¿UN CORRECTIVO CO­RREC­TO?

A pe­sar de que es uti­li­za­do con re­gu­la­ri­dad, di­fe­ren­ciar­lo del cas­ti­go es al­go ne­bu­lo­so, por lo que exis­ten po­lé­mi­cas a su al­re­de­dor. ¿Qué re­co­mien­dan los ex­per­tos?

Frontera - Vida Sana GH - - ¿UN CORRECTIVO CORRECTO? - En­ri­que Ban en­ri­[email protected]

El ‘ti­me-out', o tiem­po fue­ra, es una téc­ni­ca psi­co­ló­gi­ca em­plea­da pa­ra mo­di­fi­car la con­duc­ta, y su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es dis­mi­nuir com­por­ta­mien­tos in­de­sea­bles, ex­pli­có Ana Isa­bel Mi­ra­mon­tes Val­dez. “Se aís­la a la per­so­na, co­mún­men­te ni­ños, por un pe­rio­do de tiem­po es­ta­ble­ci­do, se­gún su edad, es­pe­ran­do que iden­ti­fi­que la co­ne­xión en­tre con­duc­ta-con­se­cuen­cias”, di­jo la li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca.

Asi­mis­mo, ma­ni­fes­tó que tal pro­ce­di­mien­to, ba­sa­do en la teo­ría del con­di­cio­na­mien­to ope­ran­te de Skin­ner, tam­bién fun­cio­na co­mo mé­to­do de apren­di­za­je pa­ra au­to­rre­gu­lar y au­to­con­tro­lar lap­sos de frus­tra­ción.

El ra­zo­na­mien­to de­trás del tiem­po fue­ra, así pues, es que la per­so­na no ob­ten­ga una re­com­pen­sa po­si­ti­va (aten­ción, di­ver­sión) tan pron­to reali­ce un mal ac­to, sino que se aquie­te y pien­se en ello es­tan­do so­lo.

No obs­tan­te, exis­ten po­lé­mi­cas que ro­dean al te­ma, pues es po­si­ble que pro­duz­can sen­ti­mien­tos con­tra­rios a los es­pe­ra­dos, co­mo ver­güen­za. Pla­ti­ca­mos un po­co más con la ex­per­ta pa­ra ahon­dar en el asun­to.

¿Qué tan re­co­men­da­ble es apli­car téc­ni­cas de con­di­cio­na­mien­to?

"Hay mu­cha con­tro­ver­sia al­re­de­dor de es­ta téc­ni­ca. Por un la­do, se de­fien­de la idea de que re­ti­ran­do un es­tí­mu­lo agra­da­ble se ex­tin­gue la con­duc­ta; pe­ro, por el otro, se es­ta­ble­ce la teo­ría de que pro­vo­ca sen­ti­mien­tos de hu­mi­lla­ción y so­le­dad. La reali­dad es que el ‘ti­me-out', cuan­do se apli­ca de ma­ne­ra co­rrec­ta, pue­de lle­gar a ser una bue­na al­ter­na­ti­va de mo­di­fi­ca­ción con­duc­tual. An­tes de su apli­ca­ción, se­ría re­co­men­da­ble eva­luar to­dos los fac­to­res, co­mo la edad del ni­ño, la gra­ve­dad de la con­duc­ta, su ni­vel cog­ni­ti­vo, en­tre otros fac­to­res importante­s. Ca­be des­ta­car que hay es­tu­dios que in­di­can que es­ta téc­ni­ca es so­lo efi­caz has­ta cier­ta edad an­tes de la ado­les­cen­cia".

Al ser con­si­de­ra­da co­mo una al­ter­na­ti­va al cas­ti­go fí­si­co, ¿pue­de ser apli­ca­da sin ne­ce­si­dad de ser psi­có­lo­gos?

