La vi­da nos eli­ge pa­ra ser así

Apor­tar ideas, pun­tos de vis­ta son par­te de las al­ter­na­ti­vas que nos pue­den ha­cer fe­li­ces, acep­tan­do co­mo so­mos.

Frontera - Vida Sana GH - - LA VIDA NOS ELIGE PARA SER ASÍ - Frank Fa­ve­la fran­co­fa­ve­[email protected]­mail.com

Fue­ron mu­chos los mo­men­tos que lle­gue a pen­sar ¡qui­tar­me la vi­da! Era frus­tran­te pen­sar que era di­fe­ren­te a to­dos, que na­da ni na­die po­drían ayu­dar­me con es­to que es­ta­ba pa­san­do en mí.

Cuan­do se es ado­les­cen­te, los mie­dos siem­pre in­va­den nues­tro ser, al­ter­can­do con nues­tro en­torno las de­ci­sio­nes que po­de­mos to­mar y có­mo es que afec­ta­rían nues­tra vi­da.

Yo sabia que ser gay no era una con­di­ción de vi­da, ni en­fer­me­dad ni mu­cho me­nos. Mis pa­dres, siem­pre pro­te­gién­do­nos a sus hi­jos, dan­do to­do el amor y los re­cur­sos pa­ra po­der sa­tis­fa­cer cual­quier ne­ce­si­dad. Pe­ro, siem­pre exis­tió un te­mor es­con­di­do de mi par­te, te­mía que to­do lo bueno y perfecto a mí al­re­de­dor se des­tru­ye­ra po­co a po­co con te­rri­ble no­ti­cia.

¿Te­rri­ble no­ti­cia? ¡Cla­ro que no! La vi­da nos eli­ge a ca­da ser hu­mano pa­ra ser quie­nes hoy ca­mi­nan en es­te mun­do, apor­tan­do con nues­tras ideas, pers­pec­ti­vas un mun­do de al­ter­na­ti­vas que nos ha­gan fe­li­ces.

El mie­do que te­nía, era cau­sa­do por una so­cie­dad me­dio­cre que sin es­crú­pu­los se atre­ve a se­ña­lar lo que es­tá mal, so­lo por ser di­fe­ren­te a ellos.

¿Pe­ro que es di­fe­ren­te? ¿El com­ple­men­to de lo con­tra­rio?

¡So­mos tan in­con­gruen­tes!

Cuan­do se es ado­les­cen­te, no tie­nes la ex­pe­rien­cia, la to­le­ran­cia, pru­den­cia, tu ló­bu­lo fron­tal del ce­re­bro es­tá aún más desa­rro­lla­do, lo que te ha­ce ser más im­pul­si­vo y con­fron­tar lo que no te pa­re­ce.

Es por eso que yo te in­vi­to a pla­ti­car con tus pa­pás, o tu papá o ma­má, pla­ti­ca con tu hi­jo/a di­le cuán­to le amas, re­cuer­da que los im­pul­sos ba­jo un es­ta­do de ira, de­pre­sión, enojo, sue­len ser cau­sa de muy tris­tes des­gra­cias.

Al pla­ti­car con mis pa­dres so­bre mi pre­sen­cia se­xual, me di cuen­ta que la pre­pa­ra­ción, in­for­ma­ción y amor, pue­de ha­cer que to­do aque­llo que es “di­fe­ren­te” sea “lo más nor­mal” en es­ta vi­da.

Yo soy Frank Fa­ve­la, tam­bién fui ado­les­cen­te.

Con la co­la­bo­ra­ción de: Frank Fa­ve­la Co­mu­ni­ca­dor, mer­ca­dó­lo­go y con­fe­ren­cis­ta, Lic. Mer­ca­do­tec­nia egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad UNID. En­vía­le tus co­men­ta­rios a: fran­co­fa­ve­[email protected]­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.