Cam­bia de chip

Da­te cuen­ta de có­mo has es­ta­do vi­vien­do to­dos es­tos úl­ti­mos años, me­ses, se­ma­nas o días, al ha­cer un aná­li­sis te das cuen­ta de que no es pa­ra na­da lo que de­seas co­mo una con­ti­nua­ción pa­ra tu fu­tu­ro.

Frontera - Vida Sana GH - - CAMBIA DE CHIP - Mayra Gon­zá­lez Con la co­la­bo­ra­ción de: Mayra Gon­zá­lez Ora­do­ra mo­ti­va­cio­nal y au­to­ra de di­ver­sos li­bros de desa­rro­llo per­so­nal. En­vía­le tus co­men­ta­rios a: [email protected]­ra­gon­za­lez.mx

Es por ello que lo pri­me­ro es acep­tar que lo que he­mos ve­ni­do ha­cien­do o en lo que he­mos creí­do no es de ayu­da pa­ra ser fe­li­ces, y aho­ra que sa­be­mos que po­de­mos apren­der a ser fe­li­ces, sean cua­les sean nues­tras cir­cuns­tan­cias, pe­se al en­torno so­cial o cul­tu­ral, po­de­mos em­pe­zar con una nue­va ma­ne­ra de ha­cer ca­da elec­ción de nues­tra vi­da.

Cla­ro que es­to da­rá re­sul­ta­do, si ha­ce­mos las co­sas dis­tin­tas de co­mo lo he­mos ve­ni­do ha­cien­do; re­cuer­da que si el plan no ha fun­cio­na­do, po­de­mos cam­biar de plan pe­ro nun­ca el ob­je­ti­vo.

En las con­fe­ren­cias veo a mu­chas per­so­nas con­fun­di­das, abru­ma­das, y es­to por las de­man­das de una si­tua­ción que les des­bor­da, an­te la que la­men­ta­ble­men­te cuen­tan con muy po­ca for­ma­ción pa­ra po­der re­sol­ver­la. Per­so­nal­men­te creo que es­te es­ta­do de co­sas ter­mi­na en mu­cho del su­fri­mien­to inú­til, que la ma­yo­ría de la hu­ma­ni­dad con­ti­núa vi­vien­do y que por su­pues­to, po­dría ser evi­ta­do.

El in­te­grar la emo­ción y la ra­zón pue­de ayu­dar­nos a cons­truir re­la­cio­nes más li­bres, orien­ta­das ha­cia la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca con no­so­tros mis­mos y con los de­más.

Si de ver­dad que­re­mos un cam­bio en nues­tra vi­da, de­be­mos acep­tar que ocu­pa­mos ayu­da, com­pa­ñía, guía... He­mos ve­ni­do ha­cien­do las co­sas de una mis­ma ma­ne­ra du­ran­te mu­chos años y lo que he­mos con­se­gui­do es li­diar con nues­tras emo­cio­nes tal cual lo ha­ce­mos ac­tual­men­te.

De­jar ir

En es­te pun­to, es de vi­tal im­por­tan­cia el dar­nos cuen­ta que so­los no po­de­mos sa­lir de los mis­mos es­que­mas que es­ta­mos vi­vien­do, o bien, es la for­ma más com­ple­ja y di­fí­cil de ha­cer cam­bios ra­di­ca­les en nues­tra co­ti­dia­ni­dad.

No tie­ne na­da de ma­lo acep­tar ayu­da o bus­car a una per­so­na que te guíe: la vi­da es­tá he­cha pa­ra es­tar acom­pa­ña­dos en el ca­mino ha­cia el desa­rro­llo, la trans­for­ma­ción y el cre­ci­mien­to.

Si lo ana­li­za­mos con­si­de­ran­do el cos­to de tiem­po, es­fuer­zo y ener­gía, és­te es igual si lo ha­ces de la ma­ne­ra equí­vo­ca, co­mo lo ve­nías ha­cien­do, a la nue­va ma­ne­ra de ver la vi­da, que sin du­da se­rá mu­cho me­jor del es­ta­do ac­tual en que te en­cuen­tras.

