­ries que apa­re­ció de re­pen­te; si se re­vi­sa con re­gu­la­ri­dad la bo­ca y no se ven, de un mo­men­to a otro pu­die­ran emer­ger an­te nues­tra vista acom­pa­ña­das de do­lor e in­co­mo­di­dad.

Es­to su­ce­de por­que se for­ma una ca­vi­dad que va avan­zan­do en ta­ma­ño, al pun­to en que es tan gran­de que al mor­der al­go du­ro la par­te de arri­ba que la cu­bre se rom­pe, ex­po­nien­do la ca­ries.

Ba­jo vi­gi­lan­cia

Los síntomas co­mien­zan co­mo una li­ge­ra sen­si­bi­li­dad al con­su­mir ali­men­tos fríos, prin­ci­pal­men­te, así co­mo dul­ces o áci­dos; in­clu­si­ve se pre­sen­tan mo­les­tias al mas­ti­car; es­to pue­de re­que­rir un tra­ta­mien­to más con­ser­va­dor que lo­gre re­cons­truir la par­te del dien­te que se ha per­di­do.

Al ubi­car­se en una zo­na don­de las es­truc­tu­ras del dien­te son más fi­nas y del­ga­das, el avan­ce de es­te ti­po de ca­ries es mu­cho más rá­pi­do que cuan­do se en­cuen­tran en la par­te mas­ti­ca­to­ria del dien­te, lo que oca­sio­na que el ner­vio del dien­te se vea afectado, de­ri­ván­do­se en una in­fec­ción den­tal que re­que­ri­rá un tra­ta­mien­to más com­ple­jo.

Un 90% de los pa­cien­tes que acu­den a con­sul­ta pa­de­cen es­te ti­po de ca­ries, por lo que se re­co­mien­da acu­dir al odon­to­pe­dia­tra ca­da seis me­ses pa­ra rea­li­zar una lim­pie­za de los pa­cien­tes pre­sen­tan ca­ries in­ter­den­tal. den­tal, re­for­zar la co­rrec­ta téc­ni­ca de ce­pi­lla­do, apli­car un fluo­ru­ro pro­tec­tor y to­mar ra­dio­gra­fías pa­ra de­tec­tar es­te ti­po de le­sio­nes en sus eta­pas tem­pra­nas. La pre­ven­ción es muy im­por­tan­te: una co­rrec­ta hi­gie­ne de­be in­cluir siem­pre el uso del hi­lo den­tal a par­tir de la apa­ri­ción de los dien­tes, evi­tan­do así la acu­mu­la­ción del ali­men­to en­tre las pie­zas den­ta­les.

Es­to acom­pa­ña­do de un buen ce­pi­lla­do al igual que el uso de en­jua­gue bu­cal, pa­ra man­te­ner una bo­ca sa­na, li­bre de es­tas ca­ries y con un alien­to fres­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.