Mez­clas te­me­ra­rias

Agua y acei­te; Su­per­man y krip­to­ni­ta; al­cohol y me­di­ca­men­tos... hay al­gu­nas com­bi­na­cio­nes que no re­sul­tan muy exi­to­sas, es me­jor evi­tar ries­gos.

Frontera - Vida Sana GH - - MEZCLAS TEMERARIAS - Bár­ba­ra Hui­pe hui­[email protected]­par­cial.com

Las con­se­cuen­cias de la in­ter­ac­ción en­tre al­cohol y las medicinas van de le­ves a ver­da­de­ros pe­li­gros pa­ra tu sa­lud; hay va­rias aris­tas cla­ve a to­mar en cuen­ta con es­ta mez­cla.

“Una si­tua­ción que hay que con­si­de­rar es que la gen­te que nor­mal­men­te es­tá to­man­do al­gún me­di­ca­men­to es por­que tie­ne al­gu­na en­fer­me­dad, en­ton­ces, hay que ver tam­bién cuál es el efec­to del al­cohol so­bre esa pro­pia en­fer­me­dad”, se­ña­ló Ser­gio Gue­rra Lan­da­va­zo.

Ejem­pli­fi­có con el ca­so de la dia­be­tes: las per­so­nas que la pa­de­cen pue­den te­ner des­com­pen­sa­cio­nes al in­ge­rir be­bi­das al­cohó­li­cas, de­bi­do a los azú­ca­res que con­tie­nen.

“Si bien es cier­to que el al­cohol no se com­bi­na con mu­chos ti­pos de me­di­ca­men­tos, tam­bién es cier­to que no ne­ce­sa­ria­men­te su con­su­mo jus­ti­fi­ca sus­pen­der el tra­ta­mien­to en pa­cien­tes con en­fer­me­da­des cró­ni­cas”, se­ña­ló: “ge­ne­ral­men­te, es más peligroso sus­pen­der el tra­ta­mien­to que el he­cho de to­mar al­cohol y me­di­ca­men­tos jun­tos”.

¿Qué su­ce­de?

La ex­pli­ca­ción es que tan­to el al­cohol co­mo mu­chos ac­ti­vos de los me­di­ca­men­tos se me­ta­bo­li­zan y eli­mi­nan del cuer­po a tra­vés de las vías he­pá­ti­cas; al mez­clar­los, las sus­tan­cias com­pi­ten en el hí­ga­do pa­ra ser pro­ce­sa­dos.

“Al eli­mi­nar­se me­nos el al­cohol, más rá­pi­do te em­bo­rra­chas, más rá­pi­do pue­des te­ner náu­seas, vó­mi­to. En otras oca­sio­nes el al­cohol blo­quea la vía por la que se eli­mi­na el me­di­ca­men­to y en­ton­ces, se pue­den pre­sen­tar con­cen­tra­cio­nes ma­yo­res en san­gre del ac­ti­vo, pue­de pro­du­cir que ten­gas efec­tos se­cun­da­rios del me­di­ca­men­to: náu­seas, vó­mi­to, ma­reo, sue­ño”, des­cri­bió.

Exis­ten tam­bién gru­pos de me­di­ca­men­tos con los que de­fi­ni­ti­va­men­te no de­bes com­bi­nar be­bi­das al­cohó­li­cas, por­que la in­ter­ac­ción pro­du­ce el efec­to an­ta­bús: náu­seas, vó­mi­to in­ten­so, do­lor de ca­be­za fuer­te, in­clu­si­ve pér­di­da del es­ta­do de con­cien­cia.

“Un gru­po muy par­ti­cu­lar son los me­di­ca­men­tos que to­ma­mos pa­ra los pa­rá­si­tos: me­tro­ni­da­zol, sec­ni­da­zol, ti­ni­da­zol”, pun­tua­li­zó.

Otra con­se­cuen­cia de la mez­cla es que el al­cohol in­ter­fie­ra en la vía in­tes­ti­nal con la ab­sor­ción de cier­tos ac­ti­vos, pro­vo­can­do así que se pier­da el efec­to te­ra­péu­ti­co.

“No es ex­clu­si­vo del al­cohol, hay al­gu­nos me­di­ca­men­tos que no se lle­van bien con ali­men­tos, por ejem­plo, el ju­go de to­ron­ja in­ter­fie­re con el pro­ce­sa­mien­to de mu­chos me­di­ca­men­tos”, com­par­tió.

Los se­dan­tes y an­ti­de­pre­si­vos tam­bién re­pre­sen­tan una com­bi­na­ción de ries­go, ya que tan­to es­tos ac­ti­vos co­mo el al­cohol de­pri­men el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio; en gran­des can­ti­da­des, el efec­to se po­ten­cia­li­za.

“La re­gla ge­ne­ral es no com­bi­nar el al­cohol con me­di­ca­men­tos, es lo más se­gu­ro y se evi­tan ries­gos; pe­ro si eres un en­fer­mo cró­ni­co que es­tá to­man­do me­di­ca­men­tos tie­nes que va­lo­rar, tam­po­co es bue­na idea sus­pen­der el me­di­ca­men­to”, fi­na­li­zó. Con­tac­to

Dr. Gue­rra Lan­da­va­zo ser­gio­gue­[email protected]­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.