"Cla­ro que sí. Al ser una téc­ni­ca ba­sa­da en una sim­ple pre­mi­sa, pue­de ser uti­li­za­do en dis­tin­tos es­ce­na­rios y por dis­tin­tas per­so­nas; no im­por­ta su pro­fe­sión. Lo que es im­por­tan­te es la ma­ne­ra de apli­car­lo, cui­dan­do an­te to­do la cons­tan­cia y el au­to­es­ti­ma del ni­ño. Un ejem­plo de ello po­dría ser que, an­tes de apli­car el tiem­po fue­ra, se le ex­pli­que al ni­ño que se le quie­re, pe­ro que esa con­duc­ta no es la co­rrec­ta y que se le da­rá un tiem­po pa­ra tran­qui­li­zar­se. Pos­te­rior al tiem­po, es ne­ce­sa­rio ha­blar con el ni­ño so­bre la ra­zón que lo lle­vó a te­ner esa con­duc­ta y mos­trar­le al­ter­na­ti­vas de la mis­ma. Tam­bién pue­de pro­cu­rar­se ser gra­dua­les en el uso de la téc­ni­ca, por ejem­plo co­men­zar un ‘tiem­po fue­ra' pri­me­ro acom­pa­ña­do de un adul­to en el que se le en­se­ñe al ni­ño mé­to­dos de au­to­con­trol que pos­te­rior­men­te pue­da uti­li­zar él mis­mo".

¿Po­dría ser que in­cons­cien­te­men­te nos so­me­ta­mos a prác­ti­cas de es­te ti­po pa­ra lo­grar al­go per­so­nal?

"Sí, se pu­die­ra aso­ciar con un adul­to que al pre­sen­tar­se una dis­cu­sión pre­fie­ra que­dar­se ca­lla­do y ale­jar­se de la si­tua­ción, hay per­so­nas que pre­fie­ren es­te tiem­po fue­ra pa­ra cal­mar­se a sí mis­mos y to­mar de­ci­sio­nes más aser­ti­vas; es­to co­mo ma­ne­ra de re­so­lu­ción. En otros ca­sos, in­cons­cien­te­men­te co­mo se men­cio­na, se uti­li­za a ma­ne­ra de lo­grar un efec­to en la otra per­so­na, en­ton­ces, se re­ti­ra el re­for­za­mien­to po­si­ti­vo (la aten­ción), es­pe­ran­do al­gún ti­po de reac­ción que fa­vo­rez­ca a la per­so­na que apli­ca es­ta extinción".

¿Qué pre­cau­cio­nes o con­si­de­ra­cio­nes hay que te­ner­le al ‘ti­me-out’?

"Hay que te­ner en cuen­ta que no se pue­de ge­ne­ra­li­zar una téc­ni­ca, ya que es­ta mis­ma no fun­cio­na en to­dos los ni­ños y to­dos los ca­sos. Con­si­de­ra­cio­nes co­mo la edad y los fac­to­res an­tes men­cio­na­dos son esen­cia­les pa­ra su éxi­to o fra­ca­so. Se re­co­mien­da, tam­bién, en­con­trar un es­pa­cio con­ve­nien­te pa­ra su apli­ca­ción, de­ci­dir la can­ti­dad de tiem­po, ex­pli­car­le al ni­ño la ra­zón del tiem­po fue­ra, ser con­gruen­tes co­mo adul­tos con nues­tra pro­pia au­to­rre­gu­la­ción, man­te­ner la cal­ma y no ig­no­rar o hu­mi­llar su sen­tir, sino mos­trar­le al­ter­na­ti­vas sa­nas pa­ra su frus­tra­ción".

¿Exis­ten al­ter­na­ti­vas si­mi­la­res?

"Efec­ti­va­men­te, en lu­gar del tiem­po fue­ra pue­de uti­li­zar­se la dis­trac­ción pa­ra dis­mi­nuir la con­duc­ta, co­mo in­vi­tar­le a ar­mar un rom­pe­ca­be­zas o al­go sen­ci­llo. Tam­bién, en oca­sio­nes en las que la con­duc­ta no es tan gra­ve, al­go tan sim­ple co­mo el con­tac­to fí­si­co, un abra­zo, sue­le ser efec­ti­vo pa­ra apo­yar al ni­ño a tran­qui­li­zar­se. Otra se­ría una téc­ni­ca de mo­di­fi­ca­ción de pen­sa­mien­to en el que se le apo­ya in­tro­du­cien­do al­ter­na­ti­vas de pen­sa­mien­to pa­ra en­fo­car­se en otra cues­tión que no sea la que le man­tie­ne frus­tra­do". Con­tac­to:

Lic. Ana Isa­bel Mi­ra­mon­tes Val­dez [email protected]­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.