EL OTRO LA­DO DE LA PI­RO­TEC­NIA

De ca­ra al fin de año y los fes­te­jos que con­lle­va, tus pe­rri­tos pue­den su­frir es­trés por el rui­do ex­ce­si­vo de las fies­tas y la pi­ro­tec­nia: te pre­sen­ta­mos op­cio­nes pa­ra cui­dar­lo.

Frontera - Vida Sana GH - - EL OTRO LADO DE LA PIROTECNIA - Bár­ba­ra Hui­pe bhui­[email protected]­par­cial.com

El es­trés pro­du­ci­do por rui­dos es­tri­den­tes en los ca­nes po­dría pa­re­cer un ma­les­tar mo­men­tá­neo, pe­ro pue­de oca­sio­nar co­li­tis o gas­tri­tis que se re­fle­ja­rán en dia­rrea, vó­mi­to o fal­ta de ape­ti­to tras es­tar ex­pues­to al rui­do de pi­ro­tec­nia o true­nos; en ca­sos muy ex­tre­mos pue­de ser le­tal, al pre­sen­tar­se in­far­tos.

“Nor­mal­men­te los pe­rros, no im­por­ta que sean chi­qui­tos o gran­des, to­dos tie­nen mie­do a los rui­dos”, ex­pli­có Je­sús Pe­dro Fi­gue­roa, mé­di­co ve­te­ri­na­rio y di­rec­tor Ge­ne­ral de Fig­vet.

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes in­me­dia­tas del es­trés son tem­blor, sa­li­va­ción, pu­pi­las di­la­ta­das, ojos muy abier­tos, to­dos ellos

des­en­ca­de­na­dos por la adrenalina, se­ña­ló.

Sea cau­sa­do por true­nos, cohe­tes, de­to­na­cio­nes o al­gún otro rui­do fuer­te, exis­ten al­gu­nas me­di­das que pue­des to­mar pa­ra ha­cer el ra­to más lle­va­de­ro pa­ra tu me­jor ami­go; aquí las re­co­men­da­cio­nes que hi­zo el pro­fe­sio­nal.

Ta­po­nes

Pon ta­po­nes de al­go­dón en sus oí­dos; pa­ra evi­tar que se los qui­te es im­por­tan­te que se acos­tum­bre a ellos, pue­des acon­di­cio­nar­lo con an­ti­ci­pa­ción: al ju­gar con él co­ló­ca­le los al­go­do­nes, dé­ja­los un ra­ti­to, da­le un pre­mio y des­pués re­tí­ra­los.

Me­di­ca­men­tos

Exis­ten nar­có­ti­cos y su­ple­men­tos na­tu­ra­les pa­ra con­tra­rres­tar ese es­trés en las mas­co­tas; los pri­me­ros se usan con me­nor fre­cuen­cia (pre­via re­ce­ta mé­di­ca), mien­tras que los cal­man­tes na­tu­ra­les (a ba­se de hier­bas co­mo pa­si­flo­ra, tum­ba va­que­ros, sie­te aza­res y va­le­ria­na) se usan tam­bién en otras si­tua­cio­nes es­tre­san­tes.

Ven­da­jes

Co­lo­car un ven­da­je es­pe­cial en el cuer­po

de tu mas­co­ta ayu­da­rá a que se sien­ta abra­za­da, la re­co­men­da­ción es usar una ven­da am­plia que aco­ja al pe­rro de acuer­do a su ta­ma­ño; el es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que es una téc­ni­ca que se usa mu­cho en Eu­ro­pa, de­bi­do a las tor­men­tas.

De­sen­si­bi­li­za­ción

Otra téc­ni­ca que re­quie­re an­ti­ci­pa­ción es la de gra­bar so­ni­dos de cohe­tes o true­nos y re­pro­du­cir­los de for­ma co­ti­dia­na, de ma­ne­ra que el pe­rri­to pue­da ir ubi­can­do ese ti­po de rui­dos en un ambiente se­gu­ro y que va­ya de­jan­do de te­mer­les.

Apa­pa­chos

Si la fun­ción del ven­da­je es que el pe­rro se sien­ta abra­za­do, por qué no dar­le un re­con­for­tan­te abra­zo; se tra­ta de ha­cer­lo sen­tir se­gu­ro y acom­pa­ña­do, há­bla­le sua­ve­men­te, que sea más lle­va­de­ro el mo­men­to, es im­por­tan­te que tú es­tés tran­qui­lo y se lo trans­mi­tas al pe­rri­to.

“Un abra­zo es lo que to­dos que­re­mos; el abra­zo es la me­jor me­di­ci­na que exis­te en cual­quier ser vi­vo”

Je­sús Pe­dro Fi­gue­roa Mé­di­co ve­te­ri­na­rio zoo­tec­nis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.