Adap­ta­ción al ser­vi­cio

El Imparcial - Vida Sana GH - - Portada - Ju­ven­tino Fa­ve­la

Des­de el co­mien­zo de es­ta con­tin­gen­cia sa­ni­ta­ria glo­bal, los odon­tó­lo­gos fui­mos

con­si­de­ra­dos co­mo pro­vee­do­res de un ser­vi­cio esen­cial pa­ra la co­mu­ni­dad.

El pa­de­cer un do­lor den­tal o el que al­guno de nues­tros se­res que­ri­dos lo su­fra nos ha­ce re­va­lo­rar la sa­lud bu­cal y la ne­ce­si­dad de no des­cui­dar­la; in­clu­so en es­tos tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre, es al­go que de­be­mos de te­ner co­mo un há­bi­to pre­sen­te en nues­tras men­tes.

Mu­chos de nues­tros co­le­gas -y yo per­so­nal­men­te- co­men­za­mos es­te pe­rio­do de con­tin­gen­cia pro­cu­ran­do li­mi­tar nues­tra aten­ción a ca­sos en los que es es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio la in­ter­ven­ción del odon­tó­lo­go, co­mo in­fec­cio­nes den­ta­les, gol­pes que cau­sen al­gu­na frac­tu­ra o do­lo­res in­ten­sos que por al­gu­na vi­deo­lla­ma­da o te­le­fó­ni­ca­men­te no les po­da­mos ofre­cer la ayu­da ne­ce­sa­ria. Ac­tual­men­te, co­men­za­mos a ex­ten­der nues­tros ho­ra­rios pa­ra po­der dar los ser­vi­cios que au­men­tan con­for­me van pa­san­do los días.

Pro­fe­sión en evo­lu­ción

Los odon­tó­lo­gos siem­pre he­mos es­ta­do ex­pues­tos a pa­tó­ge­nos in­fec­cio­sos, co­mo lo es es­te nue­vo vi­rus: VIH, he­pa­ti­tis, tu­bercu­losis, et­cé­te­ra.

Co­mo par­te de nues­tra pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca, co­no­ce­mos la for­ma en la cual pro­te­ger a nues­tros pa­cien­tes y sus acom­pa­ñan­tes, a nues­tro per­so­nal que tan­to nos ayu­da y a no­so­tros mis­mos; es­ta nue­va pan­de­mia en la épo­ca de la in­for­ma­ción ma­si­va ha lle­ga­do a sa­cu­dir­nos a to­dos, y nues­tra pro­fe­sión no es la ex­cep­ción.

Dia­ria­men­te es­ta­mos bom­bar­dea­dos de men­sa­jes, vi­deos y de­más in­for­ma­ción que ge­ne­ran más du­das que res­pues­tas.

No­so­tros co­mo pro­fe­sio­na­les de la sa­lud tam­bién nos es­ta­mos pre­pa­ran­do, adap­tan­do nues­tros con­sul­to­rios pa­ra se­guir ofre­cien­do ex­ce­len­tes ser­vi­cios y la aten­ción que nues­tros pa­cien­tes me­re­cen; no de­je­mos que el mie­do o la des­in­for­ma­ción nos li­mi­ten a bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal.

Te­ne­mos el com­pro­mi­so de ac­tua­li­zar­nos cons­tan­te­men­te y dar siem­pre la me­jor aten­ción a la sa­lud: no du­des en pre­gun­tar a tu den­tis­ta so­bre los po­si­bles ries­gos, es­toy se­gu­ro que él sa­brá dar­te la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra tu tran­qui­li­dad y la de los tu­yos.

Con la co­la­bo­ra­ción de:

Ju­ven­tino Al­ber­to Fa­ve­la Campa Ci­ru­jano den­tis­ta con maes­tría en Odon­to­pe­dia­tría por la UANL.

En­vía­le tus co­men­ta­rios a:

ja­fa­ve­la87@gmail.com

Me­jor áni­mo

Se­gún un es­tu­dio del Cen­tro Walt­ham pa­ra la nu­tri­ción de las mas­co­tas de Mars Pet­ca­re, la ma­yo­ría de los ni­ños que cre­cen con un pe­rro desa­rro­llan fuer­tes la­zos de amis­tad con él.

Más em­pa­tía

Los canes son es­pe­cial­men­te po­si­ti­vos cuan­do se bus­ca cer­ca­nía a tra­vés de sen­ti­mien­tos y ob­je­ti­vos mutuos; in­vi­tar a los pe­que­ños a con­vi­vir con sus mas­co­tas les ha­rá sen­tir acom­pa­ña­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.