Va­mos apro­ve­chan­do nues­tro tiem­po y me­jo­ran­do nues­tras for­mas de apre­ciar la exis­ten­cia, apre­cie­mos de me­jor mo­do có­mo nos ve­mos a no­so­tros mis­mos; en po­cas pa­la­bras: de­be­mos de aban­do­nar, al me­nos en for­ma tem­po­ral, la idea de que po­de­mos arre­glár­nos­la so­los.

Te pre­gun­ta­ras ¿Es real­men­te ne­ce­sa­rio el pe­dir ayu­da, si siem­pre he po­di­do so­lo? Es na­tu­ral el re­cha­zar la idea de com­par­tir tu sen­tir con al­guien más. Pe­ro pien­sa en to­do lo que has vi­vi­do es­con­di­do y que es mo­men­to de sa­lir a la luz. Te­ner a al­guien que te ayu­de en la tran­si­ción es lo ideal. Qui­zás te de­ten­ga la di­men­sión que le das al es­fuer­zo, pe­ro pien­sa tam­bién en la re­com­pen­sa.

Da­te tu lu­gar

Ha­cer la fe­li­ci­dad el nú­me­ro uno de tus prio­ri­da­des re­quie­re un com­pro­mi­so to­tal con­ti­go mis­mo; ne­ce­si­ta­mos ver­nos co­mo al­go real­men­te im­por­tan­te en nues­tra vi­da.

Ten­de­mos a boi­co­tear­nos, a pos­ter­gar lo que sa­be­mos im­por­tan­te, siem­pre es­ta­mos ocu­pa­dos en otras co­sas que son con­tra­rias a nues­tro en­cuen­tro con la fe­li­ci­dad.

Re­cuer­da que un pe­que­ño cam­bio de for­ma de pen­sar, de ac­ti­tud, de es­ti­lo de vi­da pue­de cau­sar una gran reac­ción en ti, en tu men­te, en tu ser, en tu cuer­po, en tus re­la­cio­nes, en tu tra­ba­jo y por con­si­guien­te, en to­da tu vi­da, y cuan­do tú cam­bias, cam­bia tu mun­do, tu en­torno es dis­tin­to. In­tén­ta­lo: prue­ba al­go di­fe­ren­te, haz las co­sas de ma­ne­ra opues­ta a lo que has vi­vi­do; haz el cam­bio que tan­to an­he­las; ya no pos­ter­gues, da ese pri­mer pa­so.

Si otro pue­de, tú pue­des. Si tú quie­res, na­da ni na­die te po­drá de­te­ner. ¿Có­mo fun­cio­na? Cuan­do as­pi­res a con­se­guir al­go y lo veas muy le­jano, ca­si co­mo un sue­ño im­po­si­ble, bus­ca a al­guien que ya lo ha­ya con­se­gui­do (cual­quier per­so­na del mun­do, del pa­sa­do o del pre­sen­te).

Ha­bla con­ti­go, con tu ser in­te­rior: "Si él o ellos lo han con­se­gui­do, ¿por qué no voy a con­se­guir­lo yo? To­dos en esen­cia so­mos igua­les, por lo que na­da que los de­más ten­gan o con­si­gan me es­ta­rá li­mi­ta­do".

Re­cuer­da: lo que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre per­so­nas no es su ca­pa­ci­dad bá­si­ca, que es prác­ti­ca­men­te igual en to­dos los se­res hu­ma­nos, sino la ac­ti­tud co­rrec­ta; si tie­nes la ac­ti­tud ade­cua­da, la men­ta­li­dad y las ga­nas de lu­char, to­do es­tá a tu al­can­ce.

En el mo­men­to en que em­pie­ces a cam­biar tus pen­sa­mien­tos, tus pa­la­bras y ac­cio­nes, en el mo­men­to que es­tés dis­pues­to a atraer el bien a tu vi­da, el Uni­ver­so te res­pon­de­rá en con­se­cuen­cia.

Te lo re­pi­to: es muy có­mo­do el pa­pel de víc­ti­ma, ya que así siem­pre cual­quier co­sa es cul­pa de otra per­so­na; te­ne­mos que ha­cer­nos car­go de lo que pen­sa­mos, de lo que de­ci­mos y ha­ce­mos, por­que to­do eso que da­mos nos vol­ve­rá, y el tiem­po de de­le­gar la res­pon­sa­bi­li­dad y las cul­pas a al­guien ex­terno, de aquí en ade­lan­te ya no es vá­li­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.